¿Hicieron los nazis algún aporte a la medicina?


En su excusa por “limpiar” a la sociedad alemana de las personas que representaban una amenaza bilógica a la salud, los médicos nazis llevaron a cabo una serie de experimentos científicos. Muchos de estos experimentos eran realizados en prisioneros de guerra y civiles de los países ocupados por la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de la falta de consentimiento y de las condiciones inhumanas en la que se ejecutaron, sus resultados dejaron algunos aportes a la medicina.

Experimentos médicos y científicos nazis en el Tercer Reich

Los experimentos médicos de los nazis practicados a prisioneros de campos de concentraciones en el Tercer Reich eran dolorosos y, con frecuencia, mortales. Estos se enfocaron en tres aspectos específicos: la sobrevivencia de militar, las pruebas de nuevos tratamientos y fármacos y la higiene racial.

Para facilitar la supervivencia del personal militar, por ejemplo, los médicos de la Fuerza Aérea y de la Institución Experimental para la Aviación Alemana sometieron a los prisioneros a una altitud elevada para determinar la altitud máxima desde la cual la tripulación militar podía lanzarse con seguridad usando un paracaídas. También los sometieron a bajas temperaturas para hallar el tratamiento más efectivo contra la hipotermia.

Otro de los experimentos que efectuaron los científicos nazis fue la prueba de distintos métodos para potabilizar el agua de mar, muchos de los cuales eran probados en los prisioneros de los campos de concentración.

Aportes de los experimentos médicos nazis a la medicina

Gran parte de los experimentos médicos nazis estaban orientados al desarrollo de fármacos y tratamientos para las lesiones y enfermedades a las que se encontraban expuestos los militares alemanes en el campo de batalla. Pero también se enfocaron al desarrollo de compuestos de inmunizaciones para la prevención y tratamientos de enfermedades contagiosas.

Uno de los aportes médicos producto de estos experimentos fue, de hecho, la cloroquina antipalúdica, la metadona y las metanfetaminas. También lo fueron las investigaciones médicas sobre la hipotermia, la hipoxia, la deshidratación y otras enfermedades más.

Los médicos del campo de Ravensbrück, también aportaron información importante sobre la eficacia de los fármacos recién desarrollados a base de sulfas (sulfanilamida). Asimismo, dieron a conocer datos claves sobre los experimentos con injertos óseos que hicieron.

Actualmente, las contribuciones de los nazis a la medicina son un tema controversial entre la comunidad científica. Sobre todo, porque fueron obtenidos a través de pruebas inhumanas, haciendo uso de la tortura y sin tomar en consideración la mínima ética científica.

En la Alemania nazi de los años 1933 y 1945, se desarrollaron algunos avances científicos, entre ellos, información relevante en el campo de la medicina. A pesar de los horrores y atrocidades crueles que se cometieron contra la humanidad en general.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook