El consumo de pan crece y se expande la industria


La industria de la panificación no se detuvo en la pandemia, se reajustó para seguir operativa los 365 días del año, y continuar con el proceso de producción de miles de toneladas de pan y productos derivados de trigo para abastecer el mercado.

Un reporte de la consultora Nielsen, indica que el consumo de pan industrial o empacado, en el canal moderno o de los supermercados creció 13.5% en Panamá entre febrero de 2020 y enero de 2021, mientras que en Centroamérica las ventas se incrementaron 3.9%.

Una de las empresas que tiene una participación relevante en el mercado panameño y regional es Bimbo. El grupo de origen mexicano registró el año pasado a nivel global 13.4% de incremento en sus ingresos equivalente a ventas por $16 mil 356 millones (331 mil 051 millones de pesos mexicanos al cambio de esta semana). Las ventas para la región de Latinoamérica aumentaron 7.1% en 2020 en comparación con 2019, para cerrar en más de $1,436 millones (29,081 millones de pesos).

“A pesar de un entorno desafiante, 2020 fue un año excepcional para Grupo Bimbo, reflejado en resultados récord y ganancias de participación de mercado. Gracias a nuestro liderazgo global en una industria esencial, el arduo trabajo de los colaboradores, a nuestra diversificación geográfica de canales y de categorías, a nuestras marcas y a nuestras capacidades de producción, logramos servir con orgullo a nuestros consumidores durante este tiempo de disrupción y demanda extraordinaria”, resaltó Daniel Servitje, director general del Grupo Bimbo.

El comportamiento en el mercado panameño no fue distinto. Vivian Carles, gerente general de Bimbo en el país, resalta que la industria de alimentos ha sido clave durante este año para seguir abasteciendo el mercado, y Panamá en particular, que registra uno de los consumos per cápita de pan más altos de Centroamérica. “El consumo en general aumentó, la fabrica de Bimbo no se paralizó, se reforzaron los turnos para atender ese aumento de la demanda”, dijo.

Describe que se adaptaron a los nuevos hábitos de consumo, como una mayor demanda de productos en tamaño extra familiar. “El canal de supermercados que ya era importante en el negocio de venta, le dimos un mayor soporte ante el incremento de la demanda en esos comercios, sin descuidar a las tiendas más pequeñas que se adaptaron”.

Carles indica que tienen planes para expandir las capacidades de producción para nuevas líneas de negocio y generar más empleos. La tendencia de aumento de las ventas y el consumo sigue en 2021. En el primer trimestre de este año el grupo registró un alza de 6.6% en las ventas en la región. Bimbo se monta en la ola de una producción sostenible con el medio ambiente y atender las tendencias de consumidores que buscan más productos saludables y un balance nutricional en su alimentación.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: