¿Cómo se trata la diarrea en bebés menores de un año?


Durante las primeras etapas de vida de un bebé, es natural que los padres estén especialmente atentos a su salud y a cualquier síntoma que pueda surgir. Así, conviene ser capaces de distinguir aquellos que nos indican un problema serio y aquellos que son normales y transitorios.

¿Qué es y por qué se produce?

La diarrea es una afección por la que se irrita el revestimiento interior del intestino, lo que impide la correcta absorción de los nutrientes en los alimentos. Esto se manifiesta en la forma de heces frecuentes y de consistencia líquida.


Las causas de la diarrea, también en los bebés, son muy variadas, y pueden ir desde intolerancias alimentarias a infecciones virales o bacterianas. Por este motivo, es importante que acudamos al pediatra siempre que un niño la presente, especialmente si es muy pequeño.

¿Cómo identificarlo?

Por tanto, la diarrea es en sí misma un síntoma. Según la causa subyacente, puede ir acompañada de otros como fiebre, presencia de sangre o mucosidad en las heces, hinchazón abdominal, náuseas, vómitos, pérdida de apetito o dolor abdominal. 

Además, hay que tener en cuenta que la diarrea puede producir una pérdida rápida de líquidos y sales minerales, con lo que si no se aborda aumenta el riesgo de que el bebé sufra deshidratación.


Un bebé llorando.

¿Cómo se trata?

Con todo, y aunque siempre deberíamos acudir al pediatra si un niño pequeño (y especialmente un bebé) padece diarrea, lo más normal en esta franja de edad es que se deba a una infección vírica leve y autolimitada.

En estos casos, el tratamiento más habitual está en el suministro frecuente de líquidos al niño con el fin de evitar la deshidratación hasta que la diarrea remita por sí sola.


Las contracciones durante el embarazo no siempre avisan de un parto.

En el caso de que exista otra causa, lo que es más común en el caso de las diarreas crónicas (muy repetidas o de larga duración), el pediatra realizará una evaluación para encontrar el problema. Si es el resultado de una intolerancia alimenticia, podría indicar a la madre que evite dicho alimento en su dieta o que alimente al niño con leche de fórmula en lugar de darle el pecho.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock