¿Eres de metabolismo lento? Entonces estos son los ejercicios que debes hacer


Seguro que la palabra metabolismo ha aparecido si has tenido una conversación sobre la dieta o las metas propuestas a la hora de adelgazar. Las personas no tienen siempre le mismo metabolismo: hay algunas que lo tienen más rápido y otras que lo tienen más lento.

El metabolismo hace referencia a los procesos químicos celulares a través de los cuales nuestro organismo obtiene la energía necesaria para llevar a cabo todas las funciones vitales. Una persona con metabolismo rápido es aquella que, por lo general, suele ser delgada, muy activa y que no engorda por mucho que coma. En cambio, las personas que hacen este proceso de forma lenta suelen tener más peso (no tiene porqué ser obeso), y por mucho que hagan dieta, les cuesta mucho bajar de peso.



Para saber a ciencia cierta a qué grupo de metabolismo perteneces, es recomendable acudir al nutricionista. En caso de querer hacer dieta para perder peso, él te guiará sobre los alimentos más adecuados para ti.

Si eres de los del grupo de metabolismo lento significará que te cuesta más perder grasa, dado que esta grasa es la que dificulta la aceleración del metabolismo. Es como el pez que se muerde la cola. Tu mejor opción pasa por convertir esta grasa en músculo, pero el proceso que se debe llevar a cabo es el siguiente:

– Lo principal que debes hacer es reducir tu ingesta calórica, es decir, debes consumir menos calorías de las que quemas. La doctora Holly Lofton, en la revista “Pop Sugar”, recomienda reducir unas 250 calorías al día al comienzo, pero siempre asegurándonos de llegar a las 1.200 diarias. De lo contrario, nos sentiremos cansados y aumentará el hambre.

Si reducimos lo que comemos, perderemos grasa de nuestro cuerpo en conjunto, no solo de nuestro vientre. Además, también contribuiremos a acelerar nuestro metabolismo.

Los alimentos que contienen grasas y proteínas saludables son más lentas a la hora de digerirse en el cuerpo, por lo que gastamos más energía en el proceso. Algunos ejemplos de estos alimentos son las nueces, el pescado graso, el aguacate, las semillas, el pollo, el pavo…



– Reducir la ingesta calórica es el primer paso, per se debe combinar de manera imprescindible con la actividad física. Si llevamos a cabo entrenamientos de fuerza, aceleraremos el metabolismo, por lo que comenzarán a aparecer los músculos. La recomendación de Lofton es empezar con el cardio, pero debe combinarse con los ejercicios de fuera para llegar a la ansiada meta.

El entrenamiento a intervalos de alta intensidad es una buena opción, ya que ayuda a perder grasa, sobretodo la visceral, que es aquella que se encuentra alrededor de los órganos.

La doctora Lofton lo resume diciendo que “el déficit calórico y los ejercicios cardiovasculares te ayudarán a perder grasa, pero aumentar la masa muscular será aún más efectivo”. Por lo tanto, debemos ingerir menos calorías y, a la vez, aumentar el deporte que hacemos, combinando el cardio con entrenamientos de fuerza para forjar músculo, acelerar el metabolismo y perder peso.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: