¿Qué pasó con los locales escolares?

[ad_1]

Aurora Lacueva.- Reparar a fondo locales escolares viejos y construir los nuevos que se requieran son dos grandes responsabilidades del gobierno: en la base de una educación pública de calidad está un digno espacio de trabajo. El Ministerio de Educación anunció a mediados del mes de julio sus planes de rehabilitar durante las vacaciones 3.896 planteles, y de inaugurar de septiembre a noviembre 120 nuevas instituciones. No ha comunicado si está logrando alcanzar estas metas, y es muy importante que nos ofrezca pronto tal información, con detalles de nombre y ubicación.

Por otra parte, la cifra de rehabilitaciones representa menos de 30% del total de instituciones educativas nacionales. Es difícil creer que los demás locales se encuentran en perfectas condiciones y no demandan sino la breve atención de una “Jornada de Mantenimiento”. Quedará seguramente bastante trabajo por hacer, que debería irse avanzando a lo largo del propio año escolar, cuidando de afectar lo menos posible las clases.

Porque no se trata solo de recoger basura y pintar algunas paredes: el asunto es que ya no podemos contentarnos con una serie de salones en fila y un limitado patio. Urgen escuelas y liceos con espacios diferenciados para diversos tipos de actividades pedagógicas, todas importantes en la formación de niñas, niños y adolescentes.

Un buen ejemplo lo tenemos en el diseño del futuro liceo “Río Chico” (estado Miranda). Según noticia del Mppe el 13 de agosto, este liceo tendrá 16 aulas, 6 talleres, 5 laboratorios, 1 centro de recursos para el aprendizaje, auditorio, gimnasio y sala de exposiciones. Además, contará con espacios para dirección, subdirección, secretaría, espera, evaluación y archivo, organización estudiantil, coordinaciones y asociación civil. Se suma a ello que el área de servicios la conformarán 4 módulos sanitarios, cocina, comedor y módulo de servicios. Y se prevén también áreas verdes, caminerías, plaza cívica, cancha deportiva, patio interno y estacionamiento. Se trata de un diseño integral, que ofrece las condiciones para un aprendizaje enriquecedor. Así deben ser todos nuestros planteles. Y el liceo “Río Chico” no se puede quedar solo en el papel: por ahora está apenas en movimiento de tierra y construcción del muro perimetral.

Aurora Lacueva
lacuevat@hotmail.com


[ad_2]

Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

SiteLock
Facebook