La reducción de volumen en EPOC severo, “eficaz”


Javier García López, Paola Benedetti, Luis Puente Maestú y Javier de Miguel Díez.

La reducción de volumen en enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es “eficaz en todas sus variantes”. No obstante, requiere de un estudio exhaustivo de los pacientes que se pueden beneficiar de estos tratamientos, tal y como han destacado los neumólogos del Hospital Gregorio Marañón que han participado en una nueva Jornada Interhospitalaria de Neumología de Madrid, organizada por Redacción Médica

Durante el encuentro, auspiciado por la Fundación Neumomadrid y con la colaboración de GSK y Oximesa Nippon Gases, se ha hecho un repaso sobre las opciones terapéuticas para los pacientes con EPOC severo, que ven limitados sus hábitos diarios. “El enfermo nos expresa esa gran sensación de falta de aire y de tener que respirar de forma muy superficial”, ha ilustrado Paola Benedetti, médica especialista del Servicio de Neumología del Hospital Gregorio Marañón, que se ha centrado en los fundamentos e indicaciones de estas alternativas. 

Mesa de debate sobre la reducción de volumen en EPOC severo.

El principal objetivo, ha destacado la experta, es “ayudar un poco más” al paciente, esto es, reducir la hiperinsuflación mejorando la mecánica respiratoria y la función del músculo diafragmático. También, mejorando la retracción elástica del pulmón, favoreciendo la capacidad de intercambio de gases del tejido pulmonar restante o revirtiendo la disminución crónica del aporte de oxígeno a los tejidos. 

Como toda terapia, ha advertido Beneditti, la reducción de volumen tiene indicaciones y contraindicaciones. Entre las primeras se encuentra que sea un paciente con enfisema grave, con una disnea “muy significativa” o que cumpla determinados criterios funcionales. Entre las contraindicaciones, de otro lado, entontramos el tener bronquiectasias o cáncer, así como la persistencia del hábito tabáquico o un tratamiento con prednisona, entre otros. 

En cuanto a los tipos de reducción de volumen pulmonar, la especialista ha destacado las válvulas para enfisemas graves con cisuras íntegras, y el vapor en enfisema grave con cisuras comunicadas. 

Una de las ventajas fundamentales de las válvulas, ha subrayado la neumóloga, es que son reversibles, mientras que el vapor “no es una opción reversible”. En este punto, la experta ha señalado la rapidez con la que se aplica esta técnica, no exenta de posibles complicaciones como la disnea, la fiebre o la neumonitis aguda

“Algo imprescindible es la selección cuidadosa de los pacientes, el filtro principal para la indicación para estas terapias”, ha remarcado la especialista, que ha hecho hincapié en que hay que “ofrecer un beneficio por encima de los riesgos”. Otro aspecto importante, ha añadido, “es que no hay límite de edad y no interfiere con el trasplante pulmonar”. 

 Javier García López, Paola Benedetti durante la Jornada Interhospitalaria de Neumología.


Experiencia del Marañón en reducción de volumen en EPOC

En la mesa, moderada por Luis Puente Maestú, jefe del Servicio de Neumología; y Javier de Miguel Díez, jefe de Sección del Servicio de Neumología; también ha intervenido Javier García López, también jefe de Sección del Servicio de Neumología del centro, quien ha relatado la experiencia del hospital con esta técnica a través de un caso clínico con el que ha ilustrado cómo trabajan los profesionales.

En este caso se trataba de una mujer de 71 años, exfumadora, con una EPOC de larga duración y que había tenido dos ingresos en los últimos tres años. Con ella, y con cualquier paciente, “hay que valorar de forma exhaustiva las posibles causas de exclusión”, ha explicado García, poniendo el acento en que “el paciente debe conocer los riesgos antes de decidir si quiere tratarse“. 

Tras valorar el enfisema a través de TC, se realiza un ecocardio con el que no se puede estimar la hipertensión pulmonar de forma muy concreta, recuerda el especialista. En este punto, destaca que una de las contraindicaciones, la hipertensión pulmonar, es la única que existe para la paciente, por lo que “hay que ir más allá y hacer un cateterismo”, donde los neumólogos confirman que no es severa o moderada, por lo que se puede seguir con el tratamiento.

“Al saber que es candidata, hay que elegir cómo la tratamos: si con válvulas o vapor”, relata el especialista. “Siempre preferimos con válvulas porque es reversible si se producen complicaciones”, añade.  A la paciente, recuerda, se le colocaron tres válvulas de cuatro milímetros. Todo ello tan solo tres meses despues de que acudiera a la consulta. Tras cuatro días sin complicaciones inmediatas, rememora, se le dio el alta. No obstante, a los diez días del alta, la paciente acudió a Urgencias refiriendo un dolor torácico que, tras realizarle un estudio, se confirmó que se trataba de una Atelectasia LSD, aunque su disnea había mejorado. 

Desde el 2015, ha rememorado el especialista, el hospital ha tratado a 21 pacientes a través de Coils, válvulas y vapor; con una mejoría subjetiva en el en el 80 por ciento de los pacientes, incluso a 5 años. No obstante, estos procedimientos “no son gratis”, tal y como ha subrayado García, por lo que llevan asociados riesgos. En la experiencia del hospital, se ha dado un caso se neumotórax, un paciente hemoptisis masiva y tres pacientes con infecciones graves. No obstante, “la reducción de volumen es eficaz en todas sus variantes”, ha remarcado el neumólogo, señalando la necesidad de realizar un “estudio exhaustivo” de cada caso al tratarse de pacientes muy frágiles.

Javier de Miguel Díez, Luis Puente Maestú, Paola Benedetti y Javier García López.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o
profesionales
sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por
periodistas.
Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un
profesional del
ámbito sanitario.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook