La vacunación de embarazadas contra la Covid servirá también para inmunizar a los fetos


Varios estudios han señalado ya que las mujeres embarazadas que han contraído la Covid-19 transmiten los anticuerpos neutralizantes frente al Coronavirus a sus fetos.

Esta circunstancia no es simplemente anecdótica, sino que supone un argumento a favor de aquellos que abogan por la vacunación de las embarazadas ya que la inmunización obtenida podría ser doble: la de las madres y las de sus futuros hijos.

“Los niveles más altos de anticuerpos maternos se asocian con una inmunidad pasiva neonatal”, concluyó un estudio realizado por científicos estadounidenses y publicado el mes pasado en la revista American Journal of Obstetrics and Gynecology.

“Estos estudios informarán en última instancia a la comunidad científica sobre el potencial beneficio de la vacunación maternal contra el SARS-CoV-2”, añaden los científicos en sus conclusiones.

Los científicos, liderados por la doctora Yawei Jenny Yang, de la Escuela de Ciencia Médicas Weill Cornell de Nueva York, analizaron muestras de sangre de 88 mujeres que habían pasado la Covid y dieron a luz durante la primera ola de la pandemia y de sus hijos, comprobando que 78 de los 88 neonatos también tenían anticuerpos neutralizantes.

Faltan datos sobre vacunas Covid y embarazadas

La transmisión de anticuerpos a los fetos por parte de las embarazadas es una circunstancia ya conocida en el caso de otras enfermedades comunes como la gripe o la tos ferina, al igual que lo es la vacunación a mujeres encinta para inmunizarlas a ellas y a sus neonatos frente a ese tipo de patógenos.

Sin embargo, los ensayos clínicos con las vacunas contra la Covid-19 realizados hasta la fecha no han podido contar con suficientes embarazadas, en parte por las dificultades para encontrar voluntarias dispuestas a participar, como para evaluar totalmente los potenciales riesgos.

Madre con coronavirus con su bebé en brazos

“No se está vacunando actualmente no porque esté contraindicado, sino porque simplemente no está estudiado y no está en la ficha técnica”, explica la doctora Ruth Figueroa, presidenta del Grupo de Estudio de Vacunas de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc).

Además, recuerda Figueroa, el hecho de que la gran mayoría de embarazadas que han pasado la Covid-19 lo han hecho de forma asintomática -aunque también aumenta el riesgo de sufrir la enfermedad de forma grave-, ha hecho que no se hayan considerado prioritarias en esta primera fase del proceso de inmunización.

No se prevén riesgos

La farmacéutica Pfizer, que distribuye la vacuna elaborada por el laboratorio alemán BioNTech, comenzó la semana pasada un ensayo clínico con 4.000 embarazadas en nueve países, entre ellos España.

Además de estudiar la evolución de las mujeres, todas ellas entre la semana 24 y 34 de gestación, el estudio también comprobará los efectos en la salud de los bebés cuando hayan nacido y si, efectivamente, las madres les han transmitido los anticuerpos.

El uso del móvil antes de dormir y la luz artificial durante el sueño pueden contribuir a un parto prematuro

En cualquier caso, aunque falte demostrarlo empíricamente, nada hace pensar que las vacunas actualmente aprobadas puedan tener riesgos específicos para las embarazadas.

“Por lógica vacunal, aunque hay que demostrarlo, como no se administra con estas vacunas ningún virus vivo atenuado, que son las únicas vacunas contraindicadas en el embarazo, como la del sarampión o la varicela, hay que suponer que éstas no produzcan ninguna afectación ni para la mujer ni para el feto”, declara el doctor Fernando Moraga-Llop, vicepresidente de la Asociación Española de Vacunología.

Para Moraga-Llop, lo más recomendable, por el momento, es limitar la vacunación a embarazadas que pertenezcan a grupos de riesgo, bien por comorbilidades o bien por exposición laboral, como el caso de sanitarios. 



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: