¿Debes hacer ejercicio o suspender tu rutina si estás enfermo?


(CNN) — Como entrenadora personal e instructora de yoga y pilates, me gusta ofrecer una amplia variedad de ejercicios y entrenamientos que las personas pueden hacer independientemente de su situación, limitaciones de salud o estado de ánimo. Entonces, mis clientes me hacen esta pregunta todo el tiempo: si me siento mal, ¿debo hacer ejercicio o descansar?

La respuesta inmediata es complicada, pero con una evaluación de tus síntomas, tendrás la confianza para tomar una decisión más rápidamente. Y, si la respuesta es omitir tu entrenamiento, todavía hay uno o dos ejercicios ques puede hacer para ayudarte a sentirte menos enfermo.

USCORE | Estas son las mejores alfombrillas para yoga, según los expertos

Con temperaturas invernales más frescas en plena vigencia, la temporada de resfriados y gripe está aquí. En promedio, los estadounidenses tienen dos o tres resfriados cada año, según los Centros para el Control o la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC). Esto puede aniquilarte durante siete a 10 días por un resfriado. Si agregas otros síntomas, como malestar estomacal, fiebre o tos, es posible que esté buscando aún más tiempo de inactividad.

Estos son los cinco escenarios más comunes si te has enfermado y cómo puedes decidir si hacer ejercicio o tomarte las cosas con calma.

Nota importante: asegúrate de buscar el consejo de un proveedor de atención médica si tienes síntomas persistentes y también antes de comenzar un programa de entrenamiento.

Catarro

Ejercítate. Si tus síntomas incluyen los comunes como secreción nasal y congestión, simplemente reduce tu entrenamiento para que sea menos intenso. Hacer ejercicio con un resfriado puede ayudar a aliviar la congestión nasal y abrir los conductos nasales.

En lugar de hacer un entrenamiento de alta intensidad, intenta hacer un entrenamiento de fuerza de menor impacto. O en lugar de salir a correr o trotar, sal a caminar a paso ligero. Simplemente reduce tu entrenamiento para que sea menos intenso y tome menos tiempo de lo habitual.

Fiebre

Deja de hacer ejercicio. Hacer ejercicio mientras tienes temperatura alta puede aumentar la deshidratación y elevar aún más la temperatura interna de tu cuerpo. Además, con fiebre tus músculos ya están más fatigados y tienen menos fuerza, por lo que es mejor darles un descanso.

En su lugar, intenta hacer una pose de yoga llamada Savasana con muchos accesorios. Acuéstate en el suelo. Coloca un cojín o almohadas debajo de las rodillas y una almohada debajo de la cabeza. Relaja los brazos a los lados con las palmas hacia arriba.

Cierra los ojos e inhala lentamente por la nariz y exhala por la nariz durante al menos dos minutos. Meditar mientras se respira profundamente tiene un efecto calmante sobre el sistema nervioso y ayuda a calmar el cuerpo y la mente.

Dolor de garganta

Ejercítate. Por lo general, cuando hay una enfermedad en el área del cuello, está bien hacer ejercicio a un ritmo menos intenso. Asegúrate de beber mucha agua para calmar tu garganta antes, durante y después del ejercicio. Reduce la velocidad (como lo harías si tuvieras un resfriado).

Si tu dolor de garganta va acompañado de fiebre o dolores corporales, toma un descanso.

Tos

Deja de hacer ejercicio. Especialmente si esta tos proviene de tu pecho y está acompañada de moco, definitivamente debes omitir tu entrenamiento. Toser con frecuencia puede evitar que puedas recuperar el aliento correctamente durante un entrenamiento y dificultar la respiración profunda cuando tu frecuencia cardíaca aumenta durante el ejercicio.

En cambio, haz un estiramiento hacia adelante para mejorar la circulación y aliviar los síntomas de la tos. Es un ejercicio para aliviar el estrés que vigoriza tu sistema nervioso y literalmente te pone la cabeza boca abajo.

Pon tu cabeza por debajo de tu corazón, una posición que calma tu mente y reduce el estrés, tanto mental como físico.

Malestar estomacal

Deja de hacer ejercicio. Si estás vomitando o tienes diarrea, tu cuerpo está deshidratado. El ejercicio solo aumentará esta deshidratación. Además, si tienes náuseas, moverse puede provocarte más náuseas o incluso vómitos.

En su lugar, intenta una pose de yoga llamada Child’s Pose. Súbete a una estera de yoga de rodillas y ábrelas al ancho de tus caderas. Luego, pon tus glúteos sobre tus talones y extiende tus brazos hacia adelante. Descansa tu cabeza en la alfombra o en una almohada.

Respira hacia el estómago y la espalda y suelta la respiración lentamente. Inhala y exhala por la nariz y piensa en calmar tu estómago.

Eres tu mejor defensor. Si bien las anteriores son pautas que puede seguir, recuerde que al final del día eres quien mejor conoce tu cuerpo. Si sientes que no debes hacer ningún ejercicio o, por el contrario, sientes que un entrenamiento te hará sentir mejor, escucha a tu cuerpo.

Stephanie Mansour, presentadora de «Step It Up With Steph» en PBS, es periodista de salud y bienestar y consultora y entrenadora de pérdida de peso para mujeres.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: