El turismo quedó en segundo plano


En los últimos días el Gobierno ha tenido que aclarar el alcance de las restricciones de movilidad que se aplicarán durante Navidad y fin de año. Se publicó un listado de los trabajadores que podrán desplazarse durante esos días, pero por ningún lado, se hace mención a la movilidad de los visitantes que estarán en el país en esas fechas, viajeros que decidieron venir a Panamá para está época, pero que al momento de comprar el pasaje de avión desconocían la sorpresa que les esperaba.

Me preocupa que no se haga mención a los turistas, situación que preocupa al sector. La Autoridad de Turismo de Panamá debe informar a los funcionarios que toman las decisiones sobre las medidas que se aplicarán a los turistas que están aquí o es que pretenden que estas personas permanezcan en sus hoteles encerrados durante 3 días. Esto provocará una avalancha de críticas negativas y eso es lo que menos necesitamos. Hay que recordar que muchos países están luchando por captar a los turistas y hay que ser sinceros, Panamá no está en la mejor posición frente a otros competidores.

A esta realidad hay que sumarle los falsos positivos que supuestamente están arrojando las pruebas que se le realizan a los visitantes en el Aeropuerto Internacional de Tocumen. Estas personas son obligadas a pasar por una cuarentena en hoteles donde aparentemente no están recibiendo los mejores tratos y es que la alimentación y la limpieza de los hoteles son realizado por empresas ajenas a estos establecimientos. Otra historia hubiese sido si las autoridades permiten que los hoteles suministrarán los alimentos y se encargaran de la limpieza de las habitaciones. Quien mejor para cuidar de la casa que su dueño.

Hasta cuando más improvisaciones, más lesiones a la industria. Se está gestionando una modalidad de préstamo, solo para el turismo como salvavidas económico, llevamos semanas esperando la cita con el ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexandder, pero no pasa nada, y los días siguen transcurriendo sin poder ver la luz que nos permita ver con mejor claridad el 2021.

Los retos son cada día más grandes, pero hay que seguir con la fe puesta que vendrán mejores días, es una carrera de resistencia donde el objetivo es pasar la meta. Vemos con tristeza el poco o ningún interés para convertir al turismo nuevamente en un importante factor generador de empleos y negocios. La industria puede resurgir como el ave Fénix de esta enorme crisis sanitaria convirtiéndose en un oasis natural en la región porque contamos no solo con la materia prima, sino con la voluntad de un pueblo que desea alimentar su futuro con trabajo y la estabilidad económica para crecer. A todos mis lectores que pasen una Feliz Navidad y el deseo de un 2021 alentador.

El autor es operador de turismo receptivo.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: