10 formas de reducir las discusiones políticas con amigos y familiares


(CNN) — La impactante invasión del Capitolio estadounidense por parte de una multitud de simpatizantes del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es una prueba de que la ira y la frustración que divide al país políticamente ha llegado a un punto de ebullición.

Si bien solo unos pocos radicales pueden tolerar la violencia, la decepción y la animosidad por el resultado de las elecciones, alimentadas por historias falsas de fraude electoral, están muy extendidas entre los partidarios de Trump.

Esa amargura podría amenazar las relaciones con familiares, amigos, colegas y seres queridos, ya que muchos se encuentran en lados opuestos de un abismo ideológico aparentemente infranqueable.

¿No hay una manera de comunicarse que permita que ambas partes sean escuchadas sin romper aún más estas relaciones?

CNN planteó esa pregunta a los expertos antes de las elecciones presidenciales de noviembre. La respuesta: absolutamente. Aquí hay 10 sugerencias sobre cómo reducir las conversaciones enojadas y comenzar a cerrar la brecha.

Pregúntate: ¿Por qué estoy haciendo esto?

“En términos de decidir si deseas o no tener una conversación con alguien más allá de las líneas políticas, es importante ser consciente de cuáles son tus propias motivaciones”, dijo Tania Israel, autora de “Beyond Your Bubble: How to Connect Across the Political Divide: Skills and Strategies for Conversations That Work”.

«Si tu objetivo es cambiar la opinión de la otra persona en una conversación, te sentirás realmente decepcionado, porque es probable que no seas tan eficaz», advirtió Vaile Wright, directora senior de innovación en el cuidado de la salud de la Asociación Estadounidense de Psicología.

Poner en primer lugar tu relación con esa otra persona puede ayudar, sugiere la psicóloga clínica de Jacksonville, Florida, Nina Silander, quien ha escrito sobre la falta de puntos de vista conservadores en el campo de la psicología.

“Piensa por qué te preocupas por esta persona, o por qué te gusta o la aprecias», dijo Silander. Eso puede suavizar tu respuesta y ayudarte a «articular mejor tu perspectiva y dar crédito a su punto de vista”.

Lidiar con ‘datos falsos’

Puede que te resulte difícil reconocer una perspectiva que sabes que se basa en la desinformación. Las opiniones arraigadas entre ciertos grupos de edad se han vuelto más comunes a medida que las personas comparten noticias exageradas o falsas a través de las redes sociales.

Un estudio de publicaciones compartidas en Facebook durante las elecciones de 2016 encontró que, si bien la mayoría de las personas no compartían desinformación, las que sí lo hacían tenían más probabilidades de tener más de 65 años y ser conservadoras. Aproximadamente el 11,3% de las personas mayores de 65 años compartieron enlaces de un sitio de noticias falso, mientras que el 3% de las personas entre 18 y 29 lo hicieron, escribieron los autores en The Washington Post.

Hay listas de sitios de noticias falsas disponibles, como este de Snopes o esta hoja de consejos de Melissa Zimdars, profesora asociada en Merrimack College en Massachusetts, pero no es probable que empujarlos frente a tu amigo o familiar obtenga una respuesta positiva.

En su lugar, intenta abordar el problema reconociendo las emociones de la persona que ha decidido creer en las noticias falsas, incluso mientras discute los hechos con delicadeza.

«Está claro que necesitamos formas saludables y productivas de involucrarnos en diferentes opiniones, pero nunca deberíamos tener que aceptar información falsa. Podemos y debemos cuestionar declaraciones no basadas en hechos. A medida que nos acercamos a estos compromisos, es más productivo no cuestionar cada reacción emocional de los demás ante una situación», dijo Caroline Hopper, directora general del Programa de Ciudadanía e Identidad Estadounidense del Instituto Aspen, que supervisa el Proyecto Better Arguments junto con The Allstate Corporation y la organización educativa sin fines de lucro Facing History and Ourselves.

El proyecto Better Arguments quiere enseñarnos cómo tener argumentos más productivos. Estas conversaciones no tienen por qué separarnos, indica el grupo. De hecho, al aprender a argumentar «mejor», podemos unirnos.

«Necesitamos interactuar dentro de un ámbito de hecho, pero también debemos dejar espacio para las emociones humanas, sentimientos como la esperanza y el miedo, que sabemos que pueden dirigir absolutamente el discurso en este país tanto como los hechos», agregó Hopper.

“Por ejemplo, una persona no debería desafiar a alguien diciéndoles: ‘Estoy molesto por el resultado de esta elección porque me da miedo’. Más bien, deberíamos tratar de comprender mejor por qué se sostiene esa opinión».

Prueba con la curiosidad primero

Evita abordar el intercambio teniendo en mente una lista de hechos o puntos de conversación, sugieren los expertos. En cambio, querrás hacer preguntas y comprender realmente la respuesta.

“Lo más importante que puedes hacer es escuchar a la otra persona”, aconsejó Israel, profesora del departamento de consejería, psicología clínica y escolar de la Universidad de California en Santa Bárbara.

Para hacer eso, entra en la conversación con simple curiosidad, aconsejó.

“Tener curiosidad sobre de dónde vienen y tratar de entender de dónde vienen ayuda a establecer las expectativas de la gente (sobre el resultado de la charla) de manera más apropiada”, dijo Israel.

Prepárate para escuchar, no para hablar

Para hacer eso, es posible que tenga que aprender y practicar algunas habilidades nuevas (u oxidadas), del tipo que se enseñan en la consejería matrimonial, por ejemplo.

Repetir lo que crees que escuchaste y hacer preguntas son técnicas conocidas para lograr aclaraciones, mientras tu ser querido se da cuenta de que se equivocó o que tú no lo entendiste.

“Minimizar los malentendidos es increíblemente importante: repetir lo que creemos que hemos escuchado, hacer preguntas para aclarar, buscar y esforzarse realmente por oportunidades para compartir y encontrar puntos en común puede ser de gran ayuda”, dijo Silander.

“Te ayuda a realmente escuchar si sabes que vas a necesitar resumir”, agregó Israel. “También les ayudará a sentirse más comprendidos, y eso ayudará a crear esa conexión y mantener toda la conversación en un nivel más tranquilo”.

Da un paso más allá y reconoce la otra posición, sugiere Silander.

“Tratar de comprender la posición de otra persona o tratar de ver el mundo a través de sus ojos es lo que en psicología del desarrollo llamamos ‘teoría de la mente’. Es algo que aprendemos a hacer cuando somos bebés o niños pequeños, entender que otras personas pueden ver las cosas de manera diferente”, dijo Silander.

Usar declaraciones con “yo” en lugar de declaraciones con “tú” es otra forma importante de facilitar el diálogo, dijo Wright.

“Por ejemplo, podrías decir ‘Tengo muchas preocupaciones sobre esta elección y cómo podría afectar la atención médica porque tengo una condición preexistente’. Mantenlo sobre ti y tus sentimientos y sobre las políticas, no sobre la gente”, agregó Wright.

Los expertos con los que habló CNN señalaron que estas habilidades no solo ayudarán a mejorar nuestro diálogo a través de posturas políticas, sino también en nuestra vida diaria.

“También nos ayudará a ser mejores padres, mejores socios, mejores miembros de la comunidad y compañeros de trabajo”, dijo Wright.

Cuidado con el campo minado de la naturaleza humana

Prepárate para sentir un estallido emocional cuando escuches cosas que no te gustan. Es parte del ser humano, una reacción antigua y automática a cualquier amenaza percibida para nuestro bienestar.

“Resulta que nuestros cuerpos no necesariamente conocen la diferencia entre el tigre dientes de sable y una noticia impactante o una conversación acalorada con otra persona”, dijo Israel.

Nuestro sistema nervioso simpático entra en acción cuando percibimos una amenaza, inundando el cuerpo con adrenalina y otras hormonas del estrés. Los signos clave de esa reacción pueden ser un corazón acelerado, músculos tensos e incluso una cara enrojecida.

“Estamos listos para luchar o huir de la amenaza”, dijo Israel.

Tales reacciones ante la política pueden incluso dañar nuestra salud, según las investigaciones.

La tasa de hospitalización por ataque cardíaco y accidente cerebrovascular en un importante sistema de salud de California fue 1,62 veces mayor en los dos días inmediatamente posteriores a las elecciones presidenciales de 2016 que en los mismos dos días de la semana previa, según un estudio publicado a finales de octubre.

“Esta es una llamada de atención”, dijo en una declaración el autor del estudio, David Williams, presidente del departamento de ciencias sociales y del comportamiento y profesor de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard.

“Debemos prestar más atención a las formas en que el estrés vinculado a las campañas políticas, la retórica y los resultados electorales pueden dañar directamente la salud”.

Relájate

Es posible interrumpir nuestra tendencia natural a estar estresados y ansiosos utilizando técnicas de relajación tan pronto como nos sintamos tensos, dicen los psicólogos.

“Podemos respirar profundamente”, dijo Israel. “Podemos relajarnos físicamente al notar la sensación de la silla debajo de nosotros o al tocar nuestro propio brazo y prestar atención a eso”.

Prepárate para el éxito asegurándote de estar en la mejor forma mental para la conversación, sugiere Wright.

“No es bueno tener estas conversaciones al final de un día largo y difícil, o cuando la gente ha estado bebiendo o en una situación en la que no tienes el control emocional que te gustaría”, advirtió.

Cuidado con los impulsos tribales

Es natural que las personas quieran estar en grupos con puntos de vista similares o “encontrar nuestra tribu”, dicen los expertos.

“Durante un año electoral, podemos volvernos bastante tribales, y eso puede ser inflamado por los medios de comunicación, puede ser inflamado por grupos de intereses especiales y se adapta a nuestra propia naturaleza humana”, dijo Silander.

“Las personas que los medios eligen como portavoces suelen ser más extremas en sus puntos de vista, pero también está en nuestra psicología básica que tendemos a tener estas percepciones distorsionadas de las personas que consideramos diferentes a nosotros”, dijo Israel.

Este sentimiento instintivo de «nosotros contra ellos» se intensifica con la retórica divisoria, dijo Wright, que puede llevarnos a etiquetar a las personas de maneras que dificultan la búsqueda de puntos en común.

“No es solo que tú y yo tengamos diferencias sobre cómo debe funcionar el sistema educativo”, dijo Wright. “Se convierte en ‘No te preocupas por los maestros, no te preocupas por los niños’. No se trata del problema, sino de uno como persona y sus valores”.

Trata de encontrar puntos en común

Para combatir eso, Silander sugiere aprender acerca de las diferencias de valores fundamentales entre liberales y conservadores de una manera objetiva y considerada.

“Realmente nos permite comprendernos mejor y sentirnos identificados unos con otros”, dijo Silander. “Y podemos comenzar a ver que quizás a menudo compartimos preocupaciones que son de naturaleza más similar de lo que hubiéramos pensado, incluso si no estamos de acuerdo con las soluciones a esas preocupaciones”.

Como ejemplo, Silander señala los problemas de derechos civiles como una forma en que los liberales intentan comprender por qué algunos conservadores creen que los mandatos de usar máscaras son una violación de las libertades personales.

“El tema o principio subyacente puede ser al menos una forma de relacionarnos incluso si no estamos de acuerdo”, dijo.

Únete a un grupo y practica

La práctica hace al maestro, como dicen. En los últimos cuatro años, han surgido en todo el país grupos de personas dedicadas a unir los opuestos políticos.

Unirse a una capacitación, como las ofrecidas por The Better Arguments Project, puede impulsar tus habilidades para esa importante charla con un ser querido.

«El concepto de un mejor argumento se trata en realidad de preocuparnos más por los demás que por nuestra opinión sobre un tema específico», explicó Hopper.

“Si ignoramos cortésmente nuestras diferencias, especialmente con los más cercanos a nosotros, estamos «entregando nuestro discurso público, nuestro discurso familiar, a las voces que están más polarizadas», agregó.

«No vamos a poder buscar juntos ningún tipo de solución informada porque no estamos obteniendo el alcance completo de la información que necesitamos», señaló.

Ante todo, sé humano

Para tener un «mejor argumento», uno tiene que preocuparse por la otra persona, no solo por su opinión sobre el tema.

«Les pedimos a los participantes que ‘sean humanos primero’. Lo que queremos decir con eso es que no solo deben involucrarse entre sí sobre sus opiniones; compartir más sobre ti mismo y buscar aprender más sobre la persona con la que se está relacionando», indicó Hopper.

«De lo contrario, sólo se verán unos a otros como oponentes, en lugar de personas que representan vidas y experiencias muy plenas que están dando forma a esas opiniones», afirmó. «La prioridad es alejarse de esa interacción preocupándose más por esa otra persona que por si ganaste o no ese argumento, sé humano primero.

«Esto también significa que tienes derecho a esperar que tu propia humanidad sea reconocida y respetada. No hay lugar para el odio y la intolerancia en un ‘mejor argumento’».

Esta historia se actualizó a partir de una historia publicada originalmente el 4 de noviembre de 2020.

AJ Willingham y Eric Levenson de CNN contribuyeron a este informe.

 



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: