‘El impuesto a la fortuna no frena la desigualdad’


El gobierno de los Estados Unidos anunció una iniciativa de un impuesto global a las corporaciones para evitar la elusión impositiva. Varios países del G7 (grupo de las siete naciones más industrializadas del mundo), junto al Fondo Monetario Internacional (FMI), están proponiendo establecer un impuesto al patrimonio que afecte a grandes fortunas para reducir la desigualdad. Estos temas demuestran el surgimiento de un nuevo panorama de cambios radicales en la tributación que es analizado por José Galíndez, experto tributario y socio fundador de Galíndez, Medrano & Asociados.

¿Es viable el cobro de impuestos a las plataformas de servicios digitales?

Los modelos de negocios digitales están en constante crecimiento, y con la crisis de la Covid-19 se aceleró la discusión en los Estados de gravar a los contribuyentes que hacen vida en la economía digital. Por este motivo, los responsables de la política fiscal de los países están a la espera de una solución global basada en el consenso para la tributación directa de la economía digital dentro del Marco Inclusivo del Proyecto contra la Erosión de la Base Imponible y el Traslado de Beneficios (en inglés BEPS), de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el G-20. Tomar estas medidas de forma oportuna es viable y conveniente.

¿Cuáles impuestos se tendrían que aumentar?

Los Estados deberían eliminar los incentivos tributarios ineficaces y promover incentivos fiscales a sectores estratégicos que tengan como objetivo la sostenibilidad fiscal en el mediano plazo a través de los ingresos tributarios. Los organismos multilaterales discuten varios impuestos de carácter temporal y algunos permanentes con la finalidad de reducir los niveles de déficit fiscal causados por la pandemia. También se discute la implementación de los impuestos verdes (por ejemplo, impuesto sobre el Carbono), y el controversial Impuesto sobre el Patrimonio, este último sugerido por el FMI.

José Galíndez,cuenta con un Ph.D de la Universidad Paris Dauphine y maestrías en temas tributarios. Cortesía

¿Qué opina sobre un impuesto global a las empresas?

Va en sintonía con las iniciativas de la OCDE dentro del Marco Inclusivo del Proyecto BEPS. En especial, denominado Pilar II que busca una tributación mínima para los grupos multinacionales en las jurisdicciones donde tenga presencia. Es un gran avance para evitar la proliferación de medidas unilaterales.

¿Cómo debería reaccionar Panamá ante esto?

Panamá forma parte del Marco Inclusivo del Proyecto BEPS de la OCDE, por lo que una vez que los países miembros del Marco Inclusivo tengan una solución basada en el consenso, el Órgano Ejecutivo de Panamá, deberá diseñar un marco regulatorio que le permita estar alineado al consenso.

¿Cómo mejorarla recaudación de impuestos?

La Dirección General de Ingresos (DGI) ha dado pasos importantes en la digitalización de los procesos tributarios en el contexto de la Covid-19. La masificación de la factura electrónica será vital para el ente recaudador, para los cruces de información, y el control de las declaraciones. En el mediano plazo, el Ejecutivo debería considerar la factibilidad de la autonomía financiera y administrativa del ente recaudador, para que este disponga de los recursos como lo hace la Autoridad del Canal de Panamá.

¿Cuáles impuestos debería considerar Panamá para reducir la desigualdad?

Creo en la simplicidad tributaria y la constante modernización de las administraciones tributarias. En lo particular, no considero que el Impuesto Sobre la Fortuna ayude a reducir las brechas de la desigualdad, la desigualdad se combate con la política educativa.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: