Joshua Lemon Martínez, una joya que empieza a pulirse


Generalmente, la afición de los seres humanos por algún deporte siempre empieza por influencia familiar y el caso de Joshua Lemon Martínez no es la excepción.

Desde que tuvo uso de razón, Joshua vio a varios de sus parientes más cercanos jugar baloncesto y fue así como empezó su amor por esa disciplina.

“Toda mi familia juega baloncesto y siempre que veía un balón lo agarraba, me ponía a picarlo y a lanzar a las canastas bajas que se encontraban allí. Así inició todo”, dijo Joshua a La Prensa.

A los 7 años de edad, tuvo la oportunidad de jugar su primer torneo organizado. Fue en una liga recreativa del Club 20-20 en su natal Penonomé, dirigida por el profesor Gustavo “Tavo” Figueroa, en donde él pudo colar sus primeros puntos.

Posteriormente, a los 13 años sigue desarrollando sus habilidades en la Escuela de Baloncesto de Penonomé y eso le abre las puertas para participar en un torneo nacional Sub-14 que se jugó en Boquete, donde terminó como el segundo mayor anotador.

Al llegar a séptimo grado forma parte del equipo de Baloncesto del Colegio Ángel María Herrera, jugando con esa escuela su primer Torneo Codicader y, a los 14, es convocado a su primera preselección nacional, pero no pudo asistir a las prácticas por temas escolares.

Ya para ese tiempo iba a diversas pruebas o try out, con la esperanza de conseguir una beca que le permitiera viajar al extranjero a seguir estudiando y jugando, pero no salía nada.

Viaja a La Chorrera

Motivado por su tío y padrino Félix Martínez, el muchacho decide mudarse por un tiempo a La Chorrera. Estando en esa ciudad logra formar parte de los equipos Los Coyotes del West y Los Rookies, en diversas ligas recreativas.

“Llegué a La Chorrera para demostrar quién soy, de dónde vengo, y demostrar mi juego”, recalcó.

En el 2019, Joshua tuvo la oportunidad de integrar el equipo Los Caballos de Coclé para la temporada de la Liga Panameña de Baloncesto (LPB). “De los 15 partidos a los que fui convocado, tuve actividad entre cinco o seis, no recuerdo exactamente”, describió.

“La experiencia de jugar con los Caballos fue muy buena, porque era donde yo siempre quise estar”, recalcó.

Robert O’Conell, director y comentarista del programa radial City Basket, define a Joshua como un muchacho “muy atlético”, algo que es muy raro en jugadores que provienen del interior.

“Lo vi por primera vez en un torneo Sub-16 y me llamó mucho la atención. Pensé que era un refuerzo de la capital, pero después supe que era oriundo de Penonomé y empecé a darle seguimiento”, dijo O’Conell.

“Más tarde, lo incorporaron como juvenil en el equipo de los Caballos y obviamente jugaba muy poco, pero eso le sirvió de exposición”, agregó el conocedor de esta disciplina.

Actualmente, Joshua reside en Jacksonville, Florida, donde realiza estudios secundarios y practica Cortesía – Unity Basket

Se abren las puertas

Por su físico y sus habilidades, Joshua llamó la atención de Edgar Gallo, de Unit Basket, quien de inmediato puso en marcha un plan para buscarle una oportunidad al joven en Estados Unidos.

Inicialmente, salió una oportunidad para ir a un colegio de Carolina del Norte, pero llegó la pandemia de la Covid-19 y eso se cayó. También surgió otra oportunidad en Texas, pero fue otro el inconveniente que surgió.

“Se hizo el contacto con el colegio de Texas, pero para esos tiempos no hablaba casi nada inglés”, recordó el adolescente.

Finalmente, llegó la oportunidad en The Ogburn School, en Jacksoville, colegio que le ofreció una buena beca, la cual fue aceptada.

“Quiero agradecerles a mi familia, que siempre ha estado allí, la familia Lemon y Martínez, a Edgar Gallo de Unity, entre otros”, dijo el jugador sobre esta oportunidad, que llegó tras varios años de estar buscándola.

Sobre su rutina diaria, explicó que actualmente estudia de manera virtual. Tras levantarse en las mañanas, hace sus tareas hasta las 2:30 de la tarde, cuando el coach de su equipo lo pasa a recoger en el apartamento donde vive, para ir al gimnasio a entrenar para los juegos y torneos.

Recientemente, él formó parte de un equipo por invitación, que se alzó con el título en el Amateur Athletic Union (AAU), del estado de la Florida.

Sus metas

A su corta edad (17 años), Joshua tiene bien claro cuáles son sus metas tanto en lo deportivo como en lo académico.

“Mi meta es llegar a una buena universidad con un buen equipo, demostrar todo lo que puedo tanto en el deporte como en el estudio y que se me de la oportunidad de llegar a la NBA”, confesó.

Mientras que en el tema escolar, el muchacho señaló que le apasiona la contabilidad, por lo que espera ir en esa línea y más ahora que ya domina el idioma inglés, algo que será fundamental para el éxito que tenga en cualquier aspecto de su vida.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: