conoce la increíble historia de Wally Funk, la expiloto de 82 años que ha subido al borde del espacio con Jeff Bezos


Mary Wallace, más conocida como Wally Funk, nació en Las Vegas en 1939. Su pasión por la aviación comenzó a una edad temprana, lo que la llevó a empezar a fabricar aviones de madera cuando tenía tan solo 7 años. Lo que Mary no sabía es que 2 años después tomaría su primera lección de vuelo y empezaría su historia como piloto.

Hoy, 20 de julio, cumple su tan ansiado y arrebatado sueño junto a Jeff Bezos y se convertirá en la persona con más años en viajar al espacio. 

Nadie ha esperado tanto como ella

La nave New Shepard se compone de propulsor y cápsula.

Funk se graduó de la Universidad Estatal de Oklahoma en 1960 y al poco tiempo se convirtió en la primera instructora de vuelo de una base militar estadounidense.

En 1961, se ofreció como voluntaria para unirse al programa respaldado por la NASA de ‘Women in Space’, un grupo de mujeres aviadoras que compartían la esperanza de convertirse en astronautas para el primer programa de vuelos espaciales tripulados en Estados Unidos.

El grupo se llamaba ‘First Lady Astronaut Trainees’, aunque fue más conocido por el nombre de ‘Mercury 13′. Funk entonces piloto de 21 años, era la más joven de las 13 mujeres que pasaron las mismas pruebas rigurosas que los astronautas masculinos. El entrenamiento fue duro y constó de varias fases.

Podemos ver a Funk, la segunda mujer empezando por la izquierda, posando junto al resto de mujeres del grupo.
Podemos ver a Funk, la segunda mujer empezando por la izquierda, posando junto al resto de mujeres del grupo.
NASA

La primera fase incluía 87 pruebas, que iban desde tener que tragar un metro de manguera de goma para una prueba de estómago hasta tener 18 agujas clavadas en la cabeza para registrar las ondas cerebrales, e incluso beber medio litro de agua radiactiva. Unas pruebas que sin duda Bezos no ha tenido que realizar. 

La New Shepard momentos antes de aterrizar en la superficie terrestre

La segunda fase consistió en una serie de pruebas psicológicas, incluyendo la privación sensosial; finalmente, la tercera fase consistió en una prueba que simulaba las fuerzas gravitacionales del despegue y el reingreso de un vuelo espacial.

Sin embargo, después de pasar todos estos años entrenando, a todas se les negó la oportunidad de ir al espacio a través del programa por el simple hecho de ser mujeres; porque todos sus compañeros masculinos, conocidos como ‘Mercury Seven’, fueron al espacio.

Funk en las pruebas de la tercera fase.
Funk en las pruebas de la tercera fase.
WallyFly.com

Siguió luchando por su sueño

Bezos y el resto de la tripulación salen de la cápsula después del exitoso vuelo.

Cuando NASA empezó a entrenar a mujeres en la década de los 70, Funk no desaprovechó la oportunidad de volver a intentarlo hasta en cuatro ocasiones. Sin embargo, siempre la rechazaron por no tener el título en ingeniería.

Aún así, Funk se convirtió en la primera inspectora de la Administración Federal de Aviación (FAA), así como en la primera investigadora de seguridad aérea con la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte. 

Y no solo eso, pues también ha recibido el Sello de Oro de la FAA y fue una de las primeras 100 mujeres en recibir la Clasificación de Transporte de Aerolínea.

Wally ha luchado durante 60 años para ir al espacio.
Wally ha luchado durante 60 años para ir al espacio.
CBC Radio

Un viaje espacial con sabor a justicia

Jeff Bezos, Mark Bezos, la piloto ‘Wally’ Funk y Oliver Daeman conversan antes del lanzamiento.

A lo largo de su carrera, ha acumulado 19.600 horas de vuelo y ha enseñado a volar a más de 3.000 estudiantes y ahora está a punto de conseguir otro logro.

Funk va a establecer otro récord cuando suba al vuelo de Blue Origen el próximo martes al superar al exsenador y astronauta de la NASA John Glenn como el astronauta de mayor edad de Estados Unidos. Glenn tenía 77 años en su última misión y ahora será Funk, con 82 años, la que posea ese título.

Wally no viaja sola, sino que está en compañía de otros 4 pasajeros a bordo del cohete New Shepard: el fundador de Blue Origin, el ex director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, su hermano menor Mark Bezos y el adolescente holandés Oliver Daemen.

Se dice que en 2010, Funk desembolsó supuestamente 160.000 euros para conseguir un asiento a bordo de un vuelo de Virgin Galactic. De hecho, además de este viaje, Funk espera subir a otro vuelo espacial en el futuro, la próxima vez con Virgin Galactic, el principal rival de Blue Origin.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: