Gobierno no realizará más las ferias masivas de crisoles de razas


El primer encuentro de una serie de “reuniones periódicas” que sostendrán las entidades rectoras de la política migratoria del país tuvo lugar ayer, cuando se anunció que este Gobierno no realizará más las ferias masivas de regularización de estatus legal para extranjeros en Panamá, programas que fueron conocidos con los nombres de “Crisol de Razas” o “control migratorio”.

La reunión interinstitucional se dio entre el ministro de Seguridad Pública (Minseg), Rolando Mirones; la titular del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), Doris Zapata; y la directora del Servicio Nacional de Migración, Samira Gozaine.

Gozaine fue quien confirmó que a través de estos programas especiales, unos 300 mil extranjeros lograron regularizar su estatus, pero que la visión del nuevo Gobierno es promover una política migratoria cónsona con la realidad y en beneficio del país.

“Ya comunicamos que estamos trabajando en la derogación del programa Crisol de Razas, estamos trabajando en la derogación de los decretos que constituyeron esa categoría especial. Lamentablemente era una categoría que permitía que todas las personas que estuviesen en el territorio, que fuesen ilegales, pudiesen registrarse, regularse, sin aplicarles ninguna categoría existente”, recordó.

A juicio de la directora de Migración, esto propició que aumentara en el país la “mano de obra barata” con la cual se tiene que lidiar. “Sin embargo, ya el presidente Cortizo y el ministro Mirones han determinado que ahora nosotros queremos controlar quiénes entran a nuestro país”, expresó.

Sobre el perfil prioritario de migrantes, Samira Gozaine indicó: “Queremos a inversionistas, a personas que vengan a mover nuestra economía, que vengan a aportar a nuestra economía”.

También opinó que “ya nosotros cumplimos nuestra parte solidaria”, en referencia a la flexibilización de los parámetros de ingreso que se ha dado en países de la región, en medio de la crisis humanitaria que ha empujado una ola de migrantes, sobre todo de países como Venezuela, Cuba o Nicaragua.

Sin presión de tiempo

Por su parte, el ministro de Seguridad, Rolando Mirones, indicó que los procesos de modificación y derogación de decretos ejecutivos avanzarán y se culminarán sin presiones de tiempo.

No obstante, anunció que también se accionará en paralelo, pues hay situaciones que deben corregirse al momento.

“Nosotros estamos trabajando en el desarrollo de una política migratoria, pero mientras trabajamos, hay una realidad afuera que tenemos que enfrentar día a día”.

En este sentido, reiteró que sí se darán modificaciones a decretos, sobre todo a algunos que se firmaron en la parte final del gobierno del expresidente Juan Carlos Varela.

También dejó un mensaje a los extranjeros: “Les reconocemos el derecho humano a todos, pero avanzamos con las adecuaciones de nuestra visión”.



  • MÁS INFORMACIÓN

    SiteLock