Emigrante Venezolana muere apuñaleada por su pareja en Perú


Desató un terrible baño de sangre en su propia casa. Una humilde vivienda de maderas y plástico se convirtió en escenario de un violento acto.

Un colombiano de 38 años, esperó que su pareja venezolana y cinco parientes de ella, incluida una joven embarazada, se quedaran dormidos, y los atacó de varias cuchilladas en el inmueble alquilado donde viven en San Antonio de Jicamarca, Perú.

La noche del lunes, la joven madre de familia venezolana Irais Amaro Nava (35), llegó cerca de las 10 de la noche a la casa alquilada donde vive con otros nueve integrantes de su familia, todos extranjeros, en el sector Media Luna mz. A, y su pareja Jhon Jairo Rodríguez Salcedo (38), empezó a insultarla e intentó agredirla, incluso delante de sus parientes.

“¡Ya vienes de entregar tu cuerpo por…!” Le gritó a la joven, que trataba de explicarle que llegó tarde porque había muchos clientes en la pollería donde labora como mesera. Él se resistió a creer en sus explicaciones y continuó llenándola de insultos. Ella se fue a dormir con su hija de 14 años y su madre Ana Josefina Nava (57), todas en una cama. En la otra habitación dormía su hermana Jessica Amaro, que está embarazada, su pareja y su niño de 12 años.

Durante la madrugada, el colombiano, armado con un filudo cuchillo, se metió a la habitación y atacó primero a su pareja Irais Amaro, de varias heridas punzocortantes en los hombros, tórax y abdomen. Enseguida atacó a su suegra Ana Nava y a su hijastra de 14 años. Todas salieron ensangrentadas a la calle y se desplomaron en la puerta de la casa. “¡Ayúdenme! Él me quiere matar. Ha acuchillado a mi madre y mi hija”, repetía la joven madre de familia, quien pudo llegar a casa de una vecina a pedir ayuda.

Su hermana Jessica Amaro, intentó defenderla y fue atacada en la mano. Igual suerte corrió su hermano Alirio Amaro (27), y el esposo de ella, que por evitar que el descontrolado sujeto ataque a su pareja embarazada, resultó con un corte profundo en la mano derecha.

Los vecinos y policías de la comisaría de San Antonio de Jicamarca auxiliaron a los heridos al hospital Materno Infantil de Canto Grande, en San Juan de Lurigancho. Horas después dieron de alta a la menor. Pero madre e hija quedaron internadas con graves heridas.

Los agentes ingresaron a la casa y atraparon al agresor. Lo condujeron a la delegación y aceptó haber cometido el acto sangriento. Dijo que lo hizo por celos. El detenido fue trasladado a Depincri San Juan de Lurigancho 1 por el delito de tentativa de feminicidio y lesiones graves.

“La joven y su madre son trabajadoras. Primero llegó la mamá de la joven y poco a poco trajo a sus hijas y nietos. Ese sujeto llegó hace dos meses y es extraño. A veces trabajaba como obrero, pero se dedica a fumar, incluso delante de los niños. Es un tipo violento”, dijo una vecina.



Source link

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: