Gobierno de México acusa a Carolina Herrera de apropiación cultural


La diseñadora venezolana, Carolina Herrera, y su director creativo, Wes Gordon, presentaron la nueva colección Resort 2020. Se trata de diseños muy coloridos, femeninos y con aires de los años sesenta, inspirada en América Latina y sus pueblos.

La  nueva colección de Herrera está considerada como “una de sus más bonitas”, informa la revista Vogue México, pero ha causado molestias al gobierno de ese país.

La secretaria de Cultura de México, Alejandra Frausto, envió una carta a la marca donde solicita fundamentos y una “explicación pública” por haber utilizado patrones propios de comunidades indígenas en estos nuevos diseños. También pide a Herrera y Gordon información sobre el beneficio que recibirán dichas comunidades a partir de esta colección.

Frausto considera que la apropiación cultural  en las prendas diseñadas para Resort 2020 es un tema de debate mundial sobre los derechos culturales de los indígenas. “Se trata de un principio de consideración ética que… nos obliga a hacer un llamado de atención y poner en la mesa un tema impostergable…: promover la inclusión y hacer visibles a los invisibles”, indica en una carta que el diario El País de España publicó.

La secretaria de Cultura menciona el caso de un largo vestido blanco con bordados animales de colores brillantes que se entrelazan con flores y ramas. “El bordado proviene de la comunidad de Tenango de Doria (Hidalgo); en estos bordados se encuentra la historia misma de la comunidad y cada elemento tiene un significado personal, familiar y comunitario”, dice en el texto.

Lo mismo sucede con otras prendas que hacen referencia a la región del istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, y un par de vestidos con sarape de Saltillo, típico de Coahuila.

No es la primera vez que México reclama a la industria de la moda por la apropiación cultural en sus colecciones. La diseñadora francesa Isabel Marant y la cadena de tiendas Zara han recibido fuertes críticas y acusaciones de plagio anteriormente.

La bancada del partido oficialista en el Senado de México presentó en el mes de noviembre un proyecto de ley para salvaguardar los conocimientos, cultura e identidad de las poblaciones indígenas y afromexicanos. De esta forma, se prohíbe a los diseñadores utilizar libremente referencias de los pueblos en sus colecciones.

Susana Harp, presidente de la Comisión de Cultura y autora de la norma, dijo a El País que la intención, una vez aprobada la ley, es que los diseñadores se acerquen a las comunidades y “pidan permiso”. A partir de allí, estas sociedades podrán firmar convenios con las marcas para trabajar en conjunto y probablemente recibir parte de los ingresos que se obtengan de las ventas. 



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook