“Estudiamos la metástasis antes de que se vea”


El término metástasis es uno de esos palabros de la oncología que ha pasado al vocabulario colectivo. Prácticamente todo el mundo conoce que se refiere a la extensión de un cáncer hacia el resto del cuerpo. Sin embargo, muchas veces ignoramos todos los misterios que aún guarda este proceso para la ciencia.

Recientemente, un equipo de investigadores del Institut de Recerca Biomèdica de Barcelona (IRB) dirigido por el doctor Eduard Batlle ha resuelto uno de estos misterios al identificar las células tumorales residuales del cáncer de colon ocultas en el hígado y el pulmón que evolucionan para formar la metástasis en estos órganos, tal y como publicaron en un artículo en el prestigioso medio especializado Nature. No sólo eso, sino que han encontrado que cambiar la manera de abordar la enfermedad podría lograr reducir el riesgo de recaídas. 20minutos se ha puesto en contacto con uno de estos autores, el Dr. Adrià Cañellas-Socias, para que explique estos descubrimientos y los horizontes que quedan por desentrañar sobre la metástasis.

La metástasis es como una cascada

“Se saben muchas cosas de la metástasis, y hace diez o quince años que se estudia mucho porque se vio que era la principal causa de muerte en los pacientes”, explica este experto, “pero hay que ver que cuando hablamos de metástasis es un proceso complejo, que cubre muchas etapas”.


“La metástasis empieza desde que en el tumor hay unas células que se desprenden, y después entran en la circulación, tienen que llegar al órgano, empezar a crecer, quedarse en estado de latencia… se llama la cascada metastásica, porque hay muchos pasos, muchas etapas”, continúa.

“Hay mucha investigación y la seguirá habiendo, porque es muy necesario”, sentencia el investigador. “Por ejemplo, se han descubierto muchos genes implicados en todos estos pasos”.

Estudiar lo que no se ve

“Lo especial que tiene nuestro artículo es que, mientras muchas veces la metástasis se estudia una vez ya está formada (porque es más fácil; tenemos muestras, métodos…), lo que hemos hecho es desarrollar métodos para poder estudiar la metástasis cuando no se ve“, afirma.


Cáncer de colon.

Y desarrolla: “Este momento es lo que se llama la latencia. El tiempo desde que llegaron al órgano hasta que las metástasis son detectables. Por ejemplo, en el cáncer de colon, podemos estar hablando de un plazo de entre dos y tres años. En un cáncer de mama, 10 a 15 años”.

“Lo que hemos hecho ha sido recrear un modelo en el que implantamos un tumor primario en los ratones y hacemos cirugía. Entonces, estos ratones tienen una enfermedad residual que con el tiempo va a desarrollar metástasis. Y una cosa que sí que notamos es que cuantas más mutaciones tenga el tumor, más crece una vez que llega a su destino; pero hay otros con menos mutaciones que pueden tardar más tiempo”. 

“Con todo, en el cáncer de colon” añade Cañellas-Socias “cuál es el input o la señal que hace que unas células latentes se conviertan en metástasis no lo sabemos. Se está investigando, y creemos que con modelos como el nuestro se va a animar más gente a hacer este tipo de estudios”.

“Analizando el transcriptoma podemos saber el riesgo que tiene un paciente de desarrollar metástasis tras una cirugía”

Por tanto, el análisis genético (en el que se revelan las mutaciones del tumor) y el epigenético (el que estudia el modo y el grado en el que se expresan los genes) es clave para determinar el riesgo de un determinado tumor y hasta el tipo de tratamientos que pueden resultar más útiles. 

“Analizando el transcriptoma” concuerda este investigador (el transcriptoma hace referencia a las lecturas de los genes que están presentes en una célula, con lo que se trata de un análisis epigenético) “podemos predecir el riesgo que tiene un paciente de desarrollar metástasis después de una cirugía”. 

Cambiar cómo se trata el cáncer

Con todo, parece ser que este riesgo se puede reducir aún más. Cañellas-Socias lo detalla así: “En nuestros modelos experimentales, las inmunoterapias tienen el potencial de prevenir el desarrollo futuro de metástasis si se dan de forma preoperativa, antes de quitar el tumor primario. Esto es sorprendente, porque estos fármacos en cáncer de colon no funcionan una vez que la metástasis ya está formada”.


Medical MRI que representa un tumor en el pulmón.

“Es decir, que la enfermedad residual puede ser eliminada si se ataca en la etapa de latencia, y esto es debido a cambios en el microambiente tumoral” (El microambiente tumoral, acota, es “la barrera protectora que monta el tumor usando células teóricamente sanas a las que corrompen para protegerse del sistema inmunitario”). “Lo que pasa es que, al inicio esta capa protectora no es tan potente y entonces las inmunoterapias son capaces de reactivar el sistema inmunitario”.

“Estos resultados”, aclara, “están en la fase de observar las recaídas en los pacientes. Pero yo creo que en los próximos dos años o así ya lo vamos a saber. Y si funciona, esto podría cambiar cómo se trata el cáncer de colon”.

“Cuando se diagnostique un cáncer de colon, en vez de programar una cirugía para quitar el tumor primario y luego aplicar quimioterapia, lo que haríamos sería dar inmunoterapia de manera preventiva y luego extirpar el tumor primario”, concluye.


Estudian una nueva técnica basada en células madre para fabricar órganos artificiales

Referencias

Cañellas-Socias, A., Cortina, C., Hernando-Momblona, X. et al. Metastatic recurrence in colorectal cancer arises from residual EMP1+ cells. Nature (2022). DOI: https://doi.org/10.1038/s41586-022-05402-9



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock