Chavela Vargas, diez años sin su pasión por la música y por México


Hace una década que la ranchera se quedó sin Chavela Vargas, una de sus más grandes exponentes. Mujer dedicada en cuerpo y alma a su pasión, nació en Costa Rica en 1919 y se hizo mexicana por elección; su legado es continuado por sus amigos y por los músicos Los Macorinos.

“Ella tenía una personalidad firme, su lado personal cotidiano también estaba involucrado en su profesión como cantante, ella era muy responsable. En casi diez años no fallamos ni a medio recital, eso demarca que había una contracción al estudio, al trabajo, a la profesión, irrenunciable”, dice Juan Carlos Allende, de Los Macorinos, en una entrevista con Efe.

María Isabel Anita Carmen de Jesús llegó a México con 17 años después de haber sufrido una triste infancia. Su famosa frase “las mexicanas nacemos donde se nos da la gana” ha quedado en la memoria de sus seguidores y enmarca la personalidad decidida que caracterizaba a la intérprete de temas como La llorona o Las simples cosas.

“Ella tenía un humor muy fino, un humor respetuoso, nunca iba a estar con majaderías, no era necesario, nos podíamos divertir con un gran nivel”, considera Allende, quien estuvo cerca de ella en los últimos diez años de vida de la cantante, pese a que en el imaginario colectivo se la recuerda como una mujer de carácter difícil.

Adicciones y personalidad volcánica

Con 30 años y apadrinada por el rey de la ranchera, José Alfredo Jiménez, Vargas conoció la fama después de enfrentarse a un público machista que la tildaba de “machorra”. Su entorno estaba conformado por gente como Frida Kahlo, Diego Rivera, Eva Gardner o el poeta Pablo Neruda.

Chavela usaba pistola, vestía como hombre, bebía demasiado y fumaba tabaco. Su orientación sexual escandalizó al mundo y no fue hasta los 80 años que abiertamente dijo que era lesbiana.

Su desaparición de los escenarios por su adicción al alcohol y su volcánica personalidad sumadas a su interpretación única de la música mexicana fueron delineando su leyenda que perdura a una década de su ausencia.

“Cuesta decir que se nos murió, el legado que deja Chavelita, su paso por este planeta, no fue solo físico. Su inspiración, su interpretación a través de la música nos proporcionó momentos muy agradables y es la herencia que ella dejó”, comenta Juan Carlos Allende.

Encarnar a México

El mundo alaba la calidad interpretativa de la cantante, pero Allende, que también ha trabajado con personalidades como Vicente Fernández, celebra su dicción. “Nunca escuché decir a nadie que una de las grandes habilidades de Chavelita era su dicción”, menciona.

“Cada palabra que articulaba Chavela tenía mucho peso y mucho énfasis y era por la dicción. Hay muy pocos cantantes en el mundo que tienen esa habilidad para expresarse musicalmente con una claridad y un peso emocional sobresaliente”, dice Allende.

Sobre qué considera que tiene que aprender el pueblo mexicano de esta mujer, Allende dice decidido: “Nada”. “El pueblo mexicano es valiente, es un pueblo tenaz, así era Chavela, valiente trabajadora, responsable, no tienen que aprenderle nada porque ya lo traen, es un pueblo valiente trabajador y valioso”, considera.

Continuar el legado

Los Macorinos estuvieron cerca de Chavela cuando empeoró en España y tenía miedo a no llegar a su país a vivir sus últimos días, pero como todo se hacía como ella quería, lo logró, aunque cuatro días después de llegar a tierras mexicanas murió.

“Fuimos a un hospital a Cuernavaca a visitarla, ella pidió vernos, nosotros no queríamos importunarla pero ella quería vernos. A los cinco minutos de despedirnos nos llamaron para decirnos que la señora Chavela Vargas había fallecido”, recuerda el músico.

Juan Carlos Allende y Miguel Peña (Los Macorinos) son parte del homenaje Chavela y sus mujeres, que le rendirán el 30 de septiembre personalidades como Ely Guerra, Ximena Sariñana, La Marisoul, Eugenia León y Ofelia Medina. “Compartir estos eventos tan especiales deja el alma nutrida”, menciona el músico.

Pero eso no ha sido todo. Los músicos han continuado con el legado de su amiga al retomar sus raíces instrumentales con el disco Nosotros (2022), en el que versionaron la música que tocaban junto a Chavela únicamente con sus guitarras. Con dicho disco, Los Macorinos esperan regresar a los Grammy Latinos.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook