José Toro Hardy: Pdvsa podría recuperarse con ocho años de inversión | En la Agenda


Foto: José Félix Lara

Ivonne Ayala Perdomo

José Toro Hardy, economista y reputado experto en el área de los hidrocarburos, integra junto a otros 80 entendidos en petróleo e industrias básicas y estratégicas el equipo que se encarga de analizar los lineamientos para reflotar la industria en el Plan País.

Desde este escenario, y en pleno conocimiento de los más graves problemas que afectan a la que sigue siendo la más importante industria del país, estima que se requiere de una muy significativa inversión de capital privado para rescatar el sector que, está sumido “en un desastre de grandes proporciones”

¿A cuánto ascienden las inversiones que se necesitan para que la industria petrolera nacional vuelva a ser productiva?
Cálculos muy serios han determinado que entre inversiones y gastos se requieren de 25 a 30 mil millones de dólares cada año por ocho años, de este modo se recuperaría el nivel de producción de hace 20 años, cuando esta era de 3 millones 500 mil barriles de petróleo al día. Estamos viviendo un desastre de grandes proporciones en los actuales momentos. Solo rescatando la industria podremos salir adelante.

El ingreso petrolero es vital, representa el 96% de todos los dólares que entran al país, de este el 70% provenía de los negocios con los Estados Unidos. Este ingreso es el resultado, principalmente, de dos variables: cuánto petróleo se produce y a qué precio se vende. Pretender equilibrar el gasto público con base en precios resulta imposible, porque se requeriría que estos fuesen cercanos a los 250 dólares por barril. Pretender equilibrarlo sobre la base de producción es una tarea que tomaría muchos años. En un escenario de crecimiento acelerado le tomaría a Venezuela unos 5 años en alcanzar una producción de 2,5 millones de barriles por día. Para ello habría que reactivar unos 7.470 pozos cerrados (categoría 2), perforar 3.803 pozos nuevos, realizar 2.700 trabajos de reacondicionamiento, inyectar vapor a 5.209 pozos y aumentar de 27 actuales a 104 el número de taladros operativos.

Proyectando esas cifras, nos tomaría 9 años alcanzar nuevamente la producción de 3,5 millones de b/d que teníamos en 1998. Casi una década recuperar el nivel de producción que teníamos 20 años atrás. Eso nos habla del nivel de destrucción masiva a la que ha sido sometida nuestra industria petrolera.

Parece que no hay musculatura financiera.

Precisamente, el hecho es que el Estado venezolano no cuenta con los recursos para afrontar esta tarea titánica. Si los tuviese, su prioridad debería ser la atención de la crisis humanitaria y un enorme esfuerzo para enfrentar los problemas de la educación, la salud, la seguridad y la justicia que atormentan al venezolano de a pie Por tanto le corresponderá al sector privado, nacional y extranjero, un papel vital en la recuperación de nuestra industria petrolera. Tanto más cuanto que la vida útil del petróleo como agente energético se está acortando. Los principales pronosticadores a escala mundial calculan que la participación del petróleo en la matriz energética disminuirá sensiblemente. Es importante señalar que la Agencia Internacional de la Energía advierte que la demanda mundial de petróleo seguirá creciendo por unas dos décadas más, pero que a partir de 2040 cederá progresivamente ante otros agentes energéticos menos contaminantes. Tenemos, pues, una “ventana de oportunidades” que nos obliga a actuar de inmediato a riesgo de que nuestras reservas de hidrocarburos se queden para siempre en el subsuelo. 

Visto que ni el precio ni el volumen pueden resolver el problema del ingreso petrolero, a corto plazo, la variable que más puede incidir en la recuperación de la economía es el efecto multiplicador de las enormes inversiones que se requieren no solo en petróleo, sino también en los demás sectores de la economía.

Todos los países que disponen de petróleo están también al tanto del tema de la “ventana de oportunidades”. Todos están tratando de atraer inversiones. Sin sacrificar soberanía, tenemos que aplicar una política petrolera que nos permita ser competitivos. Ese es uno de los objetivos del Plan País en materia petrolera.

¿Cuáles son las condiciones para impulsar de nuevo el interés de las transnacionales?
Para atraer el capital privado que se necesita hará falta una apertura petrolera mucho más audaz que la anterior (programa diseñado durante la segunda presidencia de Carlos Andrés Pérez, años 90) La actual Ley de Hidrocarburos contempla que las empresas que participen en el sector petrolero deben aportar 50% en Impuesto Sobre la Renta y 30% en regalías. Así no se puede atraer nuevos inversionistas, es poco atractivo. Todos los países que disponen de petróleo saben del tema de la “ventana de oportunidades”. Todos están tratando de atraer inversiones. Sin sacrificar soberanía, tenemos que aplicar una política petrolera que nos permita ser competitivos.

Ese es uno de los objetivos del Plan País en materia petrolera.Tenemos que ser competitivos con los demás países que también están buscando la participación de nuevos y más capitales en su industria petrolera, están ofreciendo condiciones mucho mejores.

También es indispensable presentar todo un escenario confiable, transparente y sólido que aleje las dudas de las empresas interesadas. Ello implica que todo contrato se haga a través de un claro proceso de licitación. La asignación de contratos a dedo debe ser eliminada. Es importante enfatizar que no nos planteamos exclusiones, todo el que tenga capacidad técnica puede participar. Todo contrato suscrito legalmente será respetado, se requiere sumar. Lo primero que se debe entender es que sin un cambio político no hay posibilidad de que se introduzcan las medidas necesarias. Tenemos que pasar de una economía de controles a una economía de incentivos.

Lo único que va a recuperar la economía venezolana es la inversión masiva en todos los sectores, cuando se habla del efecto multiplicador de la inversión es porque si se inyectan recursos a la industria petrolera, se activa la industria de la construcción, si esto ocurre se impulsa el comercio y por ende los servicios.

¿Es muy remota la posibilidad de que si llegan a producirse los cambios que se requieren, la recuperación de la industria ocurra antes de lo previsto?
Todo depende del calibre de las inversiones que se puedan lograr y de la calidad del apalancamiento financiero. En este momento se están preparando las condiciones hasta en lo más mínimo. Se han producido contactos importantes a nivel diplomático. Conversado con representantes de Rusia y China sobre contratos, y hay algunas cosas que están muy claras. Hay dos temas que atender, las inversiones y nuevas tecnologías. Tenemos una tecnología caduca que debe ser modernizada, eso también hay que atenderlo.

Hay preocupación debido al alcance del mega apagón que oscureció todo el país por cinco días seguidos en la industria petrolera ¿cuál es la información que usted maneja?
La perspectiva es desastrosa, ya se están ventilando cifras que ubican la caída de la producción petrolera en estos días en alrededor de 460.000 barriles por día, si consideramos que según las fuentes terciarias de la Opep, esta es información de las seis empresas más grandes y sólidas del mundo en el mercado de los hidrocarburos, la producción nacional se ubicó en 1 millón 08 barriles diarios al cierre de febrero, es decir, antes del apagón, entonces el bombeo en los días oscuros de marzo se desplomó a 540 mil barriles por día. Si esto se suma a que la empresa McQuilling Partners Inc., con sede en EEUU, que proporcionó a Pdvsa cuatro buques tanqueros contratados, se unió al operador alemán de buques Bernhard Schulte Shipmanagement (BSM) en el retiro de la prestación de servicios de envío de petróleo a la petrolera, recordemos que esta empresa opera una flota de 15 buques de Pdvsa y llevaba casi 25 años trabajando en Venezuela; que la refinadora de petróleo extrapesado de la India, Reliance Industries Limited, suspendió la compra de crudo al país. La congelación de las cuentas de Pdvsa en el banco ruso Gazprombank y tantos otros anuncios motivados por las sanciones del gobierno de Donald Trump a Nicolás Maduro, tenemos que cuando este afirma que si no se hacen negocios con EEUU, puede colocar el crudo en otra parte, no sabe lo que dice, con el anuncio de Reliance y la situación de Citgo que procesaba parte de nuestro crudo extrapesado, no hay refinerías en el planeta que acepten el petróleo venezolano. La situación se está poniendo cada vez más difícil, y el mundo mucho más pequeño.

¿Es cierto entonces que se aproxima un abril mucho más oscuro que marzo?
Sin duda alguna. Abril será un mes negro porque la economía se verá afectada de manera directa debido a que ya no entrará el 70% de las divisas que ingresaban como producto de las negociaciones con Estados Unidos. y los otros aspectos que se han mencionado. Desde el Gobierno se habla de la suscripción de contratos para nuevos negocios con China, Rusia y otros de sus aliados, pero lo cierto es que las inversiones de los contratos que se han concedido no se están materializando. La industria petrolera recibe un golpe decisivo con el anuncio hecho por McQuilling Partners Inc y Bernhard Schulte Shipmanagement (BSM) porque esto socava, además, la capacidad de Petróleos de Venezuela para suministrar crudo a los mercados globales.

Es muy duro reconocerlo, pero después de ser Pdvsa la empresa que más contribuyó a la mejora de los venezolanos, ahora es la que más está contribuyendo a su emprobecimiento. Su déficit del flujo de caja es tan monumental que el Banco Central de Venezuela, para auxiarla, debe emitir dinero inorgánico. Como en el país no hay producción todo se está desviando a la compra de dólares y todo se está importando. Casi el 90% del aumento de la liquidez monetaria, dinero en la calle, corresponde al financiamiento del BCV a empresas públicas, pero de esto, el 80% corresponde a Pdvsa, es decir, que está emprobeciendo a los venezolanos, el dinero inorgánico que genera el Banco Central con su maquinita, que no existe, causa la inflación. La consecuencia de emitir dinero inorgánico es que aumentan los precios. Las personas al tener más dinero tratan de adquirir más bienes y servicios. Sube la demanda y con ella los precios

2019-03-16

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online



Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook