Crédito al sector privado refleja lentitud de economía


El comportamiento del crédito se considera uno de los termómetros de la actividad económica. Tomando como referencia este indicador, se puede apreciar la magnitud del impacto que está teniendo en la economía la pandemia del nuevo coronavirus.

Entre enero y noviembre de 2019 los bancos del sistema desembolsaron $24,334.4 millones en nuevos préstamos, mientras que en el mismo periodo de 2020, la cantidad desembolsada se redujo a $13,597.8 millones, una caída de 44.12%, según se refleja en el más reciente informe de actividad bancaria de la Superintendencia de Bancos de Panamá, correspondiente al mes de noviembre.

En números absolutos, se trata de $10,736.6 millones menos puestos en la economía, ya que los préstamos se toman normalmente para invertir o consumir.

En noviembre, los créditos nuevos desembolsados por el sistema bancario totalizaron $1,879.9 millones, cifra que supera los registros del mes anterior y de noviembre de 2019. No obstante, el aumento de desembolsos se explica por la mayor contratación de préstamos por parte del sector público, mientras que los principales sectores productivos del país registraron variaciones negativas respecto al mismo mes del ejercicio anterior.

Por ejemplo, los préstamos al comercio cayeron en $168.9 millones (-25.3%) cuando se comparan los desembolsos de noviembre de 2020 con su similar de 2019 y en $4,345.4 millones (-43.01%) si se observa el acumulado del año.

Los del sector construcción cayeron $92.3 millones (-57.9%) en noviembre y $1,092.8 millones (-52.63%) en el conjunto del año.

El superintendente de bancos de Panamá, Amauri Castillo, dijo que con el avance del año se apreció una tendencia de mayores desembolsos de préstamos nuevos, pero reconoció que los datos reflejan una etapa aún incipiente de la recuperación. Esto, pese a que ya para noviembre la mayor parte de actividades económicas había reiniciado operaciones tras un largo periodo de confinamiento.

Castillo señaló que sectores como el comercio al por menor tuvieron un mayor movimiento en diciembre, pero coincidió en que el inicio de año con un nuevo confinamiento de dos semanas debido al rebrote de casos pondrá un freno a esa tendencia que venía registrando los préstamos nuevos.

Obstáculos

Algunos empresarios han planteado que las condiciones de acceso a los créditos son difíciles de cumplir en las circunstancias actuales. Además, la incertidumbre que rodea a esta crisis limita la toma de riesgos.

Jean-Pierre Leignadier, presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura, dijo el pasado martes que ha habido esfuerzos y disponibilidad de fondos, pero que la débil situación económica, la incertidumbre sobre si se va a permitir la operación de ciertas actividades y nuevas cuarentenas representan limitaciones para que un empresario acceda a endeudarse.

A su juicio, las dudas sobre la generación de ingresos que permitan sostener las planillas y cumplir con los préstamos, se suman a las dificultades para cumplir las condiciones exigidas, y todo eso reduce el apetito por el crédito.

El Gobierno estructuró dos fondos por un total de $1,000 millones para atender, por un lado, necesidades puntuales de liquidez de los bancos y, por otro, para estimular la concesión de préstamos.

Castillo confirmó que a la fecha ninguno de los dos instrumentos ha sido utilizado por la banca y que se baraja la alternativa de crear un programa de garantías estatales que supondría compartir los riesgos entre el banco, el Estado y el deudor, en un intento por dinamizar la concesión de préstamos e impulsar la economía.



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: