El mundo celebra una Navidad particular, en tiempos de confinamiento


Millones de personas celebraban este viernes unas insólitas y desangeladas Navidades, empañadas por las restricciones impuestas en muchos países para luchar contra la pandemia, cuando lo que se necesita ahora “más que nunca” es la fraternidad, según el papa.

“En este momento de la historia, marcado por la crisis ecológica y por los graves desequilibrios económicos y sociales, agravados por la pandemia del coronavirus, necesitamos más que nunca la fraternidad”, declaró el pontífice argentino en su discurso navideño.

“Y esto es válido también para las relaciones entre los pueblos y las naciones”, señaló.

“Este llamado a la solidaridad se aplica especialmente con las personas más frágiles, los enfermos y todos aquellos que en este momento se encuentran sin trabajo o en graves dificultades por las consecuencias económicas de la pandemia, así como con las mujeres que en estos meses de confinamiento han sufrido violencia doméstica”, añadió.

Lea también: ‘Necesitamos más que nunca la fraternidad’, dice el papa Francisco en su mensaje de Navidad

El coronavirus ha matado a más de 1,7 millones de personas en todo el mundo y los focos de contagios que siguen surgiendo revelan que, pese a las primeras vacunas, la vida no volverá rápidamente a la normalidad.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró en un mensaje de video que “las vacunas ofrecen al mundo una salida para esta tragedia”, no obstante, “llevará tiempo”, advirtió.

Tedros elogió los “conmovedores sacrificios” que millones de personas están haciendo al mantenerse alejadas de sus seres queridos durante la Navidad”.

En Europa, una nueva cepa del coronavirus supuestamente de más rápida propagación surgió en Gran Bretaña.

Este viernes el Viejo Continente superó los 25 millones de casos confirmados. La semana pasada, Europa se convirtió en la primera región del mundo afectada con más de 500 mil muertes a causa de Covid-19.

Italia impuso la víspera nuevas restricciones contra Covid-19 durante el período navideño y de Año Nuevo. Es el país europeo más afectado, con casi 71 mil muertos y más de dos millones de contagios.

En Asia, las iglesias se encontraban prácticamente vacías en Corea del Sur y los fieles se congregaron online.

“Realmente es algo desgarrador verlo”, dijo Park Jae-woo, miembro de la Yoido Full Gospel Church (evangelista), que normalmente acoge hasta 10 mil fieles, pero este viernes apenas recibió a 15 miembros del personal y del coro.

Y, en Filipinas, país de mayoría católica, los servicios religiosos se vieron afectados por un terremoto de magnitud 6.3, culminando una jornada caracterizada por la prohibición de reuniones y el canto de villancicos.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: