La lactancia materna está vinculada a una menor presión arterial


(CNN) — Los infantes que fueron amamantados durante cualquier cantidad de tiempo tuvieron una presión arterial más baja que los que no fueron amamantados en absoluto, según un nuevo estudio, sugiriendo una vez más que “el pecho es lo mejor” para la salud.

La reducción de la presión arterial hallada en el estudio “es de una magnitud clínicamente importante y sorprendente”, dijo la doctora Lori Feldman-Winter a CNN en un correo electrónico. Feldman-Winter, que no participó en el estudio, es la presidenta de la Sección de Lactancia Materna de la Academia Estadounidense de Pediatría.

“Podría haber esperado que la diferencia fuera evidente justo antes o durante la adolescencia, pero el hecho de que estas diferencias se observaran ya a los tres años de edad indica que la lactancia materna participa en una programación metabólica que abarca todo el ciclo vital”, escribió Feldman-Winter, que es profesora de pediatría en la Facultad de Medicina Cooper de la Universidad de Rowan.

Cualquier tipo de lactancia materna ayuda

El estudio, publicado el miércoles en la revista Journal of the American Heart Association, utilizó datos de casi 2.400 niños que forman parte del estudio de cohorte CHILD (Canadian Healthy Infant Longitudinal Development). CHILD es un estudio longitudinal que hace un seguimiento de la salud de miles de madres canadienses y sus hijos nacidos entre 2009 y 2012.

El estudio analizó los datos sobre la duración de la lactancia materna y los comparó con su presión arterial a los 3 años. En general, los niños amamantados tenían una presión arterial más baja, independientemente del tiempo de lactancia.

El hallazgo fue inesperado, dijo la autora principal del estudio Meghan Azad, subdirectora del Estudio de Cohorte CHILD, profesora asociada de pediatría y salud infantil en la Universidad de Manitoba en Winnipeg, Canadá.

“Descubrimos, en contra de nuestras expectativas, que no importaba el tiempo de lactancia, ya fueran dos días, dos semanas, dos meses o dos años”, dijo Azad. “Vimos una mejora de los perfiles de presión arterial con cualquier tipo de lactancia”.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), las investigaciones anteriores demuestran que una lactancia materna prolongada de seis meses a más de un año reduce el riesgo de los bebés de padecer obesidad, diabetes e infecciones gastrointestinales, entre otros. También reduce el riesgo de la madre de padecer algunos tipos de cáncer, diabetes e hipertensión.

Estudio: lactancia ayuda a proteger de cáncer a las madres

A menudo se observa una “respuesta a la dosis”, lo que significa que “cuanto más tiempo, mejor” en relación con la protección contra las infecciones y el asma, dijo Azad.

La recomendación oficial de la Academia Americana de Pediatría es la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses, y luego continuar con alimentos complementarios como cereales infantiles, frutas y verduras durante un año o más.

La Organización Mundial de la Salud recomienda lo mismo durante los primeros seis meses, y continuar con la lactancia materna y los alimentos complementarios hasta los dos años de edad o más.

La lactancia materna inmediatamente después del nacimiento es “crucial”

Los estudios anteriores que habían examinado la relación entre la lactancia materna y la presión arterial de los niños habían sido inconsistentes, probablemente debido a las diferentes definiciones de lactancia materna, señaló el estudio.

Los investigadores del estudio actual clasificaron a los niños en función de la duración de la lactancia materna en los primeros días de vida.

Una de estas categorías era la “lactancia materna temprana limitada”, definida como aquella que solo se produjo en el hospital.

A diferencia de investigaciones anteriores sobre el tema, Azad dijo que el estudio era único porque tenían esta información muy detallada sobre la lactancia materna durante la estancia en el hospital después del parto. Esta información les permitió llegar a la conclusión de que incluso la lactancia materna limitada a uno o tres días en el hospital está relacionada con una menor presión arterial a los 3 años.

En estos primeros días de lactancia, las madres producen calostro, que se sabe que es especialmente nutritivo y refuerza la inmunidad del bebé.

“Los primeros días son realmente cruciales”, afirma Azad.

La reducción de la presión arterial observada en los niños amamantados es significativa si se compara con los niveles de presión arterial de los adultos, que se asocian a un menor riesgo de padecer afecciones como la hipertensión y los accidentes cerebrovasculares, dijo la autora principal del estudio, la Dra. Kozeta Miliku, becaria postdoctoral de la Universidad McMaster de Hamilton en Ontario, Canadá y funcionaria de ciencias clínicas del Estudio de Cohortes CHILD.

“Los hallazgos que vemos sobre la lactancia materna y la presión arterial podrían ser clínicamente relevantes”, afirmó Miliku. “Como futura mamá, esta investigación significa mucho para mí porque es importante entender que cada gota cuenta”.

Aunque cualquier cantidad ayuda, hay que seguir apoyando la lactancia sostenida, añadió Miliku.

Azad reconoció diferentes razones por las que las mujeres no amamantan: es posible que no hayan sido educadas sobre sus efectos, que se sientan avergonzadas por las actitudes sociales hacia la lactancia en público y que algunas tengan razones clínicas para no amamantar, entre otros factores. Todo ello debe ser reconocido y abordado por los responsables políticos y los proveedores de atención sanitaria, indicó.

A la luz de sus conclusiones, las autoras del estudio hicieron hincapié en la necesidad de un apoyo inmediato a la lactancia después del parto y de una mayor educación sobre la lactancia materna para las madres recientes y futuras.

Del mismo modo, Feldman-Winter dijo que el estudio aboga por políticas que “trabajen para mejorar las prácticas de atención a la maternidad que apoyen el inicio de la lactancia”.

Azad y Miliku esperan continuar el seguimiento de esta cohorte y monitorear si estas diferencias en los niveles de presión arterial a la edad de 3 años impactan en la salud de los participantes en la edad adulta. También pretenden aprender más sobre el calostro y la leche materna para entender por qué están relacionados con la reducción de indicadores de salud negativos.

Recursos para la lactancia materna

Para las nuevas madres que estén amamantando, la Academia Estadounidense de Pediatría recomienda conocer los signos de una lactancia correcta:

  • Asegúrate de que la boca del bebé está bien abierta, con la barbilla y la nariz apoyadas en el pecho.
  • El bebé debe llevarse a la boca todo lo que pueda de la areola y succionar rítmicamente en pequeños intervalos.
  • Si puedes oír al bebé tragar con regularidad y sientes el pezón cómodo, estás amamantando correctamente.

Los signos de lactancia incorrecta son que la cabeza del bebé no está alineada con su cuerpo, que el bebé succiona únicamente del pezón pero no de la areola y que las mejillas del bebé están fruncidas hacia dentro.

Si no oyes a tu bebé tragar con regularidad o si experimentas dolor o daños en el pezón, puedes pedir consejo a tu pediatra o a un asesor de lactancia como La Liga de la Leche, un organismo sin ánimo de lucro dedicado a proporcionar educación y apoyo a las madres lactantes.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: