Los peligros de la dependencia emocional… o cómo crear un amor sano y deconstruir el “sin ti no soy nada”


El apoyo mutuo, la responsabilidad afectiva, el respeto, la confianza y los cuidados son claves para construir un amor sano. El problema surge en cómo se interioriza el mito del amor romántico, un modelo de afectividad que puede resultar en un malentendido sobre qué es el amor o cómo tienen que ser las relaciones romática.

Ese tipo de amor está basado en la idea del amor perfecto, que lo que hace es idealizar las relaciones en las que al principio puede ser que todo sea tal cual lo imaginamos, pero luego vemos que no es real, ni sano”, explica a 20minutos la psicóloga sanitaria María Esclapez, experta en terapia de parejas y sexología.

La asimilación de estas creencias puede suponer un riesgo en la relación porque “en la manera en la que aprendemos a relacionarnos con los demás, aprendemos a ver el mundo y a nosotras mismas”, detalla María Esclapez. De tal manera que “si yo entiendo que va a venir alguien a salvarme, que voy a tener una relación ideal y que todos mis problemas se van a acabar estoy poniendo mi estado emocional en manos de otra persona“, destaca.

Uno de los mitos más populares es el de “sin ti no soy nada” y el de la necesidad de la media naranja. “Parece que solo nos completamos cuando viene la otra mitad a formar una unidad”, indica Coral Herrera, escritora y comunicadora feminista autora de libros como ‘Mujeres que ya no sufren por amor’ y ‘Cómo disfrutar del amor’. 

Sentir que “sin esa persona tu vida no tiene sentido es más dependencia que una relación sana”. 

“Parece que la vida sin el amor de pareja no tiene sentido, cuando en realidad es una cosa más amplia, porque lo que de verdad da sentido a la vida es la red de relaciones que tenemos”, añade Coral Herrera. Sin embargo, esta sensación de que “sin esa persona tu vida no tiene sentido es más dependencia que relación sana basada en la tranquilidad, la comunicación, la confianza y el respeto”, destaca María Esclapez. 

De tal manera que, como indican, se puede acabar generando un sentimiento de fracaso, de que “si no encontramos a alguien que nos quiera es porque no valemos nada”, añade Herrera. “La sensación de valía personal es nula y no solamente dependes de la persona con la que estás, sino que si dejaras esa relación te pasaría en otras a menos que te salves a ti misma y aprendas a estar sola”, advierte la experta en terapia de parejas.

El mito de la salvación y del príncipe azul

Otro de los mitos más fuertes es el de que el amor todo lo cambia. “Se trata de un mito transformador muy potente y lo utilizan mucho en todas las producciones culturales para hacernos creer que el amor cambia la vida”, explica Coral Herrera. “Sí es cierto que de alguna manera puede cambiarla, pero no nos soluciona los problemas”.


Las populares películas de Disney son un ejemplo perfecto. “Si vives en la precariedad o en la pobreza como es el caso de muchas princesas, como Cenicienta, ves que no se proponen soluciones colectivas a este problema, sino más bien la salvación por parte de un príncipe azul“. Por tanto, este mito está estrechamente ligado al de la salvación, “que tiene mucho efecto sobre nosotras y nosotros porque no vamos buscando utopías colectivas, sino individuales y de sálvese quien pueda”.

Asimismo, en una relación hay que “tomar conciencia de que es como una planta que hay que cuidar y regar”. Por esta razón resulta tan complicado “que podamos disfrutar del amor mientras dura, que sería lo suyo, ya sea una noche o veinte años“, añade.

“Nos hacen creer que cuando somos amadas no nos va a faltar nada”

Por tanto, el mito del príncipe azul y el de la salvación, junto con el del paraíso romántico, son los más destacables para esta autora porque “nos hacen creer que cuando somos amadas no nos va a faltar de nada, que no nos vamos a sentir solas y que siempre estaremos acompañadas”. No obstante, la realidad te demuestra que “puedes estar en pareja y sentirte muy sola”.

Asimismo, otra de las creencias más extendidas y relacionadas con el mito del amor romántico, el de la maternidad y el de la familia feliz, es la de la ‘superwoman’. “Nos dicen que es posible cuidar a la familia, a la pareja, el trabajo y cuidarte a ti misma en un día de 24 horas”. Sin embargo, la verdadera realidad es que “nuestras vidas están marcadas por el trabajo remunerado y sin remunerar“.

El mito de la exclusividad para justificar los celos

La arista más peligrosa en la dependencia de las parejas desemboca en la exclusividad y posesión. Dentro de esta idea es cuando aparecen los celos extremos y la creencia de que “si quiero a mi pareja no sentiré atracción por alguien, cuando es normal; el amor romántico lo idealiza tanto que hace creer que esto no existe”, indica la psicóloga experta en parejas, María Esclapez. Esta “sensación de pertenencia y de solo ser amada por esa persona” que realmente “no permite querernos en libertad”, añade Coral Herrera.

Pareja

Así, la idea de que sentir celos es un signo o demostración de amor verdadero puede generar un desequilibrio emocional, miedo, inseguridad y pérdida de autoestima. “Te controlo y te vigilo porque te quiero, te pido que te cambies de ropa y te pongas una menos llamativa porque te quiero. Todas estas cuestiones hacen ir cediendo terreno porque se piensa que no es que quieran coartar la libertad, sino que te quieren tanto que te necesitan enjaulada”, advierte Coral Herrera.

Este mito “tiene mucho que ver con cómo nos han educado para la dependencia emocional” y porque “no nos han enseñado a querernos desde ese compañerismo, solidaridad, lealtad, confianza y honestidad”. Solo entendiendo el amor desde los cuidados se puede derribar este y otros tantos mitos, porque “no sirve de nada que te digan te amo si no te cuidan”, subraya.

Cómo deconstruir estos mitos y crear un amor sano

El primer paso para derribar estos mitos en una relación es “ser consciente de dónde estás”, de “si realmente es lo que quieres” y después “trabajar desde la confrontación”, detalla la psicóloga María Esclapez. Así, hay que hacer un ejercicio de razonamiento y ser capaces de ver “por qué no te viene bien esa relación según tus emociones y pensamientos”. 

“¿A ti te parece normal lo que estás pensando o cómo te hace sentir esto?”.

No obstante, “la disonancia es muy común”, sobre todo cuando existe dependencia emocional. “Por una parte se quejan de la relación, pero por otra dicen ‘ya, pero es que le quiero'”. Entonces, añade la experta, hay que preguntarse lo siguiente: “¿A ti te parece normal lo que estás pensando o cómo te hace sentir esto?”.

Otra de las vías destacadas por Coral Herrera para crear un amor sano es la “autocrítica”. Se trata de entender “que tenemos que trabajar activamente para poder disfrutar” y hacerse preguntas como si eres feliz, si estás divirtiéndote, si era lo que esperabas o si es el tipo de persona que realmente querías. Otro de los pasos es la negociación porque hay que “sentarse a hablar para ver cómo nos vamos a querer, cómo nos vamos a cuidar y entender que hay que elaborar unos pactos para la convivencia y el cuidado”, añade. 

La necesidad de liberarnos del mito del amor romántico

Para poder construir relaciones basadas en el compañerismo una de las claves es “el compromiso afectivo con una misma“. Hay que aprender “a ser honestas, a ser responsables de las relaciones que construimos y, sobre todo, a romper con esa idea de que no podemos hacer nada para dejar de sufrir por amor“, insiste Coral Herrera.

“Si el amor es un río de aguas turbulentas, sabemos nadar y sabemos salir del río. Lo que pasa que nos han hecho creer que no, que no podemos hacer nada”. Por eso es fundamental conocer las condiciones necesarias para querernos bien y ser conscientes de que “el amor es para disfrutar y si no, no merece la pena”.

Otro paso es aprender a disociar el amor del sufrimiento y del sacrificio porque “puedes hacer elecciones y tomar decisiones para procurarte una vida feliz porque, al final, esa es la esencia del autocuidado”. “Nos podemos ahorrar toneladas de sufrimiento si somos capaces de tomar las riendas del amor romántico“, concluye Coral. 



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: