Fundador de Tesla se convierte en el hombre más rico del mundo


Elon Musk, fundador del fabricante de vehículos eléctricos de alta gama Tesla, se convirtió ayer en el hombre más rico del mundo gracias a la disparada de las acciones de su firma en bolsa, según cálculos de la agencia Bloomberg.

Con la subida de los títulos de Tesla en bolsa, y con la propiedad del 18% de la empresa, el empresario de 49 años que también dirige SpaceX, supera así a Jeff Bezos, el fundador de Amazon, quien era desde 2017 el hombre más rico del mundo, según la agencia que tiene una clasificación de multimillonarios.

La acción de Tesla multiplicó por más de siete su valor en 2020 y seguía subiendo en Wall Street ayer, con lo que la fortuna de este ingeniero de origen sudafricano alcanzó 188,500 millones de dólares poco después de la apertura de la bolsa, 1,500 millones de dólares por encima de lo acumulado por Bezos.

Les siguen Bill Gates, fundador de Microsoft que destina buena parte de su fortuna a su fundación benéfica, el empresario del lujo Bernard Arnault (LVMH) y el número uno de Facebook, Mark Zuckerberg, de 36 años.

El pasado miércoles Tesla superó por primera vez los 700,000 millones de dólares de capitalización bursátil al cierre de la bolsa neoyorquina con un alza de casi 3% de sus acciones a 755,98 dólares.

El jueves el título superó los 800 dólares, con un alza de 6%.

Las ventas del grupo siguen sin embargo muy lejos de las de los fabricantes tradicionales de vehículos: Tesla vendió 499,550 unidades en 2020, lejos de los 11 millones de Volkswagen en 2019.

Pero Tesla se beneficia del optimismo de los inversores por el futuro de los vehículos eléctricos y del hecho de que logró ganar dinero en cinco trimestres consecutivos, lo cual le ayudó a ingresar en el prestigioso índice S&P 500 en diciembre.

El mercado asiático apuesta por autos eléctricos. AFP

El grueso de la riqueza de Musk está constituido por acciones, parte de las cuales sirven de garantía a préstamos para invertir en sus empresas, según Forbes.

El carismático e innovador empresario de Silicon Valley, zona que dejó para instalarse en Texas, un estado con menor carga fiscal, prometió que donará la mitad de su fortuna a obras de caridad, afirmó la revista.

Por el momento está lejos de ese punto. En 2018 explicó en Twitter que hará “grandes donaciones en 20 años cuando Tesla esté estabilizada”.

Al ingresar al S&P 500, la acción de Tesla fue incluida de forma sistemática en fondos que cotizan en bolsa o ETF, que siguen las fluctuaciones de índices, lo cual impulsó aún más el título de la empresa.

Tesla fue uno de los pocos fabricantes que logró beneficios en 2020, cuando la pandemia llevó al cierre temporal de concesionarias en Estados Unidos.

Sus entregas subieron 36% en el mundo el año pasado, mientras GM tuvo una caída de ventas de 11.8% en Estados Unidos.

La empresa continúa funcionando casi como una start-up, según analistas que destacan que no debe gestionar sindicatos ni múltiples sitios de producción.

Gracias a su nueva oficina en Shanghai, Tesla está bien implantado en China, un país que podría, según la consultora Deloitte, representar 49% del mercado de vehículos eléctricos en 2030.

Elon Musk continúa haciendo promesas. Tesla se comprometió a proponer un vehículo eléctrico a un precio de 25,000 dólares en tres años y a producir 20 millones de vehículos en 2030.

Actualmente se necesitan como mínimo 37,990 dólares para comprar un Tesla en Estados Unidos.



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: