Gobierno requiere $5,971 millones en préstamos en 2021


Las necesidades del Gobierno Central para financiar el presupuesto de 2021 son de $5,971.3 millones.

De esa cantidad, $1,822 millones se destinarán al pago de amortizaciones de deuda y el resto, $4,149.3 millones, para balancear el déficit del flujo de caja que se generará tanto en las operaciones del Gobierno como en las inversiones.

El ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander, compartió en una conversación con La Prensa el flujo de caja esperado tanto en operaciones como en inversiones y financiamiento.

En el primer caso, el Gobierno calcula que recibirá $7,488.9 millones en ingresos corrientes, que se nutren principalmente de los impuestos que pagan los ciudadanos y las empresas, y de aportes de entidades estatales, entre las que destaca el Canal de Panamá.

Esa cifra no será suficiente para cubrir los gastos operativos del Gobierno, donde la planilla estatal tiene un peso importante. En concreto, los gastos operativos del Gobierno Central sumarán $8,832.4 millones.

Héctor Alexander, ministro de Economía y Finanzas.R. González

La diferencia entre los ingresos y los gastos corrientes genera un faltante de $1,343.5 millones. Esos recursos tendrán que ser captados a través de deuda, como emisiones de bonos o contrataciones de préstamos con entidades multilaterales.

Haciendo la analogía con un hogar, es como si una familia tiene que pedir prestado para pagar gastos fijos como la luz, el agua o la escuela de los niños.

El propio ministro Alexander reconoce que esta ecuación no es sostenible y lo plantea como algo transitorio para 2020 y 2021, “dos años terribles que no se pueden repetir”.

Si el Gobierno tiene que endeudarse para pagar las operaciones, también lo tendrá que hacer para obtener los recursos destinados a inversión. En ese caso, el flujo arroja un balance negativo de $2,805 millones.

Al respecto, Alexander dijo que habitualmente “hay que pedir prestado para pagar inversiones. Lo que se quiere es que esos recursos se usen bien, de forma productiva y de acuerdo a la Ley de Responsabilidad Social Fiscal”.

Sumados los componentes de gastos e inversiones, el flujo de caja generado en financiamiento para cubrir el balance del año será de $4,149.3 millones.

Alexander insistió en la importancia de que en el futuro, el balance de gasto corriente e ingreso corriente genere un ahorro, porque de esa forma se podrán destinar más fondos a la inversión, que finalmente es la que dinamiza el crecimiento y permite resolver las necesidades básicas de la población.

Gobierno requiere $5,971 millones en préstamos en 2021

Ese es un reto que el ministro reconoce que tiene su administración.

En la parte de los ingresos, señaló que se trabaja en temas como la eficiencia de la administración tributaria, con herramientas que mejoren la fiscalización como la factura electrónica.

Consultado sobre una eventual reforma fiscal, dijo que “la estructura tributaria es un tema”, y señaló que en su comparecencia en la Asamblea Nacional del pasado lunes 8 de febrero, se refirió a la tributación de la economía digital.

Para mejorar el flujo de caja del Gobierno será clave también la recuperación de la economía y esto dependerá en gran medida de la llegada y distribución de las vacunas contra el nuevo coronavirus.

“El efecto vacuna va a crear un ambiente de reactivación económica”, señaló el ministro, que destacó que también incidirá en la recuperación de la economía global, lo que repercutirá en el desempeño de sectores como el comercio exterior y el turismo, especialmente afectado por la pandemia.

Alexander planteó que se hizo una estrategia para apuntalar recursos al sistema bancario, que ayudarán a fortalecer las condiciones que la economía necesita.

Aunque no brindó detalles, también dijo que se está trabajando en un programa de garantías para el sector turismo, una suerte de riesgo compartido entre el Gobierno y los bancos.

Como parte de la deuda contratada en 2020 figuran algunos de esos programas a los que hizo referencia el ministro. Se trata, en concreto, de $625 millones que corresponden a facilidades contratadas con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano de Desarrollo.

En total, en 2020, el Gobierno recibió desembolsos de préstamos y emisiones por $8,650 millones. Entre esas operaciones destacan los $4,750 millones captados en los mercados de deuda internacionales.

No obstante, también se pagaron compromisos de deuda, lo que incide a la baja en el saldo de la deuda.

En concreto, las amortizaciones sumaron $2,765.4 millones.

El resultado fue un saldo de la deuda de $36,959.9 millones, incluyendo unos $1,000 millones de prefinanciamiento para el ejercicio 2021, año en que la deuda del país seguirá creciendo, en parte para hacer frente a los gastos operativos.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook