Albergues: historia de abusos | La Prensa Panamá


Abuso psicológico, físico y sexual. Abortos forzados, y más. Todo eso reveló el informe elaborado por un grupo de diputados de la Comisión de la Mujer, la Niñez, la Juventud y la Familia de la Asamblea Nacional (AN) sobre la realidad que se vive en los albergues de niños administrados por la Secretaría Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf).

Cambios directivos

La dirección de la Senniaf ha sufrido cambios. El 7 de enero, Sara Rodríguez fue reemplazada como directora general por Mayra Silvera. Esta semana, un día antes de presentarse el informe, Carla García fue nombrada gobernadora de la provincia de Panamá y abandonó el cargo de subdirectora.

“En la investigación de campo constatamos que existen evidencias concretas de abusos, violencia y maltratos físicos a niños, niñas y adolescentes albergados, sobre todo cuando tienen alguna condición de discapacidad intelectual”, dice parte del documento elaborado por la subcomisión legislativa que integran la diputada suplente independiente Walkiria Chandler y sus colegas Petita Ayarza, del Partido Revolucionario Democrático, y Yesenia Rodríguez, del Partido Panameñista.

Chandler, quien expuso los hallazgos, manifestó a La Prensa sentirse “asqueada” como resultado de su investigación. “Son niños invisibilizados en el Estado y en el sistema”, manifestó.

El informe condena la politización del Senniaf, la falta de inversión pública y la débil capacidad técnica como entidad encargada. “Sería irresponsable tratar de adjudicar de manera absoluta a este gobierno… Es algo que viene de distintas administraciones”, dijo Chandler.

Contó que durante la investigación hablaron mayores de edad que pasaron por estos albergues y experimentaron abuso.

El informe también reveló que muchos albergues operan sin permiso de funcionamiento o con permisos provisionales. Además, se evidenció que los niños y niñas con discapacidad no reciben atención especializada.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) emitió un comunicado, en el que instó a las autoridades a “proceder con carácter de urgencia en la reforma estructural del sistema de protección de la niñez”.

La nota de Unicef plasma la “profunda preocupación” del organismo por la situación y asegura que “son grandes los desafíos” que tiene Panamá en su obligación de proteger a la niñez.

A su vez, la Senniaf emitió un comunicado en el que “reafirma su compromiso en garantizar el bienestar” y califica de “hechos del pasado” lo vivido por los niños.

Sin embargo, Chandler sostuvo que hasta ahora “no ha pasado absolutamente nada” en cuanto al estado de los albergues.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook