Médicos reclaman vacuna; inmunización contra la Covid-19 alcanza el 81% de fase 1


El tercer día de vacunación contra la Covid-19 concluyó con un 81% de las dosis aplicadas. Hasta las 7:00 p.m. de ayer se habían colocado 5 mil 209 dosis de la vacuna, de un total de 6 mil 420, es decir, la cantidad de personas que alcanzará el primer lote de 12 mil 840 dosis entregado a Panamá.

Durante la jornada, médicos intensivistas, residentes e internos de hospitales públicos y privados efectuaron una protesta pacífica, en reclamo porque no fueron incluidos en las listas de personal prioritario para recibir la tan esperada vacuna.

Médicos internos y residentes del Hospital Santo Tomás señalaron que ellos corren el mismo riesgo que aquellos profesionales de la salud que atienden a pacientes Covid-19 en las unidades de cuidados intensivos.

También el director médico del Hospital del Niño, Paul Gallardo, lamentó que unas 300 personas que forman parte del personal de salud que atiende Covid-19, deberán esperar el próximo lote de la vacuna de Pfizer/BioNTech.

Ariel Saldaña, director médico del Hospital Paitilla, dijo que las autoridades sanitarias plantearon que se trataría por igual al personal de salud de los hospitales privados y públicos, y no fue así. “Nosotros atendemos al 6% de la población del país y nuestro personal esperaba recibir la vacuna, ya que hay una carga física y emocional”, afirmó. Envió un mensaje a las autoridades: “A mí no me gusta el show. Necesitamos más acciones y menos palabras”.

Médicos internos: ‘estamos jugando al lobo y a la oveja’

El Programa Ampliado de Inmunización del Ministerio de Salud (Minsa) culminó ayer el proceso de distribución en todo el país de las primeras 6 mil 420 dosis de la vacuna contra la Covid-19, de un total de 12 mil 840 suministradas por el dúo farmacéutico Pfizer-BioNTech.

En estos tres días de vacunación hubo de todo: se suministró al personal de salud más del 80% de las dosis; 27 personas rechazaron la vacuna por voluntad propia; dos tuvieron reacciones adversas (alergia), y el persistente malestar por parte de médicos intensivistas, residentes e internos de hospitales públicos y privados, porque no recibieron la inmunización.

Todavía ayer, al mediodía, médicos internos del Hospital Santo Tomas (HST), en Calidonia, aprovecharon para protestar, porque pese a estar expuestos al riesgo de contagio, no se les consideró para estar dentro del grupo beneficiado con este primer lote de vacunas.

Inicialmente, el Gobierno anunció que llegarían 40 mil dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus, pero finalmente arribaron al aeropuerto de Tocumen el pasado miércoles 12 mil 840. Eso obligó a las autoridades sanitarias a reducir el número de profesionales de la salud que recibirían la vacuna.

De hecho, no se contempló en esta primera jornada de vacunación —que debe concluir el martes— al personal de salud de hospitales públicos como el Hospital del Niño, el Instituto Oncológico Nacional y el Hospital de Especialidades Pediátricas de la Caja de Seguro Social (CSS), así como tampoco al personal de salud de los hospitales privados del país.

Clamor médico

Con pancarta en mano, Nicolás García, médico interno del HST, hizo un llamado ayer a las autoridades de salud para que se preste atención a la labor que ellos vienen desarrollando en medio de esta pandemia.

“La información que manejamos es que siempre la vacunación va enfocada en priorizar a la primera línea de atención, pero, ¿qué definimos como primera línea? Están los médicos que se encuentran en contacto directo con pacientes Covid, pero nosotros como médicos internos estamos aún peor, porque estamos jugando al lobo y a la oveja”, planteó.

Según García, en las salas Covid-19 están claros en que se enfrentan al lobo, es decir el virus, pero en el caso de ellos, que ven a pacientes con y sin el virus, corren más peligro porque no saben cuál de esas personas puede estar contagiada.

“Desde abril a la fecha, más de 40 médicos internos se contagiaron aquí. El médico interno y el residente es del personal de salud más expuesto en esta pandemia. Ahora mismo yo tengo 30 horas de labor”, detalló.

En palabras del médico, en el HST, la vacunación ha sido ordenada, pero indica que lo que realmente le importa es saber por qué se les excluye de este proceso, a pesar que son trabajadores con mucha exposición al virus.

Pero no solo los internos del HST emitieron su queja por este tema. También lo hizo Paul Gallardo, director médico del Hospital del Niño, quien indicó que les fue comunicado que su personal tampoco recibirá la vacuna en este primer lote.

De acuerdo con Gallardo, es “lamentable” lo ocurrido, aunque entiende que eso escapa de las manos del Minsa. “Esto es un poco complicado para colaboradores del hospital donde hay cinco áreas Covid”, acotó el director médico, y precisó que hasta el momento han atendido a 601 niños con Covid-19, de los cuales 258 fueron hospitalizados.

En cuanto a su personal, el especialista especificó que en lo que va de pandemia, más de 300 colaboradores han resultado afectados al contagiarse de la Covid-19. Incluso, esperaban que se vacunaran esta semana 314 personas, pero deberán esperar el segundo lote.

Frente a este escenario, la Asociación Panameña de Médicos Intensivistas solicitó que esta jornada de vacunación se lleve a cabo de forma ordenada y transparente. Su presidente, Eduardo Prado, sostuvo que luego de tres días han observado que tanto el Minsa como la CSS hicieron ajustes.

“Queda todo el tema pendiente de los intensivistas en hospitales privados y los médicos internistas y residentes en primera línea. Un gran error fue no mantener los canales de información adecuados. Hubo falta de información”, manifestó.

Más acciones

Ariel Saldaña, director médico del Hospital Paitilla, dijo que hay malestar porque, en una reunión, las autoridades sanitarias plantearon que se trataría por igual al personal de salud de los hospitales privados y públicos, y luego avisaron, un día antes de la jornada de vacunación, que su personal de salud no estaría incluido.

“Nosotros atendemos al 6% de la población del país. Si tú te pones a ver, desde marzo los hospitales hemos estado al pie del cañón atendiendo a pacientes con Covid. Nuestro personal se ha enfermado y hay una carga no solo física sino emocional”, expresó Saldaña.

De acuerdo con el director médico, esta noticia les llegó como un “balde de agua fría” y envió un mensaje a las autoridades de salud: “a mí no me gusta el show y las palabras se deben sustentar con acciones. Necesitamos más acciones y menos palabras”.

Finalizado el tercer día de vacunación, Itzel Hewitt, directora del Programa Ampliado de Inmunización, señaló que concluyeron la distribución de las dosis y esperan terminar el martes, a más tardar, con la jornada de vacunación.

La funcionaria detalló que, por voluntad propia, 27 personas que estaban en las listas decidieron no vacunarse por el momento, mientras que se reportaron dos reacciones alérgicas, las cuales están en observación. En ambos números, dijo, no se trata de una cifra significativa si se compara con todos los vacunados.

Sobre las quejas de médicos y directores de hospitales, Hewitt resaltó que “fue una decisión muy difícil”, pero que con el próximo lote de vacunas van a garantizar que las dosis lleguen a todos.

La funcionaria reconoció que ahora mismo no hay fecha exacta del arribo al país de ese nuevo lote de vacunas. “Nosotros solo manejamos la fecha que nos proporcione el proveedor y ahora mismo no hay fecha”, apuntó.

La semana pasada, el Ministerio de Salud dio a conocer que recibió información de Pfizer de que el próximo 15 de febrero, cuando se reanude la producción de vacunas, se acelerarán los envíos, entre ellos los destinados a Panamá.

Ayer, el abogado Ernesto Cedeño informó que la Procuraduría de la Administración acogió la denuncia que presentó por las presuntas irregularidades en el manejo de las vacunas.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook