Elon Musk y DOGE, Traders profesionales detrás de BTC y ETH, Hackeo Hotbit y mucho más


En este preciso momento, hay señales mixtas por doquier. El día comenzó inclinándose hacia el oportunismo. Pero aún está por verse cómo termina esta semana realmente. Hasta ahora, los mercados financieros están ignorando la posibilidad de una caída, pese a las advertencias de la Reserva Federal de los Estados Unidos. 

En Wall Street, los temores de un sobrecalentamiento económico siguen surgiendo en medio de un tenso optimismo. Mientras tanto, en el espacio cripto, los minoristas se mantienen muy entretenidos especulando con las altcoins. Las cosas están algo confusas y contradictorias, porque las aguas están revueltas. Las expectativas son altas, pero las incertidumbres son aún mayores. 

Ahora bien, hablemos de las criptonoticias más populares de esta semana.

Parafraseando a Ben Graham, el autor de “El inversor inteligente” y mentor de Warren Buffett: Mientras más sube de precio un activo, más riesgoso es. Obvio que estamos en temporada alcista. El optimismo parece infinito. Pero, al mismo tiempo, estamos en territorio bastante peligroso. Se asume que el precio seguirá subiendo por mucho más tiempo. Pero, en realidad, no hay certezas de ningún tipo. En otras palabras, las alzas, en teoría, podrían acabar mañana. Sin embargo, la codicia es tal que, para la mayoría, eso no cabe como una de las posibilidades. 

El precio de Bitcoin ha aumentado muchísimo en los últimos meses, pero, para muchos, esto parece no ser suficiente. Bitcoin está “muy aburrido” para el gusto de muchos, que han decidido probar suerte en el mercado altcoin. Mientras el capital institucional está comprando Bitcoin con gran interés, muchos minoristas están vendiendo una parte de sus tenencias para invertir en artículos más “entretenidos”. Es decir, la temporada altcoin ha comenzado. O sea, pasamos del riesgo al ultra-riesgo. De la volatilidad extrema a la supervolatilidad extrema. Aquí no hay fundamentos ni técnica. Estamos obviamente ante un mercado completamente irracional participando en una especulación pura. Es una locura que se disfrutará mientras dure el delirio. Las oportunidades son obvias. Pero los riesgos son aún más obvios. 

El personaje de Marvel, Tony Stark/Iron Man, es tan entretenido como peligroso. Un bufón narcisista irresponsable con enorme poder es entretenido en la gran pantalla, precisamente, por el hecho de no ser real. Los antihéroes destructivos son interesantes en el mundo de la ficción. Pero “vivir con él” sería otra historia. Lo que está pasando con Dogecoin es ciertamente interesante. Pero, al mismo tiempo, altamente lamentable. De chiste en chiste, de manipulación en manipulación, Elon Musk ha creado una burbuja especulativa usando un clásico esquema “pump” en su versión prolongada. Estamos en la fase “Pump” y todo es bello y hermoso. La sangre vendrá después, en la fase “dump”. 

Claro que no es fácil competir en influencia con uno de los hombres más ricos y carismáticos del mundo. En una oportunidad, una persona me reclamó: “¿Vas a saber tú más que Elon Musk?”. Ahora bien, un tuit de Elon Musk, sin lugar a dudas, tiene mucho peso. Y sus seguidores lo siguen ciegamente. Sin embargo, un payaso es un payaso. Todas estas manipulaciones al estilo de GameStop son elementos sumamente perjudiciales. Todas estas celebridades apoyando la campaña de manipulación en torno de Dogecoin están simplemente explotando a las masas incautas. En mi opinión, estamos sobre una bomba de tiempo. El entusiasmo es necesario en todo mercado. Pero el entusiasmo no puede ser lo único. Un activo debe tener más sustancia que los tuits de una celebridad. 

Ethereum no es Bitcoin. Bitcoin es un producto acabado. En 10 años, aún tendremos Bitcoin, porque Bitcoin es claramente un instrumento de inversión. En otras palabras, Bitcoin se compra y se espera. Sencillo. Los inversores están claros. Ethereum, por otro lado, es un asunto mucho más complicado. ¿Qué es Ethereum? En este caso, no estamos ante un producto acabado. Estamos ante un invento en plena evolución. Es el combustible de un nuevo mundo. Pero no todo está muy claro, porque ese nuevo mundo puede tomar muchas formas. Lo voy a poner de esta manera: Si Bitcoin es el “oro digital”, Ethereum es el “petróleo digital”.  

Ethereum no es Bitcoin. Pero Ethereum tampoco es Dogecoin. Dogecoin es un esquema de manipulación orquestado por un grupo de celebridades oportunistas. Ethereum es una comunidad de creadores creando productos y soluciones en el universo de los sistemas descentralizados. Ethereum es también el líder de su categoría. En otras palabras, el mercado de lo descentralizado, nos guste o no, busca concentrarse en torno a Ethereum. Todo parece indicar que la comunidad es más importante que el código. Otros códigos anuncian ser mejores, pero los grandes proyectos parecen preferir Ethereum.

Durante las temporadas alcistas, las estafas crecen. De hecho, uno de los indicadores de sobreprecio en un mercado es su alto índice de estafas. Las estafas de salida con frecuencia usan las fallas técnicas como excusa. Siempre se inventa un cuento chino de este tipo. Eso, por supuesto, no quiere decir que todo falla técnica sea una estafa. 

La supuesta seguridad inquebrantable de Bitcoin es obviamente bastante relativa. Bitcoin es un gran sistema compuesto de muchos eslabones. Por esta razón, las preocupaciones en torno a la seguridad deben ser mucho más amplias e integrales. Los hackeos y las estafas son sumamente frecuentes en el mundo cripto. Lo que es un verdadero problema.  Si un inversor pierde todo su dinero debido un hackeo, para él, no es ningún consuelo escuchar que el código Bitcoin es inquebrantable. 

He ahí la importancia de más y mejores servicios de custodia. Por razones ideológicas, muchos escogen la autocustodia como la única opción viable. Estos promotores de la autocustodia están obviamente en su derecho. Pero me temo que el inversor promedio sí prefiere contar con servicios de custodias. Es decir, servicios confiables que ofrezcan garantías. De este modo, el sistema se vuelve más seguro. Porque el inversor puede dormir tranquilo sabiendo que sus tenencias están protegidas. O sea, no está solo. Y, que pase lo que pase, su dinero estará ahí. 

Ya mencionamos este fenómeno aquí arriba en esta misma pieza. En el universo cripto, Bitcoin es el activo conservador. Y los altcoins son los activos de riesgo. Existe una correlación sumamente estrecha entre estos dos mercados. Pero, en determinados momentos, estos mercados emiten señales mixtas. En términos generales, ambos mercados se mueven juntos. Sin embargo, en tiempos de optimismo cauteloso, Bitcoin tiende a subir primero. Por ser el activo más seguro, los inversores normalmente comienzan por aquí. En tiempos de codicia extrema, las altcoins suben y Bitcoin puede llegar a estancarse, porque los minoristas se salen temporalmente de Bitcoin para entrar en el espacio altcoin que ofrece mayores retornos. Eso no quiere decir que Bitcoin está perdiendo espacios ante la competencia. Una lectura de la situación que podría surgir. En el fondo, es un asunto de sentimiento de los traders en el espectro riesgo-oportunidad /miedo-codicia. 



Source link

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: