El coronavirus muestra su crudeza a Panamá


La última semana epidemiológica, del 20 al 26 de diciembre, fue la peor de toda la pandemia de Covid-19 en el país, debido al aumento en el número de nuevos contagios, hospitalizados y muertes.

El número total de casos fue de 19 mil 140, lo que generó que el promedio diario de hospitalizados aumentara de 40 a 45 en comparación con la semana anterior; y las defunciones se incrementaron de 28 a 39 decesos por día.

Expertos en epidemiología e infectología coinciden en que las semanas siguientes a las fiestas el escenario será más grave.

Panamá enfrenta la fase cuatro de la pandemia de Covid-19, la más avanzada de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), debido a la alta transmisión comunitaria del nuevo coronavirus SARS-CoV- 2.

Las autoridades buscan medidas para frenar la alta transmisión del virus.

La peor semana de Panamá desde el inicio de la pandemia

Panamá cerró su peor semana de la pandemia de la enfermedad Covid-19, debido  al incremento de nuevos contagios, hospitalizaciones y muertes.

La semana epidemiológica del 20 al 26 de diciembre culminó con 19 mil 140 nuevos contagios, 2 mil 31 personas hospitalizadas [mil 846 en sala y 185 en unidades de cuidados intensivos] y 272 fallecidos.

Así se desprende de los informes epidemiológicos del Ministerio de Salud (Minsa), los cuales  permiten establecer que  se reportó un promedio de 2 mil 735 nuevos contagios por día, así como 45 personas hospitalizadas diariamente, 5 más que la semana anterior, que era  40.

La cifra más dura de esta semana son 272 muertes, es decir, que en promedio se originaron 39 decesos por día, la cual está  por encima de todas las estimaciones epidemiológicas. La última vez que en el país se reportaron más de 200 muertes fue del 19 al 25 de julio, cuando se contabilizaron 204 decesos.

Arturo Rebollón, epidemiólogo y especialista en salud pública, sostuvo que no cree que se puedan implementar acciones lo suficientemente rápido para evitar la ola de muertes que se espera después de estas fiestas.

Añadió que el seguimiento de los casos activos de Covid-19 es complicado, porque se requieren 20 mil personas y ahora mismo ese es un personal con el que no cuentan.

El más reciente informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) plantea que desde la primera semana de noviembre se evidencia el alza progresiva de las confirmaciones diarias, con un promedio de mil 74 en dicho mes, mientras que en la semana 48 (del 22 al 28 de noviembre) se registraron mil 411, lo que superó el pico de casos reportado en julio pasado.

En la semana del 29 de noviembre al 6 de diciembre se registró un promedio de mil 97 casos por día, es decir, que en solo dos semanas hubo un aumento del 49% en el promedio de casos diarios.

Rebollón indicó que luego de ocho semanas de una meseta de alta transmisión, pero estable, ya se observa la aceleración de la pandemia.

De hecho, Panamá continúa registrando la más alta incidencia de casos de Covid-19 entre los países de América, con 4 mil 511 casos acumulados por cada 100 mil habitantes hasta el 13 de diciembre, ocupando así el primer lugar tanto en incidencia como en casos acumulados entre los países de Centroamérica (193 mil 7 casos). Así mismo, es el país con la mayor tasa de incidencia entre todos los países de América, estando por encima de la tasa promedio para la región, de 2 mil 931 por 100 mil habitantes.

Recomendaciones

Xavier Sáez-Llorens, infectólogo y exmiembro del Comité Asesor de Covid-19, señaló que estamos viviendo los peores momentos de la pandemia y es probable que se vaya a poner peor a finales de esta semana o principios de enero, porque las defunciones siempre están rezagadas con el número de contagios.

Subrayó que es importante, para información pública transparente, que el Minsa detalle características de las defunciones (sexo, edad, comorbilidad, ocurrencia en casa, calle, hotel, hospital, UCI, tratamiento recibido), más ahora que la cantidad de muertes en el país es considerable. “Las personas tienen pánico por la cantidad de muertes que se esta reportado todos los días, y una forma de aplacar ese pánico es caracterizando las defunciones”, expresó.

Además, opinó que ahora, cuando el virus está prácticamente descontrolado en todo el país, la única forma de controlar la situación, a pesar de que es la más dura, es con una cuarentena consecutiva de 14 o 21 días, pero limitando salvoconductos para que no suceda como al principio de la pandemia.

El infectólogo reconoció que una cuarentena es una decisión difícil, porque la economía de las personas está reventada, hay desempleo, informalidad laboral y las personas están agotadas del confinamiento; sin embargo, opinó que es la única forma de limitar la propagación del virus hasta que comiencen a llegar las vacunas y a tener impacto en la población.

Néstor Sosa, infectólogo y exdirector del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud, recomendó incrementar las medidas farmacológicas: mascarilla, distancia física, lavado de manos y evitar lugares cerrados donde hayan aglomeraciones dentro o fuera.

“Es por ello que los lugares públicos como negocios deben limitar el número de personas. Si es posible, mejorar la ventilación abriendo puertas y ventanas de casas, negocios, carros y autobuses. Son medidas que funcionan, pero se requiere cooperación de la población y el apoyo del Gobierno a la población y empresas”, detalló Sosa.

Panamá enfrenta la fase cuatro de la pandemia de Covid-19, la más avanzada de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), debido a la alta transmisión comunitaria del nuevo coronavirus SARS-CoV- 2.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: