Juicio a Donald Trump es una ‘venganza’


La defensa de Donald Trump en el juicio político en el Senado de Estados Unidos concluyó ayer su argumentación con un llamado a absolver al expresidente del cargo de “incitación a la insurrección”.

Bruce Castor, uno de los abogados de Trump, dijo que el objetivo de la acusación es “anular a los 75 millones de votantes de Trump y penalizar puntos de vista políticos”. El juicio ahora pasará a la etapa de las preguntas de los senadores, que ofician de jurados en el proceso.

Al abrir su defensa, el equipo urgió a los senadores a rechazar la acusación. “La acusación ahora ante el Senado es un acto de venganza política injusto y descaradamente inconstitucional”, dijo el abogado Michael van der Veen.

“Como cualquier otra caza de brujas por motivos políticos en la que se ha involucrado la izquierda durante los últimos cuatro años, este juicio político está completamente divorciado de los hechos, las pruebas y los intereses del pueblo estadounidense”, dijo.

“El Senado debe votar rápida y decisivamente para rechazarlo”, afirmó.

El 13 de enero, una semana antes de dejar la Casa Blanca, Trump fue imputado por la Cámara de Representantes del cargo de “incitación a la insurrección” en el asalto de sus partidarios al Capitolio, ocurrido una semana antes.

El jueves, los demócratas de la Cámara Baja que ofician de fiscales en el proceso concluyeron su argumentación después de dos días de presentaciones, que incluyeron impactantes videos de la asonada a la sede del Congreso el 6 de enero.

Los legisladores demócratas a cargo de la acusación alegaron que Trump avivó deliberadamente la tensión nacional después de perder la reelección ante Joe Biden el 3 de noviembre, con una campaña de afirmaciones infundadas en las que denunciaba un presunto fraude electoral masivo.

Para condenar al exmandatario es necesaria una mayoría de dos tercios, lo que significa que 17 republicanos deberían sumarse a los 50 demócratas del Senado.

Esto es muy poco probable. Sin embargo, el solo hecho de que un puñado de republicanos vote por condenarlo sería un hito histórico contra Trump, y alimentaría un conflicto en el partido sobre si seguir su visión populista y divisiva o volver a valores más moderados.

“Estoy ansioso por ver qué hacen mis amigos republicanos”, dijo más temprano Biden, quien fue senador por 35 años.

Una destacada figura republicana y posible futura candidata presidencial, la exembajadora ante la ONU Nikki Haley, dijo a Politico que es hora de romper con Trump.

“No podemos permitir que eso vuelva a suceder”, dijo.

Las imágenes y audios presentados por la parte acusadora mostraron a enardecidos trumpistas persiguiendo en el Capitolio a los oponentes de Trump en enero pasado, mientras figuras políticas importantes, incluido el entonces vicepresidente Mike Pence, corrían buscando refugio.

David Schoen, otro de los abogados de Trump, se burló del video como “un paquete de entretenimiento”.

Pero el líder demócrata de la acusación, Jamie Raskin, subrayó que Trump había estado alentando el extremismo incluso antes del día de las elecciones, al socavar constantemente la confianza pública en el proceso electoral.

“Esta insurrección pro-Trump no surgió de la nada”, dijo, señalando que es imperativo que el Senado condene a Trump y le prohíba postularse nuevamente a la Casa Blanca en 2024.

“¿Apostarían el futuro de su democracia a eso?”, preguntó a los senadores.

El senador republicano Bill Cassidy reconoció que las imágenes de video son “potentes”, pero estimó que “aún está por verse” cómo influirán al final.

Otros senadores republicanos ya indicaron que están decididos a no desafiar a Trump, quien ha amenazado con descarrilar sus carreras si respaldan la acusación en su contra.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook