Fármacos para Covid-19 sin robusta evidencia científica calan en Panamá


Pese a que no existe un respaldo científico robusto que garantice su eficacia contra la enfermedad Covid-19, en Panamá persiste el debate sobre el uso o no de medicamentos como la ivermectina, la hidroxicloroquina, entre otros, lo cual ha generado falsas esperanzas, automedicación, desabastecimiento y una fuerte presión para el personal médico, que debe decidir si los prescribe o no.

La situación quedó plasmada en una carta enviada por un grupo de médicos e investigadores científicos al presidente de la República, Laurentino Cortizo, en la que le plantearon sus inquietudes sobre el manejo terapéutico de los pacientes con Covid-19 en el país.

La misiva surge por la insistencia de incluir como parte del protocolo nacional de manejo de pacientes con Covid-19 medicamentos y terapias que la evidencia científica muestra que no funcionan y que no deben ser indicadas en el tratamiento de los enfermos.

Los 13 profesionales de la salud y la ciencia que firman la nota recomiendan utilizar terapias que coincidan con las recomendaciones que han publicado las principales asociaciones médicas del mundo, y que constantemente son revisadas en función de la nueva evidencia científica.

“En el caso de los pacientes con Covid-19 es muy importante que conozcan los riesgos de efectos cardíacos al usar hidroxicloroquina, especialmente en pacientes que pudiesen tener inflamación cardíaca como parte de su infección por el SARS-CoV-2”, indicaron.

Asimismo, recordaron que la ivermectina es un antiparasitario utilizado para el manejo de parásitos intestinales, y en uso tópico para piojos, larvas migrans y garrapatas. Entre los efectos secundarios descritos en sus insertos y en las notificaciones está que puede producir hepatitis, efectos neurológicos y caídas severas de la presión arterial, dice la nota.

Pero un grupo de médicos internistas e infectólogos propuso en una carta abierta al Gobierno que, antes de volver al cierre total prolongado, iniciar lo más temprano posible, ante la sospecha de Covid-19, sin esperar la toma de hisopado, el tratamiento ambulatorio temprano con hidroxicloroquina, ivermectina y otros fármacos.

Además, ofrecer a la población la profilaxis con la hidroxicloroquina e ivermectina para todas las personas que no puedan mantener el distanciamiento físico mínimo de dos metros por el tipo de trabajo que realizan.

Asimismo, mantener el abastecimiento de los medicamentos mencionados en las bodegas de las farmacias públicas y privadas.

El uso de la hidroxicloroquina fue suspendido en mayo y en julio se retomó bajo el criterio del médico.

En ese momento, el titular de Salud, Luis Francisco Sucre, sostuvo que los médicos tratantes tienen la responsabilidad y capacidad de tomar la decisión para el uso de la hidroxicloroquina o la azitromicina, dependiendo de las características del paciente y su comorbilidades. Agregó que a los pacientes se les debía realizar un electrocardiograma para recibir el tratamiento.

Luego, la hidroxicloroquina pasó a ser parte del kit Protégete Panamá que se entrega a los pacientes con Covid-19 en aislamiento.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: