Covid-19 y el papel de la India en la vacunación


La pandemia de la Covid-19 ha destacado la posición de la India como un actor confiable en las cadenas globales de suministro de atención médica con importantes fortalezas en la fabricación, I+D e innovación.

Aproximadamente 30 grupos académicos e industriales participan activamente en el desarrollo, la colaboración, y los ensayos de las vacunas Covid-19 en la India. Seis vacunas candidatas, incluyendo 3 desarrolladas domésticamente, se encuentran en etapas clínicas de desarrollo y 3 vacunas candidatas se encuentran en una etapa preclínica avanzada de desarrollo. Muchas otras se encuentran en las primeras etapas de desarrollo. Ya se ha concedido autorización de emergencia para 2 vacunas, incluyendo una de desarrollo doméstico.

El mes pasado, los casos activos de Covid-19 en la India disminuyeron en todos los estados y territorios de la Unión, y el 17 de febrero, el país tenía alrededor de 136 mil casos activos.

Uno de los ejemplos del éxito de la India en la superación del desafío planteado por la pandemia es Dharavi en Mumbai. Es la zona industrial a pequeña escala más grande de Asia, la cual tiene una población de más de 800 mil habitantes en un área de unos 2.5 kilómetros cuadrados. Cuando la Covid llegó por primera vez a Dharavi el 1 de abril del año pasado, existía el temor de que este pueblo se convirtiera en un foco de la enfermedad; un potencial super-propagador para los 12.3 millones de habitantes de Mumbai. Hoy, 9 meses después, Dharavi ha surgido como un brillante ejemplo de una comunidad que desafió a las probabilidades al igual que el virus. Hasta el 17 de febrero, Dharavi había registrado 3,991 casos. Esta impresionante actuación es el resultado de los incansables esfuerzos de los trabajadores de la salud y varias ONG que trabajaron en conjunto. La metodología incluyó exámenes de detección a gran escala para la detección y el tratamiento temprano, campañas de concientización e ingenio local para enfrentar los desafíos únicos de este pueblo.

El 17 de febrero, al abordar el debate abierto del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la implementación de la resolución 2532 (2020) sobre el cese de hostilidades en el contexto de la pandemia, el Ministro de Asuntos Exteriores de la India, el Dr. S. Jaishankar, compartió 5 preocupaciones sobre la vacunación: La falta de coordinación mundial en la distribución de vacunas; disparidad en su accesibilidad; necesidad de cooperación en el marco del mecanismo COVAX; enorme costo de una distribución desigual; y el desorden dentro de los programas de inmunización rutinaria.

India ha estado a la vanguardia de la lucha mundial contra la Covid-19. En una de las campañas de vacunación más grandes de la historia, la India vacunará a unos 300 millones de trabajadores de primera línea y de atención médica, ancianos y población vulnerable durante los próximos 6 meses. Para el 17 de febrero, ya se han administrado en el país cerca de 9.2 millones de dosis de vacunas contra la Covid-19. Bajo la iniciativa de Vaccine Maitri, es decir, la “Vacuna Amigable”, la India le proporciona vacunas al resto del mundo. El país es una fuente importante de suministro para el mecanismo COVAX, pero además, la India también está enviando vacunas directamente a naciones hermanas. Empezando con los vecinos inmediatos de la India, 25 naciones de todo el mundo ya han recibido las vacunas fabricadas en India. Se abastecerán 49 países más en los próximos días, en Europa, Norteamérica, Latinoamérica, el Caribe y África, el Sudeste Asiático y las Islas del Pacífico.

El Ministro de Relaciones Exteriores, el Dr. Jaishankar, también anunció la donación de 200 mil dosis de vacunas a las Fuerzas de Paz de la ONU, y presentó 9 puntos al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para su consideración colectiva:

I. Continuar con la campaña de vacunación, junto con otras medidas de salud pública, para frenar la capacidad del virus de infectar a nuevas personas y mutar aún más.

II. Colaborar entre sí con la vigilancia genómica para rastrear mutaciones y variantes de virus e intercambiar información respecto a las mismas de manera regular y oportuna.

III. Abordar eficazmente la renuencia del público a las vacunas. La información relacionada con las vacunas debe ser contextual, empática y culturalmente sensible, al tiempo que proporciona hechos científicos y precisos para disipar los temores y preocupaciones del público.

IV. Mejorar la infraestructura de salud pública y desarrollar la capacidad mediante programas eficaces de capacitación en la administración de vacunas, especialmente en áreas donde la infraestructura de salud es débil.

V. Poner un alto al ‘nacionalismo de vacunas’; de hecho, fomentar activamente el internacionalismo. El acaparamiento de dosis frustrará los esfuerzos de lograr la seguridad sanitaria colectiva.

VI. Fortalecer el mecanismo COVAX para garantizar la distribución equitativa de vacunas para todos de manera justa.

VII. Reanudar urgentemente los programas de inmunización en todo el mundo antes de que la vida de los niños se vea amenazada por otras enfermedades. Simplemente no podemos cambiar una crisis sanitaria por otra.

VIII. Detener las campañas de desinformación que aprovechan esta pandemia para avanzar en sus nefastos objetivos e intereses individuales.

IX. Prepararse de manera proactiva para la próxima pandemia mundial centrándose en mejorar las capacidades, desarrollar protocolos y crear una base de conocimientos y experiencias.

El autor es embajador de la India en Panamá



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: