Hoy por hoy | La Prensa Panamá


El nombramiento de médicos, enfermeras y personal de salud del extranjero en este momento refleja que el virus nos está ganando la batalla en Panamá. Nuestros médicos, especialistas, técnicos, etc., están fatigados y estresados y la ayuda, aunque sea extranjera, servirá para darles un respiro en momentos de gran agonía. Dentro de las filas del personal de salud ha habido bajas, y ya sea de afuera o de adentro, necesitaban ayuda. Despreciarla es un acto de inhumanidad, no solo con ellos, sino con los enfermos hospitalizados, que necesitan de toda la ayuda que puedan recibir. Hoy, cuando todo indica que el número de contagios subirá en los próximos días, es necesario contar con personal que pueda hacer frente a esta grave situación. Mientras tanto, estas circunstancias deberían servir para meditar sobre el futuro de nuestra educación, cada vez es más pobre, con muchas deserciones y una calidad deplorable. Sin una educación de calidad, estar preparados para estas calamidades nunca será posible y seguiremos dependiendo más y más –aunque reneguemos de ello– de profesionales extranjeros. Las cifras de contagios y muertes demuestran claramente el colapso de un sistema que requiere oxigenación.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: