75.000 estadounidenses corren el riesgo de morir por sobredosis o suicidio debido a la desesperación que produce el coronavirus, advierten


(CNN) — Hasta 75.000 estadounidenses podrían morir debido a una sobredosis de drogas y alcohol o por suicidio como resultado de la pandemia de coronavirus, según un análisis realizado por el grupo nacional de salud pública Well Being Trust.

El grupo está haciendo sonar la alarma de que la creciente crisis de desempleo, las crisis económicas y el estrés causado por el aislamiento y la falta de una fecha final definitiva de la pandemia podrían aumentar significativamente las llamadas “muertes por desesperación” a menos que las autoridades locales, estatales y federales tomen medidas.

“A menos que obtengamos recursos federales, estatales y locales integrales para mejorar el acceso a tratamientos de salud mental de alta calidad y apoyos comunitarios, me preocupa que podamos ver que las cosas empeoren mucho en lo que respecta al abuso de sustancias y el suicidio”, dijo a CNN el director de estrategia de Trust, el Dr. Benjamin F. Miller.

LEE: 5 señales de que tu ansiedad por coronavirus se ha vuelto grave y amenaza tu salud mental y qué hacer al respecto

Miller enfatizó que los datos son solo una proyección y que las acciones tomadas podrían cambiar la cantidad de muertes.

“Podemos cambiar los números, las muertes aún no han sucedido. Sin embargo, ahora tenemos que tomar medidas”, dice Miller.

The Well Being Trust publicó mapas que muestran proyecciones a nivel estatal y de condado de este tipo de muertes con base en datos de años anteriores debido al impacto de covid-19 en el desempleo, el aislamiento y la incertidumbre.

Este mapa muestra la tasa estimada de muertes para 2020-2029.

El grupo está pidiendo un enfoque sólido por parte de los funcionarios y agencias locales, estatales y federales para garantizar que aquellos que pierden sus empleos debido a la pandemia puedan encontrar trabajo.

“El desempleo durante la Gran Recesión se asoció con un aumento en las muertes por suicidio y las muertes por sobredosis de drogas”, según el Well Being Trust.

Por ejemplo, las muertes por suicidio y sobredosis de drogas aumentaron junto con el desempleo durante la recesión de 2008. El desempleo pasó del 4,6% en 2007 a un pico del 10% en octubre de 2009 y disminuyó constantemente hasta llegar al 3,5% a principios de 2010, según el grupo.

El asesor económico de la Casa Blanca Kevin Hassett dijo a CNN el martes que espera que la tasa de desempleo en EE. UU. sea superior al 16% en abril.

“Mi cálculo ahora es que estaría por encima del 16%, tal vez hasta el 20%”, dijo. “Estamos viendo probablemente la peor tasa de desempleo desde la Gran Depresión”.

Es posible que el coronavirus ofrezca nuevas oportunidades laborales. Por ejemplo, los estados necesitan personas que ayuden con el rastreo de contactos y otras necesidades de salud. Y eso presenta una oportunidad para volver a emplear a los necesitados.

“El servicio puede ser un poderoso antídoto contra el aislamiento y la desesperación”, dice el grupo en el informe.

LEE: 1 de cada 5 trabajadores ha pedido subsidio por desempleo desde mediados de marzo en EE.UU.

También se deben hacer cambios en la atención médica y de salud mental para garantizar que aquellos que necesitan atención puedan obtenerla, dice el grupo. Eso incluye relajar algunos estándares de privacidad que rodean la tecnología para improvisar opciones de atención.

“Esto grita por una oportunidad para examinar lo que no estaba funcionando sobre la atención de salud mental antes de covid y examinar nuevas estrategias para crear un enfoque nuevo y más integrado para la salud mental después de covid”, dice Miller.

“Deberíamos expandir el uso de intervenciones basadas en evidencia a través de la tecnología mientras trabajamos para construir el sistema de salud mental que todos merecemos. Nunca vamos a tener la fuerza laboral de salud mental que necesitamos, por lo que debemos ser creativos con tecnología y sobre quién puede brindar atención de salud mental”.

A principios de esta semana, Vermont, que ha estado plagado de sobredosis, informó que las muertes por opioides disminuyeron por primera vez desde 2014.

“El estado vio una disminución del 58% en las muertes atribuidas al uso indebido de opioides entre 2018 y 2019”, dijo Levine. También hubo menos muertes relacionadas con fentanilo, pero el porcentaje de muertes relacionadas con opioides relacionadas con cocaína continúa aumentando, dijo Levine.

Es difícil decir si una tendencia como esa puede continuar durante la pandemia. Miller aplaudió a Vermont por la forma en que el estado ha seguido agresivamente las estrategias de opioides. Pero Miller también dijo que los estados deben recordar que el problema es más amplio, y sobre qué circunstancias hacen que las personas recurran a los opioides para empezar. Y esos son los problemas que la pandemia puede amplificar.

“Hemos respondido a la crisis de los opioides en este país como si se tratara solo de opioides cuando, en realidad, se debe a problemas más profundos asociados con la salud mental, la adicción, el dolor y el sufrimiento”, dice Miller. “Sin un marco claro para abordar de manera integral la salud mental y la adicción, continuaremos jugando a darle al topo en la búsqueda soluciones”.

LEE: El estrés en los trabajadores de la salud está creando “segundas víctimas” en la pandemia de coronavirus

Durante este tiempo de incertidumbre, el Well Being Trust dijo que corresponde a las comunidades locales tratar de encontrar formas de satisfacer de nuevas maneras las necesidades de aquellos que sufren. Pero advirtieron que incluso la tecnología, si es utilizada de manera sólida, por amigos, grupos religiosos y expertos en salud mental puede no ser suficiente para resolver el problema.

“La comunidad virtual puede no ser suficiente para contener el impacto del aislamiento y la soledad. Y finalmente, la incertidumbre. El estrés por la incertidumbre tiene un grave impacto en la aparición y empeoramiento de las enfermedades mentales”, dijo el grupo.

“Este es un virus novedoso con resultados nuevos e imprevistos. Todos los días, la ciencia arroja luz sobre nuevos aspectos y retrae ideas e hipótesis iniciales. Estos son tiempos sin precedentes, y la incertidumbre puede generar temor que puede dar paso al pánico”.

A pesar de las terribles advertencias, el grupo advierte que esta posible marea puede ser detenida.

“Los modelos que hemos creado se basan en la forma en que sucedió antes. Cuando nuestras comunidades se enfrentaron con el aumento del desempleo, el aislamiento social y la incertidumbre individual, las personas sufrieron y eso provocó un aumento de las muertes por desesperación. Puede ser diferente”, dijeron en el informe.

“Al hacer un balance de la crisis actual, predecir la posible pérdida de vidas y desplegar creativamente las soluciones de la comunidad local, es posible prevenir las inminentes muertes por desesperación. No debemos quedarnos de brazos cruzados esperando 75.000 muertes por desesperación más”.



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock