El extraño comportamiento de Tamara Falcó en su ‘cita’ más rara y esquiva con Íñigo Onieva


Ya han pasado siete meses desde que se confirmara el noviazgo de Tamara Falcó con el ingeniero Íñigo Onieva, siete meses en los que han estado paseando su amor por las calles en sus diferentes salidas de ocio. Sin embargo, cuando no lo demostraron fue en la noche de este miércoles, cuando la pareja tuvo una actitud extraña y esquiva el uno con el otro.

Tanto la marquesa de Griñón como el diseñador de coches han demostrado que son completamente independientes, y también son muy de hacer su vida por separado con sus amigos y amigas.

Así hicieron este miércoles, pues el madrileño de 31 años fue en solitario a cenar con sus amigos. Sin embargo, la hija de Isabel Preysler acudió después, aunque ni siquiera se vieron.

Los reporteros a las afueras del restaurante vieron la ‘no cita’ más extraña de la pareja, pues Tamara Falcó llegó en taxi a la entrada del local, pero en ningún momento se bajó del vehículo.

La colaboradora de El hormiguero se quedó sentada mirando su móvil, quizá hablando con su novio. Así estuvo durante varios minutos hasta que el taxi se marchó con ella dentro.

Por su parte, Íñigo Onieva continuó con su cena, aparentemente ajeno a la presencia de su novia, y salió a última hora de la noche acompañado de sus amigos haciendo oídos sordos a la prensa que le esperaba.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: