Día Mundial del Reciclaje, con ‘R’ de responsabilidad


Cada 17 de mayo se celebra el Día Mundial del Reciclaje, fecha, designada por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), con el objetivo de promover en la población una mayor responsabilidad, no solo vista desde la perspectiva del ciudadano consumidor, sino de aquel que extrae la materia prima y del que la transforma en un bien de consumo, para conservar el medio ambiente y trabajar por un mundo sostenible.

En Panamá, la Ley 59 del 20 de octubre de 2009 declara el 17 de mayo de cada año el Día Nacional del Reciclaje y decreta que las entidades públicas, los municipios, las juntas comunales y los centros educativos oficiales y particulares deben promover esta fecha y realizar actividades alusivas, así como los medios de comunicación radiales, escritos y televisivos deben incluir en su programación la promoción de la cultura del reciclaje en la población.

Reciclar no solo es una responsabilidad de las instituciones o de los grupos ambientalistas y ecologistas. Es responsabilidad de todos dar otra vida a los residuos que generamos; es un hábito que debemos practicar diariamente para cuidar nuestra salud y la del planeta.

Expertos de la ONU han advertido que la salud humana estará cada vez más amenazada si el mundo no toma medidas urgentes para frenar y reparar los graves daños causados al medio ambiente. Y no solo nuestra salud se verá amenazada, sino también nuestros ecosistemas, con todo lo que eso conlleva. La cantidad de desechos que no son reciclados es cada vez mayor, en especial los plásticos, que generalmente acaban en ríos, mares y océanos, amenazando la existencia de las especies marinas. Casi el 80% de la basura en mares y océanos está conformada por plásticos.

Existe un modelo llamado la regla de las 3R; mediante estos tres sencillos pasos, se pretende generar hábitos de consumo responsables y saludables para el planeta. Estas 3R son: reducir, reutilizar y reciclar.

Con este modo de vida que vela por la sostenibilidad del planeta, podemos reducir el consumo de materias primas y energía. Reutilizar implica aprovechar mejor y de manera más eficiente los materiales de los que disponemos. Reciclar permite fabricar materiales nuevos a partir de materiales usados.

El reciclaje salva nuestros recursos naturales, reduce la contaminación y genera empleos.

Hay que continuar con los esfuerzos para reciclar todos los residuos útiles, como latas, botellas de plástico, frascos de vidrio, papel y cartón, disminuyendo, de este modo, el consumo de petróleo, agua, emisiones de CO2 y electricidad. Es una excelente manera de revertir el cambio climático y evitar la generación de toneladas de basura.

Sin embargo, hay que recordar que el reciclaje tiene que ser la última opción; antes, debemos reducir y reutilizar todo lo que sea posible.

Por un lado tenemos el calentamiento global, del cual todos somos un poco responsables, pero por otro lado tenemos una solución contra este grave problema, a través del modelo de las 3R.

Está en nuestras manos si queremos que siga adelante dicho fenómeno o queremos contribuir para minimizar su impacto. Si decidimos reducirlo, disponemos de una herramienta sencilla y que todo el mundo puede hacer desde su casa o en su lugar de trabajo y es poner en práctica a diario las 3R.

En el año 2019, Panamá implementó la ley que elimina el uso de bolsas plásticas, como medida para proteger el medio ambiente, lo que representa un gran paso para frenar la contaminación ocasionada por este material; sin embargo, debemos ser consumidores responsables y evitar el uso de productos plásticos de usar y tirar, comprendiendo que es como si tiráramos dinero a la basura y, peor aún, que estamos contribuyendo a contaminar nuestro hermoso país. Esperamos que con la entrada en vigor de la Ley 187 de 2 de diciembre de 2020, que regula la reducción y el reemplazo progresivo de los plásticos de un solo uso, se disminuya la generación de residuos plásticos desechables.

La crisis sanitaria generada por la Covid-19 debe hacernos ver más claramente la conexión entre nuestra salud y el medio ambiente, y debería hacernos conscientes de que proteger el medio ambiente es una estrategia esencial para evitar otras crisis importantes de salud en el futuro.

Y es que cuidar del planeta no es solo cuidar del medioambiente; es cuidar de nosotros mismos.

Es urgente hacer un cambio en nuestros hábitos de producción y de consumo hacia un estilo de vida sostenible.

Celebremos el Día Mundial y Nacional del Reciclaje. Es tanto lo que podemos hacer por el planeta, nuestra casa común.

La autora es representante en Panamá de Swisscontact – Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo Técnico



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: