la Primera Guerra Mundial, subastas, museos…


El monasterio de Kosinitza o Eikosifoinissa es uno de los complejos monásticos más importantes del norte de Grecia. Está situado en la ladera noreste del monte Paggaio. Fundado en el año 450, en el siglo XV tuvo su primer protagonismo gracias a Dionisio, el Patriarca Ecuménico griego, santo de la Iglesia Ortodoxa. Pero en 1507 el monasterio fue incendiado.

En 1770 recuperó su antigua gloria pues desempeñó un papel fundamental en los acontecimientos que condujeron a la revolución de 1821. Aquel año estalló la Guerra de Independencia de Grecia, o Revolución griega, contra el dominio del Imperio otomano.

Pero fuera de Grecia el monasterio Kosinitza era conocido por atesorar varios antiquísimos evangelios. Desde la Primera Guerra Mundial faltaba de sus vitrinas uno de ellos, en concreto uno de los evangelios escritos a mano más antiguos del mundo.

La noticia es que este manuscrito, de mil años de antigüedad, conocido como Manuscrito 220 Eikosiphoinissa, acaba de ser devuelto a sus dueños legítimos. Identificado por el conservador del Museo de la Biblia de Estados Unidos, Brian Hyland, este evangelio formaba parte de los cientos de objetos de valor que las tropas búlgaras saquearon del monasterio en 1917.

Del saqueo búlgaro a Christie’s

El evangelio fue escrito entre finales del siglo X y principios del XI en un monasterio griego en el sur de Italia, pero -explica el museo- en algún momento entre los siglos XIV y XV, se trasladó al Kosinitza.

Monasterio Kosinitza, en el norte de Grecia.
WIKIPEDIA/Nikolaos Karampetakis

En aquel saqueo, los soldados búlgaros robaron más de 400 manuscritos preciosos, así como otros libros, objetos y dinero en efectivo. Cuenta la CNN que algunos de los manuscritos se vendieron en Europa y finalmente terminaron en museos estadounidenses.

El manuscrito fue adquirido por última vez en Christie’s en 2011. Luego lo compró la Green Collection, una de las mayores colecciones privadas del mundo de textos y rarezas bíblicas (más de 40.000), reunida por la familia Green, fundadora de la cadena de tiendas Hobby Lobby. En 2020 lo donaron al Museo de la Biblia de EE UU.

Me gustaría que otros museos de EE UU siguieran el ejemplo del Museo de la Biblia con sus propias colecciones problemáticas”

En 2015, la Iglesia Ortodoxa Griega se comunicó con varias instituciones estadounidenses que tenían manuscritos del monasterio de Kosinitza para que los devolvieran. En 2019 los expertos del Museo de la Biblia confirmaron el origen de su manuscrito y un año después comunicaron al líder mundial de la Iglesia Ortodoxa Oriental, el Patriarca Ecuménico Bartolomé I, su deseo de devolverlo.

Que otros tomen ejemplo

La devolución formal tuvo lugar el pasado 29 de septiembre. El Museo de la Biblia espera ahora “que otras colecciones de los Estados Unidos que también poseen manuscritos del monasterio los devuelvan también voluntariamente a su legítimo hogar”. Precisamente, otros deberían tomar nota.

“El Museo de la Biblia es un gran ejemplo de cómo no construir una colección, pero me gustaría que otros museos estadounidenses siguieran su ejemplo al tratar con sus propias colecciones problemáticas existentes”, asegura al New York Times Tess Davis, directora de Antiquities Coalition, cuyo objetivo es combatir el tráfico ilícito de antigüedades.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook