El Barça, un coladero en defensa


Una de las prioridades de Ronald Koeman es frenar la sangría de goles encajados en los últimos partidos. Desde hace un mes, el Barcelona es incapaz de dejar su portería a cero, acumulando ya un total de ocho partidos consecutivos recibiendo como mínimo un gol. De hecho, los números son más bien preocupantes al sumar 16 goles encajados en los últimos ocho encuentros, dejando un promedio desolador de dos por partido.

Hay que remontarse al pasado 24 de enero para ver el último partido que el Barcelona puso el cerrojo en la portería de Ter Stegen. Precisamente fue ante el Elche (0-2), el rival que se enfrentará este miércoles el Barcelona en su partido aplazado de la primera jornada.

Desde ese día, todos los rivales que se han enfrentado al Barcelona han conseguido batir al portero alemán: Rayo (1-2), Athletic (2-1), Granada (3-5), Betis (2-3), Sevilla (2-0), Alavés (5-1), PSG (1-4) y Cádiz (1-1).

Evidentemente, las lesiones en defensa tampoco han ayudado a Ronald Koeman a la hora de asentar la retaguardia. Primero Gerard Piqué y luego Ronald Araújo han dejado los centrales al descubierto, ya que ni Clement Lenglet ni Samuel Umtiti han dado la talla, teniendo que venir un jugador del filial, Óscar Mingueza, a tapar más de un parche. En los laterales tampoco está la cosa para tirar cohetes: por la derecha, Dest es todavía muy irregular y Sergi Roberto lleva casi tres meses lesionado, mientras que en la izquierda sólo Alba se salva del incendio, con un Junior tan apático como decepcionante.

De hecho, el Barça de Koeman sólo ha sido capaz de sumar tres partidos consecutivos sin encajar un gol esta temporada: Dinamo de Kiev (0-4), Osasuna (4-0) y Ferenvaros (0-3). Curiosamente la racha se rompió contra el Cádiz (2-1) el pasado 5 de diciembre, en la última derrota que ha sufrido el Barça en LaLiga,

La máxima preocupación de los técnicos es taponar urgentemente esta sangría y más teniendo en cuenta en la necesidad de consolidar la retaguardia en próximos partidos si no quieren ver cómo se les escapan los tres títulos de una tacada. El regreso inminente de Araújo abre una puerta a la esperanza, ya que la presencia de Piqué y Araújo podría consolidar una retaguardia necesitada más que nunca de líderes en el campo. Y es que hay dos partidos en el horizonte que encajar un gol sería mortal de necesidad: el partido de vuelta de semifinal de Copa ante el Sevilla y ya no digamos el de Champions en París ante el PSG.



Source link

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: