Dejuane, una promesa del adiestramiento 


Andrea Hermida Dejuane trabaja duro y constante para conseguir armonía y perfección, aspectos fundamentales para destacar en el adiestramiento. La joven promesa de la doma ya es campeona nacional y tiene el honor de ser la primera jinete en representar a Panamá en una competencia internacional.

La estudiante de ingeniería industrial de la Usma tiene solo cuatro años de estar practicando este deporte olímpico, pero gracias a su esfuerzo, ya cosechó algunos triunfos. En 2019 se llevó los honores del Nivel 1 y fue subcampeona nacional Nivel 2.

Ella es una jinete incansable en la pista, que no le teme a los retos. Ya representó a Panamá en dos ocasiones en el Concurso Internacional de Adiestramiento de Cali, Colombia, regresando con un tercer lugar final.

En el 2020, aún con una temporada muy corta, obtuvo el puntaje más alto otorgado a un competidor de adiestramiento de la temporada.

Dejuane, una promesa del adiestramiento 

¿Qué te motivó a la práctica del adiestramiento?

“Cuando me regalaron mi primer caballo (‘Sanduchito H’) ya tenía algunos años y no debía saltar tanto, así que Maru (Arosemena) me recomendó trabajar en plano o adiestramiento para complementar la disciplina del salto. En 2019 me di cuenta de que saltar no me traía la misma felicidad que me daba el adiestramiento. Con este deporte tengo la oportunidad de crecer en esta disciplina en beneficio de mi país; para ponerlo en una sola palabra: iba a innovar en algo que me gusta,  soy buena y cambió la actitud de mi caballo 180 grados. Por eso decidí cambiarme”.

2020 fue un año complicado para todos los deportes, ¿cómo hiciste para para practicar la doma?

“Tengo la gran ventaja de que es un deporte al aire libre y sin contacto, por lo que apenas abrieron el bloque 2 retomamos nuestro plan de entrenamiento que habíamos puesto en pausa”.

Se  acercan las olimpiadas de Tokio, ¿Panamá está lejos de competir en unos Juegos Olímpicos?

“Sí, pero estamos más cerca que antes. El adiestramiento es una disciplina centenaria y mucho más compleja que el salto, esto está solo comenzando, tenemos varios niveles que pasar antes de llegar a unas olimpiadas, pero estoy segurísima de que con trabajo duro y muchísimo esfuerzo no tardaremos tanto”.

A tu criterio, ¿qué se necesita para masificar esta disciplina?

“Creo que lo más óptimo para fomentar la práctica del adiestramiento dentro de la comunidad sería involucrar un poco más a las nuevas generaciones, demostrar que el adiestramiento sí es entretenido y la cantidad de beneficios que este muestra para el desarrollo integral como jinete”.

¿Cuál es tu meta o aspiración en este deporte?

“No descarto la posibilidad en un futuro de representar a Panamá en algunos juegos, pero mi mayor sueño es comenzar a desarrollarme como jinete profesional, fomentar la práctica de esta disciplina en las nuevas generaciones, poder enseñar esta disciplina de manera integral, incluyendo lo que llamamos ‘horsemanship’, que no es más que el jinete tenga una relación más allá de solo monto, es cuidar del animal, mimarlo, etc.”.

¿Las autoridades deportivas te brindan algún apoyo para el desarrollo de tu disciplina?

“Cuento con el total apoyo de mi mamá, mis entrenadores, el club de equitación Castilla del Oro y la Organización Ecuestre Panameña”.

Eres campeona y una de las jinetes más destacadas de Panamá, ¿cómo lo consiguiste en solo 4 años?

“Esta pregunta es difícil. Me tocó reentrenar a mi caballo, que era de salto. Siento que hay varias cosas que me ayudaron, como lo son el trabajo duro y la constancia, tomé muchas clínicas con profesores de afuera y, por último, tengo tanto a mi entrenador Eduardo López, quien en sus inicios fue jinete exclusivo de adiestramiento, y a Maru Arosemena, quien siempre me ayudó en todo lo que necesitaba, ya fuera entrenando o manteniendo mi salud mental, algo que es superimportante para cualquier deportista”.

En una sola palabra, ¿cómo definirías el adiestramiento?

“Armonía o perfección”.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: