Estudiantes, DDHH, presos y víctimas, prioridades de la CIDH en Nicaragua


Los estudiantes, la sociedad civil, los Derechos Humanos, los presos, los heridos y las víctimas de la crisis nicaragüense son las prioridades de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), cuyos miembros llegaron hoy al país para una visita que durará hasta el próximo lunes.

Según un documento al que ha tenido acceso Efe, los miembros de esta delegación, formada por más de una decena de personas, se reunirán con entidades nacionales, internacionales y también con autoridades estatales, así como con países cooperantes de Nicaragua y la Conferencia Episcopal.

Entre los puntos destacables de esta agenda, que puede sufrir pequeñas variaciones que no afectan a los ejes centrales, está una visita a la cárcel conocida como El Chipote, la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional.

Este centro de privación, una de las cárceles de máxima seguridad en la dictadura de los Somoza, es ahora un lugar a donde llevan a los presos para entrevistarlos e investigarlos, aunque organizaciones humanitarias denuncian torturas, motivo por el que han solicitado a la Asamblea Nacional su cierre.

Durante esta crisis sociopolítica, que ha empezado hace hoy 30 días, estas mismas organizaciones aseguran que las decenas de personas desaparecidas por los grupos paramilitares se encuentran ahí recluidas.

Otra cárcel que visitarán es La Modelo, en Tipitapa, la más grande del país y donde están recluidos más del 50 por ciento de todos los presos. Este centro, ubicado a unos 28 kilómetros al norte de Managua, ha recibido denuncias de organismos de derechos humanos por dejar en libertad a más de la mitad de los reos para apoyar al Gobierno en esta crisis.

La comisión también visitará el Hospital Alemán, un centro público ubicado al norte de Managua que durante este último mes ha sido el que más cantidad de heridos y muertos recibió, y el Danilo Rosales (en León).

Este último nosocomio, según denuncian practicantes y médicos, recibió la orden de la ministra Sonia Castro de no atender a los heridos de las protestas, lo que provocó un conflicto en los primeros días con los estudiantes universitarios al negarse a cumplir esta directriz.

Los otros dos hospitales que visitarán es el Lenin Fonseca, donde aparecieron la mayor cantidad de personas desaparecidas muertas con actas de defunciones falsificadas, y el Manolo Morales, donde los médicos no llegaron a trabajar con el argumento de amenazas y agresiones de los vecinos para no atender a los heridos.

La comitiva visitará además la ciudad de Masaya, ubicada 28 kilómetros al sureste de la capital, donde uno de sus principales barrios, el indígena Monimbó, fue el primero en apoyar a los estudiantes, como ya había hecho hace 40 años, cuando fue pionero en sublevarse contra la dictadura de los Somoza en 1978.

Este lugar, conocido como la cuna del sandinismo, es especialmente importante para el Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, pues el propio presidente celebra cada año la victoria sandinista en el mes de junio con una peregrinación a Monimbó, un viaje que cuando era líder de la oposición realizaba a pie.

La comisión se reunirá además con familias de las 58 víctimas, con las madres de los estudiantes, con los heridos y con los universitarios que permanecen atrincherados en varias casas de estudios, sobre todo de la capital, y visitará el Instituto de Medicina Legal, al que acusan de no dar las autopsias.

Pero en estos cuatro días también habrá espacio para los medios de comunicación, que han sufrido amenazas o robos e incluso violencia, como el asesinato del Ángel Gahona el 21 de abril.

Entre estos casos está el del medio privado 100% Noticias, que fue sacado del aire entre 3 y 4 días al no acatar, según denunció su dueño Miguel Mora, las órdenes del ente regulador de las Telecomunicaciones, que le pedía eliminar dos programas críticos con el Gobierno y no transmitir las protestas.

La presión nacional e internacional hizo que volvieran al aire, pero en estos 30 días también quemaron la radio Darío, con una persona muerta, y sabotearon los portales digitales de medios como El Confidencial, La Prensa y 19 Digital.

Unos 15 periodistas de reconocida trayectoria de medios oficiales renunciaron porque, según argumentan, los obligaban a culpar a los manifestantes juzgándolos y descalificándolos.

Nicaragua cumple hoy 30 días de una crisis que ha dejado entre 58 y 65 muertos, según cifras de organizaciones humanitarias. EFE




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook