Espías contra científicos sobre el origen del covid-19


(CNN) — Aún existe controversia sobre el origen del covid-19.

La ciencia: los científicos coinciden en la idea de que el covid-19 probablemente se propagó a las personas a través de uno o varios animales.

Esa fue la conclusión de un estudio preliminar de la Organización Mundial de la Salud sobre los orígenes del virus publicado en marzo. En él se exponen cuatro posibles teorías de origen y se argumenta que la más probable es alguna forma de transmisión de animal a humano y que el virus es de origen natural.

Quedan muchos interrogantes, pero la introducción del virus de un laboratorio era «una vía extremadamente improbable», según el informe. No se trata de una prueba definitiva, pero ciertamente deja en entredicho la teoría de que el virus fue el resultado de algún tipo de investigación china que salió mal.

La inteligencia: los espías no están tan seguros.

«Es totalmente acertado decir que la comunidad de inteligencia desconoce con exactitud dónde, cuándo o cómo se transmitió inicialmente el virus covid-19», dijo la Directora de Inteligencia Nacional de EE.UU., Avril Haines, al senador Marco Rubio, republicano de Florida, tras exponer las teorías de que, o bien el virus se transmitió de algún modo de los murciélagos a los humanos, o bien, también es plausible, argumentó, que a los investigadores del Instituto de Virología de Wuhan les saliera mal un experimento.

La teoría del laboratorio

La pregunta de Rubio iba en la misma línea que una declaración del entonces secretario de Estado, Mike Pompeo, en los últimos días de la administración de Trump, de que había pruebas de que los investigadores del Instituto de Virología de Wuhan habían enfermado en otoño boreal de 2019 con síntomas similares a los del covid y que el laboratorio de Wuhan, donde se había estudiado el coronavirus en murciélagos, tenía un historial de investigación militar.

Respondiendo a Rubio, Haines no se refirió a una teoría como más probable que otra, pero dijo que las agencias de inteligencia se han «unido en torno a dos teorías alternativas»: estos escenarios son y surgen naturalmente del contacto humano con animales infectados o fue un accidente de laboratorio».

No confiar en China

El director de la CIA, William Burns, quiso añadir que China podría estar ocultando algo.
«Una cosa que está clara para nosotros y para nuestros analistas es que los dirigentes de China no han sido totalmente comunicativos ni totalmente transparentes». Pero están tratando de llegar al fondo del asunto.

El director de la Agencia de Seguridad Nacional y Jefe del Cibercomando de EE.UU., el general Paul Nakasone, señaló que las agencias cibernéticas de EE.UU. están colaborando en el esfuerzo y siguen reuniendo y analizando información sobre el origen del virus. Pero insistió en que las agencias de inteligencia están trabajando con socios de la «interagencia y el mundo académico», lo que presumiblemente significa científicos y expertos.

Sobre el estudio de la OMS

La postura oficial del gobierno de EE.UU. nunca ha coincidido con el estudio de la OMS, que fue realizado por 17 expertos de China que trabajaron con 17 expertos internacionales bajo la observación de un panel de la ONU. Estados Unidos se unió a varios otros países desarrollados para plantear su preocupación por el estudio convocado por la OMS y defender el establecimiento de un sistema más abierto para estudiar futuros brotes.

Hay algunos científicos que creen en la teoría del laboratorio. El Dr. Robert Redfield, exdirector de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, que dirigió el centro durante el primer año del brote como miembro de la administración de Trump, dijo en marzo al doctor Sanjay Gupta, de CNN, que su opinión personal, que admitió que no es compartida por todos, es que el virus se originó en un laboratorio.

Teoría del cómic del covid-19

Los científicos que estudian los virus en la práctica se muestran muy escépticos ante esta opinión.

«Así sería en una película o en una especie de thriller o cómic», dijo Robert Garry, de Tulane, a Maggie Fox de CNN después de que Redfield compartiera su opinión. Garry ayudó a escribir un estudio publicado en marzo de 2020 que demostraba que el virus surgió de forma natural.

«La ciencia acabará por descubrirlo», dijo Redfield.

Así es. No serán las agencias de inteligencia de Estados Unidos las que determinen la procedencia del virus. Pero definitivamente hay una sensación en la comunidad de inteligencia de EE.UU. de que China no está tratando de llegar al fondo del asunto.

¿Sabremos alguna vez la verdad? «En China no hay ningún interés en saber la verdad, por lo que es difícil espiarlos y descubrir cuál es», dijo una fuente familiarizada con la inteligencia a Zachary Cohen y Alex Marquardt de CNN en marzo, añadiendo que hay pruebas de que el mercado húmedo de Wuhan puede no haber sido el lugar donde se transmitió el virus por primera vez.

Los funcionarios de China han informado engañosamente sobre el tema. Un diplomático, en marzo de 2020, acusó al gobierno de Estados Unidos de haber enviado de alguna manera el virus a Wuhan.

Públicamente, la administración de Biden, al igual que la administración de Trump que la precedió, ha criticado a China por no ser más abierta sobre el virus cuando se estaba propagando por primera vez en 2019 y 2020.

Finalmente sabremos la verdad

Chuck Todd, de la NBC, preguntó al secretario de Estado, Antony Blinken, si podía garantizar que finalmente entenderemos cómo se originó el virus.

«Creo que tenemos que hacerlo, porque necesitamos hacerlo precisamente para entender completamente lo que sucedió para tener la mejor oportunidad posible de evitar que vuelva a suceder», dijo Blinken.

Libertad frente a salud pública

Vea el video a continuación. El representante republicano Jim Jordan estaba dispuesto a discutir con el Dr. Anthony Fauci sobre las restricciones de Covid, argumentando que los estadounidenses han soportado una abrogación de su libertad y sus derechos.

Dr. Fauci: Mis recomendaciones se basan en la ciencia 1:53

Inusualmente, Fauci pareció molestarse un poco.

«No estamos hablando de libertades. Estamos hablando de una pandemia que ha cobrado la vida de 560.000 estadounidenses«, dijo Fauci.

Jordan lo interrumpió para decir que entiende eso, pero que también es «bastante grave que se cierren negocios, que la gente no pueda ir a la Iglesia, que no pueda reunirse en su propia casa con sus amigos, con su familia, que no pueda ir al funeral de un ser querido, que no pueda dirigirse a su gobierno, que no pueda solicitar a su representante que repare sus agravios. También entiendo que la Primera Enmienda es muy importante y ha pasado un año… quiero saber cuándo recuperarán los estadounidenses esas libertades de la Primera Enmienda».

A partir de ahí, las cosas evolucionaron. Jordan quería un número específico de vacunas para garantizar el fin de las restricciones. Fauci no ofreció exactamente uno, pero dijo que a medida que aumenten las vacunaciones, las infecciones disminuirán.

Progresistas y demócratas difieren en algunas políticas importantes

Los líderes demócratas e incluso los progresistas de más edad se han mostrado en desacuerdo en los últimos días con algunas de las ideas más radicales que se cuecen entre los liberales del Capitolio.

No estamos preparados para no tener más policía. Ahora que Minnesota se enfrenta a la muerte de otro negro abatido por la policía, Daunte Wright, y también al juicio del expolicía Derek Chauvin por el asesinato de George Floyd, la congresista de Michigan Rashida Tlaib argumentó que hay que acabar con todo el concepto de policía y encarcelamiento y militarización.

El senador Bernie Sanders, independiente y líder progresista de Vermont, no quiso acompañarla durante una aparición el miércoles en CNN. Él abogó por una reforma policial inmediata y «muy, muy importante», pero no por el fin de la policía.

Ampliar la Corte Suprema

Los legisladores progresistas de la Cámara de Representantes y el Senado sí están de acuerdo en que la Corte Suprema debe ampliarse para contrarrestar la mayoría conservadora que probablemente dirigirá esa institución en las próximas décadas. Los legisladores presentaron una ley para ampliar el tamaño del tribunal.

La propuesta no tiene casi ninguna posibilidad de ser aprobada por el Senado, por lo que una votación en la Cámara sería simbólica. Aun así, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que no tiene planes de permitir una votación al respecto. Más bien, está esperando a que una comisión apoyada por el presidente Biden estudie la cuestión.

No está listo para retirarse. Muchos demócratas quieren que el juez liberal Stephen Breyer se retire ahora para que un juez nombrado por Biden pueda reemplazarlo. Aquí hay un gran artículo de Joan Biskupic de CNN sobre la historia de presionar a los jueces para que se retiren.

Relacionado con esto: Un nuevo libro sugiere que el entonces líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, negó la petición de Pelosi de que el cuerpo de la jueza Ruth Bader Ginsburg reposara en la Rotonda del Capitolio.

La prueba de Trump. Finalmente, los demócratas no son los únicos con asperezas. Chris Cillizza escribe sobre el precio político que ha pagado la representante Liz Cheney por ser una de las pocas legisladoras republicanas que se desmarcó inequívocamente del expresidente Donald Trump. Sostiene que esto demuestra que ella ha descubierto algo sobre lo tóxico que es Trump para el electorado en general que otros republicanos aparentemente no han entendido.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: