¿Hasta cuándo va a subir? ¿Es el momento de invertir o se hundirá como hace tres años?


Si se vitoreaba que el Bitcoin hubiera superado la barrera de los 20.000 dólares, alcanzando su precio máximo histórico, ahora todas las miradas se mantienen atentas a su crecimiento, que parece imparable: ha llegado a rozar los 24.000 dólares y ahora ronda los 23.100 dólares, según datos de investing.com.

El concepto clave, en el que está de acuerdo la mayoría de los expertos, es que el Bitcoin es como el oro, un bien escaso y, sobre todo, limitado. Esto implica que varios factores afecten a su crecimiento.

En primer lugar, lo más evidente es que cuando algo es escaso y su demanda crece, el precio sube.

Tienda de BitBase en Ibiza.

Asimismo, en los momentos de crisis, este tipo de valor también aumenta. “La situación sanitaria, las elecciones de Estados Unidos… estamos viviendo tiempos convulsos que azotan al valor de las cosas, la gente no confía en el papel porque hay inflación y buscan depositar su riqueza en otro tipo de activos que parecen más estables”, expone David Riudor, CEO de Goin.

“Tal vez en España sea más difícil de ver, porque aquí apenas hay inflación, pero esto es una moneda mundial y personas de países como Venezuela o Botsuana, donde cada día su dinero vale la mitad, ven en el Bitcoin una manera de protegerse”, afirma Ruidor, joven emprendedor reconocido a nivel internacional y en la lista 30 under 30 de Forbes.

El avance de la tecnología y del conocimiento tecnológico de la población también juega un papel fundamental: “Algo que era súper incipiente y que solo despertaba interés entre los llamados ‘early adopters’ se ha convertido en un bien conocido por todo el mundo y del que todo el mundo quiere su parte”, añade el CEO de Goin.

En pocas palabras, a los ojos de la población el Bitcoin es una buena apuesta porque se trata de un bien que, en principio, tenderá siempre a revalorizarse por su escasez y el número limitado que existe de esta moneda virtual.

PayPal permitirá operar con bitcoin, ethereum, bitcoin cash y litecoin

Otro término, muy relacionado con nuestra manera actual de entender el mundo, que afecta al crecimiento del Bitcoin es el ‘FOMO’, acrónimo de la expresión inglesa fear of missing out -lo que significa ‘tener miedo a perder una oportunidad. “Cuando la gente ve que empieza a subir, aún compran más”, subraya Ruidor.

A todo esto hay que añadir que, una vez rotas las “barreras psicológicas”, es decir, su valor de 15.000 o 20.000 dólares, la confianza en el Bitcoin se ha terminado de disparar.

Esto ha llegado para quedarse. Si bien nadie puede asegurar un precio, lo que sí que va a ocurrir es que la moneda se va a estabilizar”, explica Ruidor. En su opinión es muy probable, vaticina, que veamos próximamente una caída, “una corrección del precio” en palabras del experto. Pero está convencido de que después el Bitcoin acabará estabilizándose en 20.000 dólares o incluso seguirá subiendo un poco más.

Un repaso rápido a sus últimos movimientos

Las criptomonedas son instrumentos al portador como efectivo o cierto tipo de bonos

La criptomoneda superó ayer, por primera vez, la frontera de los 20.000 dólares y cerró por encima de los 21.200 dólares.

El pasado 1 de diciembre, el Bitcoin se había acercado a los 20.000 dólares, al llegar a 19.914 dólares, pero perdió fuelle ese mismo día y cerró en 19.055 dólares.

Posteriormente, la criptomoneda llegó a caer por debajo de los 18.000 dólares entre el 9 y el 11 de diciembre.

Sin embargo, desde los 17.589 dólares que marcó el día 11, el Bitcoin ha ido remontando hasta superar hoy los 23.000 dólares.

La criptomoneda inició el ejercicio 2020 en torno a los 7.200 dólares, pero llegó a caer hasta los 3.914 dólares en marzo, tras el estallido de la crisis sanitaria en Europa. 

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: