Brasil entrega en concesión 22 aeropuertos por $600 millones


Brasil licitó martes la concesión por 30 años de 22 aeropuertos, por 600 millones de dólares, un monto muy superior al esperado por el gobierno de Jair Bolsonaro.

De los tres lotes ofertados, que prevén además inversiones por mil 100 millones de dólares, los dos más importantes (regiones Sur y Centro) fueron obtenidos por la Companhia de Participações em Concessões (CPC), del grupo brasileño CCR, y el otro (región Norte) por el grupo francés Vinci.

El agio (premio) promedio superó en 3.822% el valor inicial, según el gobierno.

“¡Un agio de más de 3.800%, es enorme! Fue un éxito mayor del que se podría imaginar”, dijo el consultor Alex Agostini, de Austin Rating.

Los 22 aeropuertos representan en torno al 11% del tráfico de pasajeros de Brasil, equivalente a 24 millones de personas en 2019, año previo a la pandemia de coronavirus que paralizó el sector.

El lote de la región Sur (9 aeropuertos), fue atribuido por 379 millones de dólares, el del Centro (6 aeropuertos) por 134.3 millones de dólares y el del Norte (7 aeropuertos) por 74.8 millones de dólares.

Economía frente a la crisis

3.7%

Crecería la economía brasileña en 2021 de acuerdo con las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI). Aunque Brasil es el segundo país en América con más casos positivos de coronavirus (Covid-19), después de Estados Unidos, el FMI considera la economía brasileña superará este año el descalabro del 4.1% del año pasado.

La lista incluye terminales situados en las dinámicas zonas del agronegocio, como el de Curitiba, y del turismo, como Foz de Iguacu (ambos en el Sur), o son esenciales para la comunicación con el resto del país, como el de Manaos (Amazonas, norte).

A partir de la transferencia operacional de los terminales, los ganadores de la licitación tendrán 36 meses para realizar las inversiones necesarias en las infraestructuras actuales a fin de asegurar un servicio adecuado a los usuarios, explicó la Agencia Nacional de la Aviación Civil (Anac) en un comunicado.

“Nos decían: ‘ustedes están locos, organizando subastas de aeropuertos en medio de la peor crisis del sector’ (…), pero al final fue una gran victoria del gobierno de Bolsonaro”, afirmó el ministro de Infraestructuras, Tarcísio Gomes.

Las tres jornadas de la ‘InfraWeek’, que prevé la subasta de concesiones de una línea férrea hoy y de cinco puertos mañana, “empezó con buen pie”, agregó.

Se trata de la licitación para otorgar un tramo del Fiol, un ferrocarril de 537 kilómetros en Bahía, para el cual se espera una inversión de $585 millones en un período de 35 años.

En tanto, el viernes se subastarán cinco terminales portuarias, cuatro en el Puerto de Itaqui (MA) y una en Pelotas (RS).

Es algo bueno que el gobierno federal haya conseguido desprenderse de esos activos, porque tienen un costo de mantenimiento muy elevado, dijo Agostini.

En la puja participaron siete competidores.

Hubo disputa en todos los lotes y aunque no eran muchos [los participantes], hubo ofertas considerables y ganaron compañías muy buenas, empresas de esa área, que ya están presentes en Brasil y saben lidiar mejor con el riesgo del escenario covid, dijo Leticia Queiroz, del despacho Queiroz Maluf, especializado en contratos de asociación público-privados y de infraestructuras.

Bolsonaro hizo campaña en 2018 con promesas de llevar adelante un ambicioso plan de privatizaciones y concesiones para reducir el déficit fiscal y la deuda de Brasil, que se han disparado desde el inicio de la pandemia que ya dejó unos 337 mil muertos en el país.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: