El futuro de la ciencia en Panamá


A lo largo de seis años ya, Ciencia en Panamá ha promovido el uso y desarrollo de la ciencia en beneficio de nuestra sociedad. Nuestros miembros han respaldado políticas públicas, publicado cientos de artículos, presentado charlas en miles de congresos y organizado eventos icónicos, como el Día de la Niña y la Mujer en la Ciencia y la Marcha por la Ciencia.

Toda esa actividad busca, además, contribuir a que Panamá llegue a tener un papel destacado en la actividad científica global. Si bien falta mucho para lograrlo, es importante recordar que quien no sabe a dónde va difícilmente sabrá qué camino tomar. Nuestro país tiene el potencial de alcanzar una meta como esa. Aquí, el deseo de encontrar soluciones se combina con la presencia de una niñez con vocación natural por la ciencia, que experimenta con sus manos, todo lo prueba y aprende a aprender por cuenta propia.

Sin embargo, la educación que se les ofrece a nuestros niños corta esa curiosidad por cumplir con moldes educativos anticuados. Esto no es culpa de los estudiantes ni de los maestros. Se trata de un reto global, que encaran personas entrenadas hace 20 años que están preparando a la nueva generación para un mundo que todavía no existe. Esta es una oportunidad.

Quienes mantienen su curiosidad se encaminan a carreras científicas con limitaciones económicas y escasez de currículos académicos innovadores. La ciencia avanza con velocidad exponencial y difunde sus logros mediante publicaciones redactadas sobre todo en inglés, el idioma estándar de la ciencia. Sin embargo, nuestros estudiantes no aprenden el nivel técnico de inglés para leer y entender un libro escrito en esa lengua. Esta es otra oportunidad.

Con todo, lo que más interesa a los padres son las oportunidades de empleo. Y esta es también una oportunidad para la colaboración entre el gobierno, la empresa privada y organizaciones no gubernamentales para hacer de la ciencia una fuerza productiva: tecnología, datos abiertos, aplicación en políticas basadas en evidencia, el cielo es el límite.

El futuro de la ciencia en Panamá es a un tiempo promisorio y retador. Nuestros miembros trabajan diariamente para tener un mundo mejor. Felicidades en este aniversario.

El autor es médico epidemiólogo e integrante de Ciencia en Panamá



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook