Ikea y la reina de Suecia están diseñando hogares para personas con demencia


(CNN) — A medida que la población de Suecia envejece, el país enfrenta un desafío: ¿cómo puede mantener el apoyo a sus ciudadanos sin tener que pagar “un ojo de la cara”?

El gigante de los muebles Ikea tiene una idea.

La compañía está lanzando un nuevo estilo de hogar para pacientes con demencia a través de BoKlok, una empresa conjunta con la constructora sueca Skanska que hace viviendas sostenibles y asequibles.

Durante las últimas tres décadas, el grupo ha construido más de 11.000 hogares modulares en Suecia, Finlandia y Noruega utilizando el modelo Ikea: disminuir los costos produciendo grandes cantidades de piezas fuera del sitio. Los clientes de bajos ingresos solo pagan lo que pueden pagar.

Ikea

Ahora, con algunas modificaciones, la compañía cree que puede ayudar a las personas que luchan con la pérdida de memoria a vivir en sus hogares, ahorrando al Gobierno dinero que de otro modo gastaría en atención. Se construyeron las primeras casas personalizadas a las afueras de Estocolmo.

Los ajustes de diseño incluyen sacar los espejos de los baños y poner electrodomésticos de cocina con perillas anticuadas, en lugar de controles digitales.

Los desarrollos también enfatizan pasar tiempo al aire libre e incluirán jardines “terapéuticos” y casas club para socializar. Eso podría hacer que sea más atractivo para un compañero mudarse allí también.

“Para cuidar a las personas mayores, ese costo está explotando”, dijo a CNN Business el presidente ejecutivo de BoKlok, Jonas Spangenberg. “Es mucho más barato para la sociedad y el público darles servicio en casa”.

“Un problema creciente”

Desde Japón a Estados Unidos, países de todo el mundo están lidiando con los efectos del envejecimiento de la población.

Suecia no es la excepción. Para 2040, casi uno de cada cuatro suecos tendrá 65 años o más, en parte debido al “baby boom” que siguió a la Segunda Guerra Mundial.

En un país como Suecia, donde la esperanza de vida es muy alta y la mayor parte de la atención a las personas mayores es financiada por el Gobierno, eso significa una tensión en el gasto y los recursos. Una de las preocupaciones es el suministro de alojamientos asequibles pero cómodos.

“Vemos un problema creciente… que [las personas] terminan en instituciones donde no quieren terminar”, dijo Spangenberg.

Continuó: “Si podemos descifrar el código donde puedes seguir viviendo en una casa o un departamento que sea más adecuado para ti, incluso con varios síndromes, creemos que podríamos hacer algo… bueno para la sociedad”.

Esa es la idea que impulsa el proyecto SilviaBo de la compañía. La reina Silvia de Suecia (de donde salió el nombre del proyecto), cuya madre sufría de Alzheimer, fue socia desde el principio.

Antes de morir en 2018, el fundador de Ikea, Ingvar Kamprad, hizo una gran donación al proyecto a través de la fundación de la reina, que brinda capacitación sobre el cuidado de la demencia. La reina es miembro del consejo de dirección y también ha participado en el proceso de diseño.

El modelo Ikea

BoKlok se encuentra en las primeras etapas del lanzamiento de SilviaBo en Suecia, su primer mercado, y está comenzando a hablar con los gobiernos locales sobre la tierra y la zonificación. Spangenberg dijo que espera progreso en el próximo año.

Hasta ahora, la compañía ha construido un pequeño piloto con seis apartamentos a las afueras de Estocolmo. Los residentes aún no se han mudado debido a una disputa de permisos en curso con los vecinos, pero la compañía mantiene una resolución legal “en camino”.

El enfoque de BoKlok para la vivienda asequible tiene sus raíces en la forma de pensar de Ikea.

“BoKlok fue diseñado a la manera de IKEA: grandes volúmenes, precios bajos”, según una publicación del blog de Skanska de 2011. “La producción industrializada y los grandes volúmenes, en otras palabras, la repetición, reducen los precios y ahorran tiempo en la planificación”.

La empresa también controla toda su cadena de suministro, incluida la adquisición de terrenos, la producción en fábrica, la construcción en el sitio, las ventas y la comercialización. Esto ayuda a reducir los costos.

Las casas SilviaBo tienen algunas diferencias clave con respecto a las construcciones tradicionales de BoKlok, aunque las casas operarán bajo el modelo de pago “Left to Live” de BoKlok, donde a los residentes se les cobra solo lo que pueden pagar después de impuestos y gastos de subsistencia.

“Sigue siendo el mismo diseño de piso, pero debe comprender cómo reaccionan las personas con demencia en ciertas situaciones”, dijo Spangenberg.

Por ejemplo, no hay espejos o pisos de color oscuro en el baño, lo que podría asustar o confundir a los residentes.

SilviaBo también planea ofrecer una versión de su hogar para personas de alrededor de 65 años y recién jubiladas, con pequeños ajustes y la opción de agregar fácilmente ciertas funciones de accesibilidad.

El lanzamiento, según Spangenberg: “Toma esa decisión inteligente ahora, antes de que sea demasiado tarde”.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock