Extienden periodo para modificar emisiones


La extensión de la crisis económica causada por el nuevo coronavirus también se aprecia en los mercados de capitales. Así como el regulador bancario extendió hasta junio de 2021 la posibilidad de que bancos y clientes llegasen a acuerdos para adecuar las condiciones de los préstamos, el regulador del mercado de capitales, la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV), hizo lo propio con las emisiones de deuda y extendió hasta el próximo 30 de junio el procedimiento para el registro abreviado de las modificaciones de términos y condiciones de las emisiones.

Se trata de la segunda extensión que tiene este mecanismo, que en un primer momento se estableció entre marzo y septiembre y luego fue prolongado hasta el 31 de diciembre.

El superintendente del Mercado de Valores, Julio Javier Justiniani, señaló a este diario que cuando se emitió el acuerdo inicial se pensaba que la afectación iba a ser de unos meses y que la economía se recuperaría de una manera más rápida.

Sin embargo, las nuevas olas del virus han complicado la situación económica, disminuyendo los ingresos de las empresas por un largo periodo de tiempo. “Así, de manera preventiva y con el ánimo de que los emisores puedan seguir cumpliendo a los inversionistas, se hacen las modificaciones pertinentes”.

“Empresas de todas las industrias están viendo una alternativa muy apropiada en ir al mercado de capitales.”

Julio Javier Justiniani, superintendente

Por tanto, los emisores podrán seguir haciendo las solicitudes de modificación de términos y condiciones, y para que se hagan efectivos los cambios tendrán que contar con la autorización de los tenedores y del regulador, que deberá velar porque no haya abusos en este sentido.

Hasta el 17 de diciembre, se habían registrado modificaciones de términos y condiciones de 67 emisiones, y el monto de las series modificadas ascendía a $3,421 millones. Entre las emisiones que tuvieron algún tipo de modificación destacan dos del Aeropuerto Internacional de Tocumen por un total de $1,446.3 millones y dos de la Empresa Nacional de Autopistas por $322.5 millones.

El mayor número de emisiones modificadas corresponde a empresas privadas, particularmente de sectores como inmobiliario, comercio, turismo y financiero, entre otros. Las modificaciones han consistido, principalmente, en la extensión de plazos.

Justiniani dijo que no han percibido abusos en las solicitudes de modificación de términos y condiciones.

“Al final, el emisor sabe que su inversionista, su tenedor de los instrumentos financieros es un elemento importante, y sabe que si abusa, cuando la situación mejore, no va a ser atractivo comprar un instrumento de un emisor que no tenga esta seriedad o que no haya demostrado un comportamiento correcto en esta situación”.

El ejemplo es extrapolable a las medidas de flexibilización que han ofrecido los bancos. Si un cliente con capacidad se acoge a una moratoria sin necesidad, puede que en el futuro vea restringido su acceso al crédito. Por el contrario, si un cliente que ha visto mermado su ingreso hace el esfuerzo de cumplir, será mejor considerado por la entidad financiera en su futura relación de crédito.

2020 estará marcado por las modificaciones de términos y condiciones de las emisiones de deuda, pero también por un registro sin precedentes de nuevas emisiones en el mercado panameño.

Hasta mediados de diciembre, el regulador había registrado emisiones nuevas por un monto total de $6,372 millones, cifra que representa un récord en la historia del mercado local y casi duplica los $3,325 millones registrados en todo el año 2019.

Entre las emisiones registradas este año destacan los $1,400 millones de AES Panamá, los $700 millones de BAC International Bank y el registro de $700 millones de ENA Master Trust.

El registro de emisiones es el paso previo a su salida al mercado y no siempre se emite todo el monto registrado.

Justiniani explicó que en estas cifras de registro de emisiones no se incluyen las modificaciones de términos y condiciones, las emisiones del Gobierno de Panamá ni las de Banco Nacional de Panamá y que el regulador tuvo la capacidad para atender el volumen de solicitudes de registro, con algunas emisiones muy sofisticadas, a pesar de las limitaciones impuestas por la pandemia, con buena parte del personal en teletrabajo.

Por actividades, los emisores se concentran principalmente en los sectores financiero, industria-energía y transporte.

El regulador dijo que empresas de todas las industrias están viendo una alternativa muy apropiada en captar fondos a través del mercado de capitales. El momento de tasas bajas que vive el mercado ha sido propicio para que los emisores refinancien deudas con mejores condiciones.

Uno de los proyectos que tiene el regulador para el próximo año es la denominada “ventanilla virtual”, herramienta que permitirá acelerar los procesos a la hora de hacer una emisión de deuda. El emisor presentará el prospecto de la emisión y en un espacio virtual compartido el regulador y la Bolsa de Valores de Panamá podrán revisarlos y hacer sus observaciones para ser atendidas inmediatamente por el emisor, de manera que el proceso de registro sea más rápido.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: