Forma en que se maneje el diálogo será esencial para que genere acuerdos


El Diálogo Nacional por la Caja de Seguro Social (CSS) entra en una etapa importante para su devenir.

Versión impresa

Luego de escuchar cómo marcha la economía, la realidad de los trabajadores informales y cómo se encuentra el mercado laboral, ahora sus integrantes se enterarán sobre cómo se encuentran los números de la institución.

Denominado por el facilitador Joaquín Villar García como el “plato fuerte”, esta semana autoridades y técnicos de la CSS sustentarán cómo se encuentran las finanzas de la institución, una labor muy difícil si se parte del hecho que, desde hace varios años, se desconoce su situación.

Y es que, a pesar de que hay organizaciones y sectores dentro del diálogo que ya tienen preparadas sus propuestas para los temas por los cuales fue convocado, lo que diga la CSS deberá ser utilizado como base en las deliberaciones que, a partir de la próxima semana, tengan lugar en las cuatro mesas temáticas que serán instaladas.

El diálogo por la CSS fue convocado para mejorar la administración de la institución, incorporar a los trabajadores informales y, sobre todo, darle sostenibilidad al programa de pensiones.

El tema de salud, también fue incluido, a pesar de que no estaba contemplado, ya que se lo iban a dejar el Pacto Bicentenario Cerrando Brechas.

Forma más que contenido

Para Enrique de Obarrio, quien ha estado en muchos diálogos, la forma como se maneje este es importante para generar consensos.’


Para aprobar la metodología se necesitaron 10 semanas, cinco en una subcomisión y el resto en la plenaria.
A punto de comenzar el debate en las comisiones temáticas, todavía los representantes del sector de los trabajadores (Conato y Conusi), no se integran al diálogo.
Tanto Conusi como Conato piden que el diálogo sea suspendido. En el caso de la última agrupación, esta aboga porque la Organización Internacional del Trabajo intervenga para reestructurarlo.
Han pasado cuatro meses desde que el diálogo fue convocado, el pasado 18 de enero.

“Traten de basarse en cosas que nadie pueda refutar”, dijo de Obarrio, a manera de recomendación.

Con base en su experiencia, el integrante del Consejo Consultivo del Pacto Bicentenario mencionó que es importante que las negociaciones sean presenciales, para resolver posiciones que resulten antagónicas.

“Cuando había posiciones divergentes, las partes en conflicto iban a un cuarto aparte y allá se consensuaba y se regresaba al plenario para que se siguiera avanzando.

Para el experto es importante que los integrantes del diálogo de la CSS entiendan que estos mecanismos no son para imponer ideas.

“Primero, tienes que saber escuchar a quien piensa en una forma distinta y luego se llega a la etapa de construcción del consenso”, recomendó.

Credibilidad

Hay varias percepciones sobre lo que la administración de la CSS diga en esta semana sobre el estado de la entidad.

Para el exdirector de la CSS, Juan Jované, son cifras que se basarán en sistemas de información que han presentado fallas, como el que maneja las prestaciones económicas (Sipe), por lo que no servirían para negociar.

Mientras, el representante del Colegio Médico, Julio Osorio, le resta importancia porque, a su consideración, el Gobierno buscará imponer su posición.

Las exposiciones de la CSS serán mañana y el jueves.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock