Desempeño del FAP compensa retiros por crisis


El buen desempeño de los activos del Fondo de Ahorro de Panamá (FAP) en los mercados ha servido para compensar ampliamente los retiros efectuados por el Gobierno este año debido a la crisis sanitaria y económica causada por la pandemia del nuevo coronavirus.

El pasado 16 de julio, la junta directiva del FAP aprobó una transferencia al Tesoro Nacional de $85 millones, en lo que fue el primer uso de fondos para una emergencia desde que nació el instrumento de ahorro, creado por la Ley 38 de 2012 como heredero del Fondo Fiduciario para el Desarrollo. De esa cantidad, $80 millones se utilizarían para reforzar el programa del Fondo Solidario de Vivienda, un subsidio para la adquisición de viviendas, y $5 millones para apoyar programas del Ministerio de Salud.

Por su parte, el 16 de septiembre la junta directiva aprobó una nueva transferencia al Tesoro por $20 millones para apoyar en la compra de vacunas.

En total, por tanto, entre los dos retiros se completaron transferencias por $105 millones.

Sin embargo, el patrimonio del FAP no ha sufrido un deterioro tan sustancial en el año.

Abdiel Santiago, secretario técnico del FAP, dijo a este diario que al 22 de diciembre pasado el patrimonio era de $1,373 millones, una cifra que se espera se mantenga hasta el cierre del año.

Cuando terminó 2019, el patrimonio del FAP era de $1,393 millones, por lo que en este año la caída habría sido de unos $20 millones, cuando el Gobierno efectuó retiros por $105 millones.

Evolución del patrimonio

$1,393 millones era el patrimonio del FAP al cierre de 2019.

$1,373 millones era el patrimonio del FAP el 22 de diciembre de este año.

86% de las inversiones del FAP están concentradas en Estados Unidos.

Esto se explica por la revalorización de los activos en los mercados. Santiago dijo que para el conjunto del año se espera un retorno del 7%, que sería el segundo más alto logrado por el FAP en su historia.

El ejercicio fue positivo tanto para los activos de renta fija, como bonos, donde están las mayores inversiones, y los de renta variable, como acciones de compañías.

Esto, a pesar de que en el mes de marzo los mercados cayeron drásticamente por la incertidumbre ocasionada por la pandemia en el mundo, lo que provocó una pérdida para el FAP de $41.7 millones en el primer trimestre del año.

Santiago dijo que en ese momento “mantuvimos la perspectiva de largo plazo y decidimos no cambiar la asignación de los activos con base a esa caída. Si lo hubiéramos cambiado, si hubiéramos vendido acciones porque cayeron, no estaríamos viendo hoy un retorno de 7%, sería muy inferior a eso”, comentó.

Desde el segundo trimestre del año los activos empezaron a repuntar, en parte debido al fuerte estímulo monetario y fiscal implementado en Estados Unidos, donde se concentran mayoritariamente las inversiones del FAP.

Santiago agregó que “tenemos unos 12 años de no ver el mercado en condiciones normales. Desde entonces ha habido toda clase de estímulos, pero esta ha sido la inyección más grande en la historia de Estados Unidos y del mundo”, algo que muchos describen como necesario por crisis, pero que también genera distorsiones en los mercados, dijo Santiago.

En lo que se refiere a los activos del FAP, ese vuelco del mercado supuso que las pérdidas del primer trimestre quedaran atrás y para dar paso a un resultado positivo de $54.5 millones en el acumulado al tercer trimestre, según el informe preliminar no auditado.

La mayor parte del FAP está invertido en títulos de renta fija y en menor proporción en acciones. Este año, la junta directiva aprobó la incursión en inversiones de capital privado, que tendrá una asignación máxima de 5% del portafolio de inversiones.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: