Expertos desmienten que la vacuna de Moderna contra la Covid-19 contenga luciferina


La vacuna de Moderna contra la Covid-19 no contiene luciferina, aunque tanto esta sustancia como la luciferasa son de uso común en investigación científica, según aseguran expertos en biotecnología y microbiología para desmentir un bulo que circula por redes sociales.

Está circulando por Facebook un contenido en inglés que afirma que la vacuna contra la Covid-19 de Moderna contiene luciferina, que es una sustancia que tienen las luciérnagas y otros organismos que les permite producir luz. “La vacuna de ARNm de Moderna contiene luciferina disuelta con 66,6 ml de solución tampón de fosfato destilada”, afirma el contenido.

Esta verificación ha sido realizada en el marco del proyecto #VacúnaTE que Maldita.es y la agencia de noticias Servimedia desarrollan contra la desinformación sobre las vacunas de la Covid-19 con el apoyo de Google News Initiative.

La luciferina no forma parte de la lista de componentes de la vacuna de Moderna, como se puede comprobar en la ficha técnica publicada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Tampoco se encuentra en el documento de autorización de uso de emergencia (EUA, por sus siglas en inglés) de esta vacuna emitida por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos. El origen del bulo es un tuit (ya borrado) de diciembre de 2020 en el que se decía que la vacuna de Moderna lleva luciferina.

La luciferina es una sustancia que interviene en la bioluminiscencia de insectos como las luciérnagas y otros organismos. Según explica National Geographic, las luciérnagas desprenden luz “gracias al proceso de bioluminiscencia, un fenómeno natural por el cual una sustancia llamada luciferina se oxida con la ayuda de la enzima luciferasa para emitir una luz”.

Lo mismo explica Víctor Jiménez Cid, catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Sociedad Española de Microbiología (SEM): “La luciferasa es una enzima que cataliza una reacción sobre un sustrato, la luciferina. Dicha reacción genera bioluminiscencia y es el secreto de las luciérnagas”.

El uso de la bioluminiscencia en investigación científica es algo habitual. La reacción de la luciferina con la luciferasa produce luz, y esto se utiliza en experimentos como un marcador bioluminiscente que permite a los investigadores hacer de forma más sencilla muchos experimentos.

El origen del bulo es un tuit que incluye dos enlaces: uno dirige a una página de ScienceDirect sobre la luciferina y, el otro, a la información de Google sobre una patente. El tuit adjunta una captura del texto de esta patente en el que aparece la palabra “luciferina”.

El tuit relaciona la vacuna contra la Covid-19 con esta patente porque, según la información de Google Patents, pertenece a la farmacéutica Moderna y fue registrada en 2012. Pero esta no es la patente de la vacuna. Las patentes empleadas para el suero de Moderna contra la Covid-19 , que se pueden consultar, fueron registradas desde el año 2018 hasta el año 2020.

Experimentación

Lo que se estaba patentando en 2012 eran métodos para la “administración terapéutica de ácidos nucleicos modificados” como es el ARN mensajero (o ARNm) modificado, tecnología con la que se han producido las vacuna de Pfizer y Moderna contra la Covid-19.

En las páginas 98 y 99 de la patente es donde se menciona la luciferina. En concreto, en el ejemplo número 18, un experimento en el que se administró ARN mensajero modificado a ratones y en el que se utilizó luciferina y luciferasa. El catedrático de Microbiología Víctor Jiménez Cid explica que el objetivo de este experimento es probar que el método de administración de ARN mensajero modificado que se estaba patentando funciona.

Lo que hacen en este experimento es, por un lado, inyectar al ratón el sustrato (la luciferina) por vía intravenosa. Por otro lado, le administran por varias vías el ARN mensajero modificado, que es el que se encarga de dar las instrucciones a las células para que produzcan la enzima (la luciferasa). Según Jiménez Cid, si aparece luz “en algún sitio del ratón” significa que las células han integrado las instrucciones del ARN mensajero y han producido la luciferasa.

De esta manera, según señala el microbiólogo, el experimento probaba que el método de administración que se estaba patentando funciona y que se podía aplicar para futuros casos en los que se administrara ARN mensajero, como es el caso de la vacuna contra la Covid-19 de Moderna.

Javier Velasco, experto en biotecnología que forma parte de la Asociación Española de Bioempresas (Asebio), explica que la luciferina y lucifersa se utilizan desde hace muchos años en investigación científica para comprobar si un “sistema de transferencia de ácidos nucleicos” como es el ARNm está funcionando o no, entre otros usos. “La patente de Moderna, que describe la base metodológica para la transmisión de ácidos nucleicos y, en concreto el ejemplo 18, lo que muestra es que el método funciona en modelos animales“, aclara Velasco.

Según el experto Javier Velasco, el nivel de luz que se produce en experimentos con animales es “extremadamente pequeño” y sólo puede detectarse con equipos especializados. En este sentido, Manuel Fresno, investigador del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CSIC-UAM) y catedrático de Microbiología, apunta que la luz que se produce dentro del animal se puede monitorizar con un equipo no invasivo. “Este protocolo disminuye enormemente el uso elevado de animales de experimentación porque no hay que sacrificarlos (…) Este método esta entre los exigidos en la UE y EE UU en la ética de la experimentación animal para investigación en nuevas drogas”, señala Fresno.

En cualquier caso, la luciferina no aparece en la lista de componentes de la vacuna de Moderna y todos los expertos consultados señalan que es un bulo. “Aunque la contuviera, poca utilidad ‘conspiranoica’ tendría, porque requeriría de la presencia de la enzima luciferasa y de que nuestro organismo contuviera la información genética para codificar esa enzima y la expresara”, afirma Salvador Bergoñón Fuster, experto en investigación clínica y epidemiológica y profesor en el departamento de Farmacología de la Universidad de Barcelona.

Para denunciar más bulos relacionados con la desinformación de las vacunas contra la Covid-19, Maldita.es dispone de un canal de WhatsApp a través del número +34 644 229 319 para que cualquier persona pueda comprobar automáticamente casos de desinformación que llegan a través del teléfono u otras vías.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: