Grupo LGTBI de Panamá lucha contra homofobia a pesar del odio y persecución


El surgimiento del discurso de odio de grupos tradicionalistas y la persecución activa de aquellos que promueven y protegen los derechos del colectivo LGBTI panameño, hace que la lucha contra la homofobia se encuentre en peligro, alertaron este viernes varios especialistas en el tema.

Sin datos que precisen el número de esta minoría en el país, las acciones que se hacen a favor de ellos resultan incómodas para ciertos sectores, por lo que el avance en materia de reconocimientos legales será lento, indicó a Acan-Efe el líder de la Asociación Hombres y Mujeres Nuevos de Panamá, Ricardo Beteta.

“Han pasado décadas y no hay mayor avance, por el contrario hay un surgimiento del discurso de odio y discriminación por corrientes políticas y religiosas; ya hemos solicitado al Gobierno una postura clara acerca del rechazo, orientación sexual y diversidad de genero, pero no han querido tocar el asunto a profundidad”, puntualizó.

Como evidencia, desde 2016 en la Asamblea Nacional (AN-Parlamento) reposa un anteproyecto de ley que dicta medidas para prevenir la discriminación por orientación sexual e identidad de género.

Beteta, que ha sufrido el rechazo a nivel familiar, escolar, laboral e incluso ha sido agredido en diferentes ocasiones por su activismo, declaró que levantar su voz y promover acciones por el colectivo es de alto riesgo.

“He sido detenido por la Policía Nacional solo por repartir condones y ejercer mi derecho a la protesta, aquí -en Panamá- es un peligro ser activista”, lamentó el líder en el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia.

A esto, el portavoz informó de que según las cifras sobre prevalencia del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), a las que tienen acceso a través del Ministerio de Salud de Panamá, son alarmantes para el grupo de hombres homosexuales, que se sitúa entre un 17 % y 18 %, eso quiere decir que 1 de cada 4 es portador del virus.

“Hemos llegado a esta situación por el tema de la homofobia, y las autoridades pretenden invisibilizarnos para no atender nuestras necesidades”, advirtió.

Sostiene que los LGTBI son una población vulnerable que requiere de líderes y organismos dispuestos a hablar sobre sus derechos, pero no cuentan con ello; por eso ven como un aliado a la Defensoría del Pueblo.

Entre tanto el sociólogo Gilberto Toro expresó en declaraciones a Acan-Efe que a pesar de que se hable de derecho y apertura, existe una solapada y abierta manifestación de rechazo hacia la preferencia sexual, específicamente a la homosexualidad.

“Como sociedad panameña estamos muy lejos entender y aceptar las preferencias sexuales en todas sus versiones”, señaló.

Mencionó que esto se debe a dos posiciones: el mal concepto de la palabra “genero”, tildada de “prohibida”; y segundo que todo lo que tenga la etiqueta de homosexualidad atenta contra el derecho al matrimonio familia o pareja.

Toro consideró que el colectivo no ha sido capaz de construir un mensaje fuerte de respeto sobre sus derechos por una aparente ruptura dentro del grupo, por lo que las asociaciones moralistas, religiosas, de derecha, entre otras, se aprovechan para alegar que estos atentan contra la figura de la familia.

En 2017, un ciudadano panameño interpuso ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) un recurso de inconstitucionalidad contra el articulo 26 del Código de la Familia, que establece que “el matrimonio es la unión voluntariamente concertada entre un hombre y una mujer”.

Aseveró que en la nación pasarán décadas para que se avance en leyes a favor de los LGTBI, pero que sin duda el movimiento contra la homofobia no pedirá permiso para asentarse.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook